Escultura griega clásica

01
de 04

Periodo clásico de la escultura en la Antigua Grecia

Escultura clásica griega
Fragmento del friso del Partenon, ejemplo de escultura clásica griega. Museo del Louvre

Escultura griega clásica se llama a la escultura del periodo clásico en la Antigua Grecia (Hélade) que comprende la época entre las Guerras Médicas y hasta el reinado de Alejandro Magno, desde el siglo V hasta mediados del siglo IV a.C. Es conocida como la etapa posterior a la escultura arcaica y anterior a la escultura helenistica.

Características de la escultura griega clásica

Quizás la ruptura más significativa de la escultura clásica con respecto a la arcaica sea el cambio a unas poses cada vez más naturales y, por lo tanto, menos rígidas. Cambios en este sentido como el uso de puntos de vistas oblicuos o el giro de los cuerpos se producen primero en los bajorrelieves y posteriormente en las estatuas.

Es durante este periodo clásico que se inventa el contraposto, una postura más relajada para las estatuas en pie en las que el peso del cuerpo recae sobre una sola pierna recta que provoca que la cadera y los hombros se inclinen en direcciones opuestas.

En estas figuras la composición en línea vertical previa comienza a ser reemplazada por una doble curva para la representación del eje del cuerpo. Este giro también se irá aplicando a la cabeza de las estatuas, menos en aquellas de culto, para evitar la frontalidad adquirida del arte egipcio.

Se produce un gran avance en cuanto al conocimiento de la anatomía superficial. Los escultores se interesan por las tensiones que se producen en el cuerpo masculino de los atletas en movimiento. Sin embargo, el gesto en el rostro de estas estatuas en movimiento permanece inalterable con una expresión serena característica de las esculturas de esta era.

Aunque la representación de la anatomía se vuelve aparentemente más correcta, sigue siendo una versión idealizada de la belleza del cuerpo humano más que una copia realista. El afán por encontrar y definir la perfección ideal de proporciones matemáticas perfectas deriva en la creación y seguimiento de un canon de proporciones platónicas.

Durante el clasicismo griego se crea la primera escultura a tamaño real de una mujer desnuda, es decir, el primer desnudo clásico femenino.

Materiales y técnicas de la escultura clásica

Los escultores griegos clásicos trabajan principalmente en materiales duraderos como la piedra y el bronce, aunque ocasionalmente y para piezas más pequeñas también se tallan la madera, el hueso y el marfil.

Las esculturas más valoradas se realizan con bronce a la cera perdida, reservándose la combinación de oro y marfil (obras criselefantinas) para las esculturas de culto más importantes por su coste tan elevado.

En piedra, mármol o piedra caliza, se tallan con utensilios de metal relieves y estatuas de bulto redondo policromadas.

Temas de la escultura griega clásica

Los tres temas fundamentales de la escultura griega clásica son la representación de dioses y otras divinidades menores, las escenas mitológicas y los atletas.

Etapas de la escultura griega clásica

El periodo clásico se divide a su vez en tres etapas con innovaciones y características propias:

  • Clasicismo temprano de la escultura griega
  • Alto clasicismo de la escultura griega
  • Clasicismo tardío de la escultura griega

02
de 04

Estilo severo: Clasicismo temprano de la escultura griega

Auriga de Delfos
Imagen del 'Autiga de Delfos", ejemplo característico del estilo severo de la escultura griega. Museo Arqueológico de Delfos

El clasicismo temprano de la escultura griega (480-450 a.C.) es también conocido como estilo severo por la expresión grave de sus figuras en las que la sonrisa arcaica ha sido sustituida por un ceño fruncido. Por lo demás el progreso de la expresividad de las figuras tanto por sus poses como por sus caras es muy limitado.

El desnudo masculino es, como en el periodo arcaico, el tipo de estatua mas común (atletas, héroes y dioses), aunque con más variaciones y naturalismo que los kuros con algunas partes enfatizadas, pero en general mas unificadas con el todo.

Aun así algunas formas anatómicas siguen idealizándose (como el perfil griego y el ligamento inguinal), la caracterización es generalizada y no se adaptan las proporciones según la edad. Por ejemplo, a los personajes ilustres se los representa con barba y a los niños como adultos reducidos.

Los paños se tallan como pliegues profundos y regulares a una distancia similar entre sí siguiendo las líneas y la inclinación del cuerpo.

El bronce es el material preferido por los escultores para la creación de esculturas de bulto redondo y se cree que la aplicación de la policromía sobre las esculturas de piedra es más naturalista también que en el periodo arcaico. Las estatuas en tumbas son menos frecuentes que en la era anterior.

