¿Es verdad que los adolescentes huelen mal?

Consejos para que no ocurra

Woman_in_a_bathtub.jpg
Maxxicle

Una de las señales de que nuestro niño o niña está dejando de serlo es que comienza a oler mal. Todos los padres saben que mientras están en la infancia sus hijos huelen siempre bien pero llega un día en el que se descubre en ellos ese olor que conocemos normalmente como “olor a sudor o transpiración” que no es nada agradable.

La razón de ello es que ha comenzado o está a punto de comenzar su pubertad.

Y cuanto más avance esta los olores son más fuertes. No tiene nada de raro, es un hecho natural.

Pero oler mal no es agradable ni para uno mismo ni para los demás. Por eso los adolescentes y preadolescentes deben saber qué es lo que está ocurriendo en sus cuerpos. Y sobre todo, deben saber qué hay que hacer para eliminar esos malos olores. Es muy sencillo.

Por qué se produce el mal olor en la adolescencia

Los seres humanos necesitamos que nuestra temperatura corporal no exceda de ciertos grados y el cuerpo tiene mecanismos para que sea así. El más importante es el sudor o transpiración. El sudor o transpiración es la evaporación de agua, con algunas sustancias, que se produce a través de unos canalitos microscópicos que hay en la piel y que se llaman glándulas sudoríparas. Esa transpiración ayuda a mantener la temperatura corporal constante y eso nos permite seguir vivos.

El sudor no tiene ningún olor pero cuando llega a la piel allí se encuentra con las bacterias que hay en ella y de la mezcla de sudor y bacterias sí se produce el mal olor acre que conocemos como “olor a sudor”.

Los humanos tenemos dos tipos de glándulas sudoríparas. Unas se llaman ecrinas y otras apocrinas. Las primeras están siempre activas y por eso sabemos que un bebé suda. Por ejemplo, es muy habitual que los bebés transpiren por la cabeza en verano cuando están dormidos. Pero es una transpiración que no tiene ningún olor.

Las segundas, las apocrinas, se activan durante la pubertad cuando el cuerpo humano comienza a producir una hormona que se llama testosterona que además de activar estas glándulas es responsable de muchos otros cambios físicos.

Estas glándulas apocrinas se encuentran en las axilas y en las zonas genitales. Y son las responsables de que los adolescentes huelan mal si no andan con cuidado respecto a su higiene.

Cómo se puede evitar el mal olor corporal en la adolescencia

Exactamente igual que cuando somos adultos. En algunos casos es suficiente con una correcta higiene diaria pero en la mayoría es necesario el uso además de desodorantes o antitranspirantes.

Higiene diaria

Una ducha o baño diarios y la utilización de gel o jabón, sobre todo en las zonas en las que hay más glándulas sudoríparas como las axilas y las zonas genitales, es necesario para mantener el cuerpo limpio. Igualmente es muy importante secar muy bien la piel después del baño o la ducha.

Pero igual de importante es la ropa y el calzado que se utiliza. La ropa de tejidos naturales, algodón, lino, etc… permite que el sudor pase por ella y lo elimina por lo que no solo es más fresca sino que además conserva menos los posibles malos olores.

Más importante aún es usar ropa limpia. Cambiarse de ropa diariamente y lavar la que se usó el día anterior es otro de los consejos que nos ayudarán a no oler mal.

Si los adolescentes siguen estos consejos tendrán garantizado un buen olor corporal. En el caso de que a pesar de tener una buena higiene diaria alguno siguiera teniendo mal olor deberá consultar a su doctor porque existen algunas enfermedades que tienen como síntoma precisamente un mal olor corporal que no puede eliminarse. Pero estas enfermedades son verdaderamente raras.