Escultura griega helenística

Periodo helenístico de la escultura en la Antigua Grecia

La muerte de Laoconte y sus hijos
Imagen de 'La muerte de Laoconte y sus hijos' obra representativa de la escultura griega helenística. Museo Vaticano

Escultura griega helenística se llama a la escultura del periodo helenístico en la Antigua Grecia (Hélade) que comprende la época entre el reinado de Alejandro Magno y la conquista de Grecia por los romanos, desde mediados del siglo IV a.C. hasta mediados del siglo II a.C. Es conocida como la etapa de difusión y decadencia que sigue a la escultura clásica.

Tal y cómo se expone en el artículo con información básica sobre la escultura griega, apenas se han conservado esculturas originales y por eso las obras de los grandes escultores de la Antigua Grecia se han estudiado hasta la fecha a partir de las numerosas copias greco-romanas y descripciones en textos antiguos y representaciones.

Características de la escultura griega helenística

La escultura griega helenística se inspira en las obras clásicas, pero las lleva con el anhelo de deleitarse en el dominio técnico al manierismo. Las limitaciones técnicas de la escultura arcaica y la contención característica del clasicismo ceden el paso a la diversidad y la expresividad.

Los escultores de este periodo perfeccionan el uso del canon de belleza ideal como ocurre con el cuerpo femenino al que en comparación con el periodo anterior se le estrechan los hombros, la cadera y se eleva la cintura. También se supera el acabado suave de la piel en figuras femeninas, infantiles y hermafroditas.

Con el retrato caracterizado de la etapa del clasicismo tardío se abre la puerta para un mayor naturalismo que va ganando terreno a la idealización de tiempos pasados. Los escultores usan esta independencia de la belleza idealizada para representar las imperfecciones, la fealdad, la vejez, los rasgos individuales...

Es un periodo de gran expansión económica para la cultura. Por una parte la expansión de la cultura griega a nuevos territorios requiere de mayor cantidad de esculturas públicas de héroes y dioses griegos para estos asentamientos y aumentan también los encargos privados para una función decorativa. Como consecuencia aumenta la industria de producción de copias a medida que desciende la calidad y creatividad en las obras.

La abundancia de esculturas para el espacio público desemboca en una tendencia a la monumentalidad (como el desaparecido Coloso de Rodas, una de las siete maravillas del mundo antiguo), puntos de vista oblicuos en vez de relajarse al uso exclusivo de la frontalidad y más escenas de grupos.

Además la difusión de la escultura griega en un territorio tan amplio favorecerá el nacimiento de escuelas con unas características propias como es el caso de la escuela de Atenas que sigue los modelos de las obras clásicas y en la que abunda el retrato, la escuela de Alejandría especializada en escenas de la vida cotidiana y las alegorías, la escuela de Pérgamo en la que se ensalza el patetismo y el drama y la escuela de Rodas, también dramática y con poses de curvas forzadas.

Temas de la escultura griega helenística

La diversidad también se hace presente en los temas de la escultura griega helenística. Además de las tradicionales figuras de atletas y dioses (copias de obras clásicas) se incluyen nuevos temas más triviales o menos dignos como temas eróticos, morbosos, graciosos… 

También se incluye más variedad en los sujetos con personas de todas las edades, distintas etnias, animales y figuras mitológicas y alegorías.

Y entre las posturas novedosas aparecen figuras tumbadas y agachadas.

Ejemplos de la escultura griega helenística

  • La muerte de Laoconte y sus hijos

Test de arte griego

¿Preparado para poner a prueba tus conocimientos sobre la pintura y la escultura de la Antigua Grecia? Ir al test: 10 preguntas sobre el arte griego.