Escorpio: fortalezas y debilidades

El signo de Escorpio se caracteriza por su intensidad. Regido por Plutón y Marte, Escorpio lleva las semillas de la voluntad y de la transformación. La parte del cuerpo regida por este signo, son los genitales, de ahí que su sexualidad es fluida y exuberante. Sin embargo, no todo es lo que parece. Las personas con el Sol o el Ascendente en este signo de agua, tienen todas estos atributos pero con su contraparte que debemos conocer para equilibrar nuestros juicios y manejar mejor nuestras relaciones con ellos.

Veamos los atributos de Escorpio:

Intensidad

La frase o declaración característica de Escorpio es "Yo deseo". Esto define la manera en que este signo se involucra en lo que le llama la atención. Si algo le atrae, lucha por conseguirlo sin pausa, con determinación y siempre buscando avanzar en la dirección que desea. Tiene habilidades para abordar los problemas desde diferentes ángulos y eso le ayuda a lograr lo que desea.

Pero esta intensidad de Escorpio puede hacerle perder la medida y el sentido de los límites. Puede transgredir barreras, sensibilidades y personas, si no aprende a controlar sus deseos fervientes y la intensidad que pone cuando ha decidido lograrlos. De la misma manera, Escorpio necesita mantener un cierto grado de estimulación y excitación para poder funcionar adecuadamente. De lo contrario toda la intensidad desparece y es sustituida por una gran frustración, depresión y apatía.

Sexualidad

Escorpio, como ya dijimos, se relaciona con la parte genital del cuerpo. Esto no es gratuito, sino que implica una afinidad natural por el sexo. Es un signo que tiene capacidad de explorar mucho en esta área. Puede ser que, dependiendo de cómo esté aspectada la carta natal, la persona de este signo tienda a manifestaciones del "amor libre" y la promiscuidad.

Es así que su marcada inclinación sexual puede resultar peligrosa si no se sabe manejar. La infidelidad es otro riesgo potencial de estos nativos. Esto último tiene como consecuencia que sean personas posesivas con su pareja, por su propia inseguridad. Las escenas de celos no deberían sorprendernos.

Magnetismo

Escorpio es de un magnetismo inusual. Al llegar a un lugar, es difícil que no llame la atención. Las personas con el ascendente en Escorpio, suelen tener una mirada penetrante y atractiva. Una mirada que parece que te desnuda, atraviesa tus barreras mentales y descubre tus pensamientos e intenciones.

Este magnetismo le permite cautivar a las personas, así como hacer conexiones y ganarse la confianza de los demás. Pero Escorpio no es confiado ni crédulo. No se siente seguro de su poder y sus habilidades y por tanto permanece cauto y tímido. Es mas bien una persona misteriosa, a la que algunos pueden ver como alguien extraño y a la que muy pocos llegan a comprender.

Hacedor

A pesar de ser un signo de agua, que normalmente tienden a la calma , el reposo y la horizontalidad, Escorpio tiene una peculiar necesidad de lograr las cosas que se propone. Esto es parte de su naturaleza de "Yo deseo".

La fuerza con que desea las cosas, le convierte en alguien activo en la búsqueda y consecución de sus deseos. 

Como contraparte, Escorpio puede volverse muy volátil y emocionalmente inestable, si no logra avanzar al paso que lo desea. La impaciencia y la inseguridad, pueden llegar a dominar las acciones de este signo y llevarle al agotamiento. Una vez en esta fase, la naturaleza de hacedor de Escorpio desaparece por completo y se vuelve inestable, pesimista y apático.