Estados Unidos y el Holocausto

Critican a EEUU por no ayudar a judios en el holocausto

1942: Novo Sadum. Dominio público

 El gobierno de Estados Unidos, al inicio de la Segunda Guerra Mundial, no consideraba una prioridad  poner freno  al  exterminio de judíos a manos de los nazis.

En medio de la crisis económica de la Gran Depresión, un sentimiento antisemita y antiinmigrante permeaba la sociedad estadounidense, que veía con desagrado incluso a los refugiados de la guerra, a quienes se les negó la entrada en muchos casos.

No fue hasta casi el fin de la guerra que el presidente Franklin Delano Roosevelt prestó oídos a los reclamos de la comunidad judía, y especialmente a un informe de su Secretario del Tesoro y único judío en su gabinete, y creó la Junta para Refugiados de Guerra.

La misma impulsó la presencia de diplomáticos en países europeos y latinoamericanos que salvaron a miles de víctimas con documentos de viaje y visas, durante la guerra.

 La comisión  tuvo un papel fundamental en la asistencia a los sobrevivientes de campos de concentración y a los sobrevivientes de la guerra en general.

Uno de los casos más duros de rechazo a los refugiados fue el   del barco St Louis, con unos 900 refugiados que no pudieron desembarcar en La Habana, por negativa del gobierno de la isla, y fueron también rechazados por Estados Unidos, cuya guardia costera los hizo alejarse de las costas de Florida, donde pedían tocar tierra.

La nave regresó a Europa, aunque no atracó en Alemania, donde hubieran terminado en campos de concentración. Sin embargo, algunos de los viajeros fueron capturados por los alemanes al ocupar los países europeos donde se establecieron luego de la fallida expedición a América.

En  agosto  de  1942, el Departamento de estado recibió un reporte  enviado por  Gerhart Riegner representante en Viena del Congreso Mundial Judío (WJC), con sede en Génova, que revelaba la política de exterminio de judíos de los alemanes.

  Funcionarios  del Departamento de Estado no entregaron el reporte a su destinatario, el líder judío estadounidense  Stephen Wise, presidente del WJC.   

 Sin embargo, ese mismo mes Wise recibió el reporte de manos de los británicos, y pidió permiso al Departamento de Estado para dar a conocer el contenido del informe. El vicesecretario de estado Sumner Welles pidió a Wise que no comunicara el informe hasta verificar las fuentes. El 24 de noviembre de 1942 Wise dio una conferencia de prensa para anunciar que los nazi habían implementado una política para eliminar a los judíos. El 17 de diciembre EEUU, Gran Bretaña y otros 10 aliados emitieron una declaración de condena y haciendo responsables a los nazi por esos crímenes.

 Sin embargo, no fue hasta 1944 que el gobierno de EEUU asumió la ayuda a los judíos como una prioridad.

En enero de 1944,  el secretario del Tesoro Henry Morgenthau, el único judío en el gabinete de gobierno, presentó ante el Congreso el  “Reporte al secretario sobre la aquiescencia de este gobierno en el asesinato de judíos”, por lo que el presidente Franklin Delano Roosevelt creó la Junta de Refugiados de Guerra e implantó campos de refugiados en Italia, el norte de África y Estados Unidos.

A través de la orden ejecutiva 9417  el 22 de enero de 1944, el president Roosevelt estableció la Junta para Refugiados de Guerra, vigente hasta el 15 de septiembre de 1945.

 Esta junta fue fundamental en la salvación de unos 200,000 judíos, a través de designación de diplomáticos en embajadas extranjeras que servían de puente para la huida de judíos con documentos de embajadas. Diplomáticos como el sueco Raúl Wallemberg fueron instrumentales en el rescate de miles de judíos europeos.

Otro aspecto de su actividad fue la toma de decisiones, como la de no bombardear las líneas de  trenes que iban a los campos de concentración, una decisión controvertida.

Con fondos por más de $20 millones EEUU pagó viajes, ayudó a organizaciones locales de rescate y a proveer alimentos para prisioneros y a grupos de ayuda en países ocupados.

En junio de 1944 fue inaugurado un campo de refugiados en Oswego, Nueva York donde acudieron unos 1,000 refugiados en su gran mayoría judíos, y mujeres y niños, que se hallaban en un capo de refugiados en Italia.

Lee más sobre la historia de la comunidad judía en EEUU.

Con informacióm de  www.ushmm.org., la Enciclopedia del Holocausto en inglés