Escultores griegos

Algunos de los artistas clásicos más influyentes de la Antigua Grecia

Pese a la fama de los escultores clásicos de la Antigua Grecia y la influencia que  se les atribuye en el desarrollo de la estética y el arte occidental, resulta altamente complicado estudiar su obra de primera mano. Por una parte se conservan muy pocas obras de estos grandes maestros de la escultura griega a la vez que abundan las copias contemporáneas de las mismas, lo cual dificulta que se pueda garantizar su autoría original.

Por los textos antiguos se sabe que el material predilecto para las estatuas era el bronce fundido a la cera, mientras que la mayoría de las copias greco-romanas que han perdurado fueron replicadas en mármol. Posiblemente junto con estas estatuas originales se haya perdido parte del virtuosísimo y los detalles que encumbraron a estos artesanos.

Estos seis artistas griegos clásicos se pueden dividir en dos grupos acorde al siglo en el trabajaron y sus aportes al clasicismo griego. En el primer grupo hay que conocer a los pioneros que dieron forma y perfeccionaron el estilo de la escultura clásica en el siglo V a.C.: Mirón, Polícleto y Fídeas.

Scopas, Praxíteles y Lísipo, escultores griegos del siglo IV a.C., fueron los escultores de la segunda fase del clasicismo iniciando la transición manierista que habría de desembocar en la escultura helenística.

01
de 06

Mirón

Mirón de Eléuteras, escultor del siglo V a.C., está considerado como el escultor que inicio la revolución de la escultura clásica con la captura de las tensiones del cuerpo humano en movimiento junto a un rostro sereno. Admirado por sus estatuas de dioses y, sobre todo, atletas, ha pasado a la historia como el escultor del archiconocido Discóbolo. 

En esta estatua se puede apreciar el avance en el estudio de la anatomía humana, la representación del movimiento en las tensiones del cuerpo que contrastan con una faz inexpresiva, imperturbable que será característica de la escultura clásica griega.

02
de 06

Polícleto

Polícleto de Argos (o Polícleto 'el Viejo'), escultor del siglo V a.C. realizo importantes aportes teóricos y prácticos de gran trascendencia. Escribió un tratado en el que formulaba su canon de sietes cabezas buscando la belleza idealizada y perfecta en proporciones matemáticas.

Algunas de sus obras maestras como las estatuas Doríforo y Diadúmenos, ilustran tanto este canon de belleza ideado por Polícleto como su otra gran aportación a la composición escultórica: el contraposto, una nueva postura en la que el cuerpo del peso recae sobre una sola pierna dando un aspecto más descansado y natural a las figuras a la vez que rompe su simetría arcaica.

03
de 06

Fídeas

Fídeas es el más famoso de los escultores y arquitectos  de la Antigua Grecia por ser sus obras modelos ejemplares a seguir de la escultura clásica griega. Aunque no se sabe qué obras salieron de sus manos y cuáles de los discípulos que trabajaban en su taller, se le considera el diseñador y por lo tanto autor de las esculturas decorativas del Partenón, las estatuas de la diosa Atenea dentro de este y también la estatua criselefantina de Zeus en Olimpia, una de las siete maravillas del mundo Antiguo.

04
de 06

Scopas

Scopas (o Escopas), escultor del siglo IV a.C., suele figurar en los libros de historia del arte como el primer retratista de la mente humana. Mientras los escultores mencionados hasta ahora, aquellos que trabajaron en el siglo V a.C. sentando las bases del clasicismo más puro, esculpían rostros serenos e inexpresivos que contrastaban con las tensiones del resto de la anatomía; Scopas se recrea en el dramatismo del dolor y el sentimiento trágico inventado el estilo patético.

Sus estatuas se reconocen por la expresión del sufrimiento en la cara con los ojos hundidos, las bocas entreabiertas como se puede apreciar en la estatua Meleagro, considerada su obra maestra.

05
de 06

Praxíteles

Praxíteles de Atenas, escultor del siglo IV a.C., fue el creador de la curva praxiteliana que caracteriza a sus obras. Se trata de una versión más sinuosa, sensual y en forma de 'S' del contraposto inventado en el siglo anterior. Esta curva desplaza el peso de la obra y Praxíteles soluciona este problema estructural añadiendo a sus composiciones elementos de apoyo como drapeados.

Un ejemplo perfecto de la sensualidad por la que es renombrado Praxíteles es su admirada y prolíficamente copiada por sus contemporáneos Venus de Cnido (o Venus saliendo del baño). Esta estatua es la primera representación de un desnudo femenino a tamaño real de la historia del arte.

06
de 06

Lísipo

Lísipo, escultor del siglo V a.C., propone un canon de belleza más estilizado que el de Polícleto, de 8 cabezas en vez de 7. Su estatua Apoxiomeno está esculpida siguiendo las proporciones de este nuevo canon. Se trata de la representación de un atleta esbelto y en una posición relajada.

Lísipo fue también el escultor oficial de Alejandro Magno de quien realizo múltiples retratos. Si Scopas es considerado el primer retratista de la mente humana, Lísipo es quien inicia dentro del arte grecorromano la representación escultórica de retratos más individualizados con características fisionómicas del sujeto.

Test de arte griego

¿Preparado para poner a prueba tus conocimientos sobre la pintura y la escultura de la Antigua Grecia? Ir al test: 10 preguntas sobre el arte griego.