03
de 04

Alto clasicismo de la escultura griega

Discobolo Miron
'Discóbolo Lancelotti', copía en marmol del bronce original de Mirón. Museo Nacional Romano

Durante el alto clasicismo el ceño fruncido se sustituye por un gesto sereno indiferente. Se puede decir que la falta de expresión facial contrasta con la importancia que los escultores dan al torso  y en general a los efectos de las tensiones de la musculatura en el cuerpo masculino (las estatuas femeninas siguen siendo menos populares) en movimiento. Este interés por estudiar el movimiento conduce a variar las poses conocidas y probar otras nuevas: figuras de pie, sentadas, reclinadas, dando un paso, etc.

Aunque se mantienen algunas de las convenciones de belleza idealizada de periodos anteriores, la anatomía se va volviendo más fidedigna a medida que se cubren menos partes con paños (dioses y hombres mayores con el pecho desnudo). Los paños se utilizan para enfatizar la acción y las formas del sujeto, pero aunque más variados y ópticamente resulten más convincentes que los pliegues idénticos y regulares del clasicismo temprano, estos siguen sin estar basados en la observación del natural.

A las esculturas en piedra, mármol y caliza, se sigue aplicando la policromía como acabado y los detalles que antes se tallaban en las estatuas en esta fase se pintan.

Los relieves más destacados son aquellos que decoran las obras arquitectónicas, como los frisos y las metopas, y las lápidas con escenas domésticas con un par de personajes. Estos relieves son de composición más compleja y se cuidan los detalles en su ejecución. En estas obras se aprecia una evolución similar a la de las estatuas: nuevas poses, expresividad corporal en contraste con la cara serena, más variedad en los paños y desuso del perfil.

También son frecuentes los relieves votivos destinados al culto de deidades menores, pero la calidad de estas obras es muy inferior. Igualmente se expande una industria de la copia de esculturas griegas cuya calidad no es comparable a la de las obras de los maestros originales.

04
de 04

Clasicismo tardio de la escultura griega

Afrodita Venus Praxiteles
'Afrodita de Cnido', también conocida como 'Venus saliendo del baño'. Copia Ludovisi de la escultura original de Praxíteles. Museo Nacional Romano

Durante el clasicismo tardío se mejora en todos los sentidos la imitación de la naturaleza, aunque sin abandonar la idealización de las formas: la textura de la piel, la expresión facial, los pliegues de los paños y las poses.

En las poses, más relajadas, se acentúa una doble curva del eje del cuerpo. Con la pronunciación de estas curvas se hace necesaria la incorporación de otros elementos a la escena que sirvan de apoyo estructural a las figuras. La cabeza suele girarse a un lado, los pies en un cambio de movimiento.

Se hacen visibles los avances en el estudio de la anatomía superficial y una estilización del canon anterior de siete cabezas a un canon de 8 cabezas que estiliza las figuras siendo el resultado final más elegante y sensual. Las caras anteriormente algo cuadradas se redondean, la cavidad de los ojos es mas profunda, el ceño se acolcha y la transición entre las partes es más fluida. Se cuidan los detalles como la suavidad de la piel y el cabello despeinado.

Aunque se mantiene la formula de los pliegues característica del alto clasicismo, se compagina con un nuevo sistema en el que los pliegues nacen de la axila o la cadera y se amontonan en la cintura, en un ceñido más alto de la vestimenta que da un efecto mas elegante. Comparado con la fase anterior, la vestimenta se vuelve mas independiente de las firmas y la dirección del cuerpo y se incluyen mas detalles irregulares y realistas como arrugas o pliegues interrumpidos.

En el relieve, exceptuando la menciona transición mas fluida que también afecta a la estructura corporal, se producen menos avances. Se siguen empleando para decoraciones arquitectónicas, lápidas y relieves votivos prestando muy poca atención a la ambientación de su fondo. La popularidad de los relieves en lápidas y votivos fomenta una mayor producción de baja calidad con artesanos especializados que se ciñen a los convencionalismos.

Es en esta fase que nace el retrato como un género escultórico, aunque la caracterización ideal del arquetipo sigue teniendo mucho más peso que la copia de la apariencia física del sujeto. Los retratos de bulto redondo son figuras de cuerpo entero con poses que varían según las características generales del ilustre personaje. Por ejemplo, los políticos se representan en posturas heroicas idealizadas y los filósofos sentados en el acto de enseñar.

Test de arte griego

¿Preparado para poner a prueba tus conocimientos sobre la pintura y la escultura de la Antigua Grecia? Ir al test: 10 preguntas sobre el arte griego.