Estrategias efectivas para ayudarlo a controlar su eyaculación

01
de 01

Estrategias efectivas para ayudarlo a controlar su eyaculación

Si tu pareja tiene dificultades para controlar su eyaculación o, si simplemente desea prolongar el tiempo que transcurre en el acto sexual antes del orgasmo, estas recomendaciones y técnicas serán muy beneficiosas para ambos. Te beneficiarás a ti misma/o también, al disponer de más tiempo durante el coito, con lo que podrás relajarte y lograr tu propio orgasmo sin apuros.

Para comenzar, tú y tu pareja deben estar de acuerdo en que actuarás dándole retroalimentación cuando estén en pleno coito. Serás una especie de “yo auxiliar”, sin que esto signifique que te desconectes de tus propias sensaciones placenteras ni te conviertas en un evaluador de tu compañero. Para ello, afina tus habilidades de comunicación para que realmente puedas ayudarlo a tomar consciencia de su nivel de excitación: hazle saber con sutileza que notas que está llegando al punto crítico, habla en positivo y alábalo cuando logre retomar el dominio de su cuerpo, y nunca, nunca – por ningún motivo – lo critiques o juzgues si la eyaculación sucede antes de lo esperado. Recuerda que durante el sexo bajamos las defensas emocionales y nos encontramos muy receptivos y vulnerables, para bien o para mal.

6 estrategias para ayudar a tu pareja a controlar su eyaculación

1. Deja de moverte

Lo primero que tienes que hacer es detenerte por completo si notas que él se está excitando demasiado. Deja de moverte por completo y observa, así él no llegará al “punto de no retorno”, en el que su eyaculación será ya un reflejo inevitable..

2. Ayúdalo a calmarse

Al detenerte, observa su respiración. Seguramente es fuerte y rápida, jadeante. El siguiente paso, es ayudarlo a bajar su excitación. En un susurro acariciante, recuérdale que respire de manera profunda y lenta (para controlar la energía sexual), o bien superficial y rápida (para dispersar la energía sexual). Cuándo él haya recobrado el control nuevamente, reinicien los movimientos del coito, procurando que sean lentos y sensuales.

Lee también: La voluptuosidad del sexo suave y lento

3. Expande su energía sexual fuera de los genitales

Haz circular la energía sexual de tu compañero más allá de los genitales, extendiéndola por todo su cuerpo. Así evitarás que se vuelva incontrolable y salga disparada por el pene. Para ello, desliza tus manos desde su coxis hasta su cabeza unas tres veces. Después puedes hacer este mismo movimiento, pero esta vez extendiendo la energía hacia los brazos. A continuación, puedes realizar estas caricias comenzando por su vientre, pasando por su tórax y pecho, hasta finalizar en sus brazos y manos. Mientras más se acaricia la totalidad del cuerpo masculino, la energía sexual se encontrará menos concentrada en la zona genital y será más fácil controlar la eyaculación.

4. Presiona su perineo

Los antiguos chinos hablaban del “punto del millón de monedas de oro”. Este punto, ubicado en el perineo (justamente delante del ano), permite la detención de la eyaculación, al ser presionado de manera firme (pero no tan fuerte) durante unos segundos. Cuando lo presiones, pídele a tu compañero que al mismo tiempo hale hacia arriba sus músculos pélvicos, como si estuviera reteniendo la orina. Con esta técnica no necesitan extraer el pene de la vagina, lo que los ayudará a permanecer conectados mientras él aprende a controlar su eyaculación. No te preocupes si la erección disminuye un poco al aplicar esta presión.

Lee también: Técnicas taoístas para controlar la eyaculación

5. Estira sus testículos

Una señal de que se acerca la eyaculación es cuando los testículos se acercan al cuerpo. Si los estiras – para alejarlos del cuerpo – ayudarás a tu compañero a retrasar su eyaculación. Rodea la parte superior de los testículos entre tus dedos pulgar, índice y medio y luego tira con suavidad y firmeza en sentido contrario al cuerpo. Como los testículos son muy sensibles a la presión debes tratarlos con cuidado, por ello, verifica con tu compañero que este movimiento no le esté resultando doloroso.

Lee también: Qué son los testículos

6. Aprieta el pene

Este movimiento fue ideado por los sexólogos Masters y Johnson para controlar la eyaculación precoz. Lo llamaron el “método del apretón”. Sirve para detener la eyaculación cuando él se encuentra muy cercano al “punto de no retorno”. Cuando notes que la excitación de tu compañero ha subido demasiado, te detendrás y él sacará su pene de tu vagina. Esto quiere decir que el coito se detiene por unos momentos. A continuación, y sin perder el erotismo del momento, tú apretarás su pene entre tus dedos de cualquiera de las siguientes maneras: a) justamente debajo del glande (cabeza), b) en la base del pene, y c) con tu pulgar sobre la punta del pene. Esto detendrá el impulso de eyacular y retirará la energía sexual del pene, por lo que pudiera también producir una pérdida de la erección. Esto no debe preocuparlos, ya que si siguen con el juego erótico, él la recuperará más adelante. Recuerden ir disfrutando del sexo sin apuros y expandiendo el placer por todo el cuerpo.

Lee también:

  • Tratamientos para la eyaculación precoz
  • Técnica start-stop para controlar la eyaculación

Fuentes:

Chia, M. y Abrams, D. (2006). El hombre multiorgásmico.