¿Es verdad que beber agua adelgaza?

El agua es esencial y se dice que puede adelgazar ¿verdad o mentira?

Beber agua ayuda a adelgazar
Beber agua es una sana forma de hidratarse y controlar el peso. Si te gusta con sabor a frutas, agrega rodajas naturales de tus cítricos preferidos. Maika 777 / Getty Images

¿El agua adelgaza? En realidad, no por sí sola. Pero beber agua sí puede ayudarte a librarte de esos kilos de más.

De hecho, más de la mitad de la población ha intentado perder peso bebiendo agua. Y algunos estudios médicos sí sugieren que el agua puede ayudar a controlar el peso corporal y a no volver a engordar si se ha estado a dieta.

Te explicamos en este artículo los argumentos de por qué el agua puede contribuir a la pérdida de peso.

El agua es esencial para la vida

El agua es un ingrediente esencial para la vida. Participa en numerosas funciones vitales y ella, moriríamos. Es más, podemos estar semanas sin ingerir alimento. Pero todos nuestros órganos vitales fallarían si no bebiéramos agua por más de tres días.

Además de hidratarnos, permitir que vivamos, quitarnos la sed en momentos de calor o, incluso, evitar que nos mareemos si sufrimos una lipotimia o una bajada de tensión, se dice que el agua también ayuda a perder peso.

¿Por qué me ayuda a controlar el peso?

Un estudio publicado en la revista médica JAMA Pediatrics y realizado en las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York observó que facilitar la dispensación de agua mineral gratuita a los alumnos se traducía en una pequeña pero significativa pérdida de peso en ellos.

Los investigadores analizaron la relación entre la presencia o no de dispensadores de agua y la pérdida de peso en más de un millón de alumnos de más de 1.000 escuelas y concluyeron que un gesto tan sencillo y poco costoso como invertir en estos aparatos se traducía en una mejora de la salud y, en concreto, en una reducción del riesgo de obesidad.

Otra investigación sugiere que beber agua también puede ayudar a quemar calorías. El estudio de la Universidad de Virginia (EE.UU) observó que las personas que estaban tratándose de sobrepeso adelgazaban 2 kg de media al año más si bebían dos vasos de agua antes de las comidas. Esto es debido a que el agua incrementa el metabolismo basal y hace que se quemen más calorías.

El agua evita el hambre

Otro aspecto que hay que destacar es que beber agua puede ayudar a controlar el picoteo, es decir, comer a todas horas por ansiedad, por nervios o, incluso, por sed.

Tal como explica María Pilar Casanova en sus talleres de Alimentación Consciente basados en el Mindfulness aplicado a la comida, "muchas veces pensamos que tenemos hambre cuando en realidad lo que nos está pidiendo nuestro cuerpo es agua", indica. Por eso, aconseja a todos los participantes de sus cursos a beber un vaso de agua antes de lanzarse a la nevera cuando aún no es la hora de comer.

Por otro lado, al beber agua se segrega un sustancia denominada dopamina que es la responsable de la recompensa. Por eso, tras ingerir un vaso de agua, nuestro cerebro no tiene necesidad de buscar el placer comiendo alimentos calóricos y calmar sus emociones con la comida.

Ver también: Cómo adelgazar y no volver a engordar

No beberás tantos refrescos

Por último, si te acostumbras a beber agua, no sentirás la necesidad de beber otro tipo de bebidas azucaradas que sí se ha demostrado que aumentan el riesgo de sobrepeso y obesidad.

Por ejemplo, múltiples estudios alertan de que los refrescos son uno de los principales causantes de la epidemia de obesidad en los países industrializados.

La Universidad de Harvard alerta de que en la actualidad la mitad de los estadounidenses toman bebidas azucaradas de forma regular. De estos, uno de cada cuatro obtiene al menos 200 diarias calorías de estas bebidas. Y un 5% más de 500 calorías.

Este tipo de bebidas no solo harán que aumentes de peso. También contribuyen al riesgo de diabetes tipo 2 y a que sufras una enfermedad del corazón.

Ocurre lo mismo si se abusa del alcohol. Estas bebidas también contribuyen al aumento de peso y, aunque haya expertos que recomienden una copa de vino al día por sus antioxidantes, la realidad es que cualquier tipo de bebida alcohólica contienen muchas calorías (en este artículo te explicamos las calorías del alcohol) y además daña nuestra salud si se abusa.

¿Cuánta agua tengo que beber?

En general, se recomiendan unos dos litros de agua diarios.

Se pueden obtener a través del agua mineral aunque también de los alimentos que consumimos. Por ejemplo, las frutas y verduras contienen una gran cantidad de líquido. 

Asegúrate de llevar una dieta sana y equilibrada que se base, fundamentalmente, en el consumo de verduras y hortalizas, cereales integrales, semillas, legumbres, fruta y pescado, preferiblemente azul. Toma al menos dos vasos de agua antes, durante o después de las comidas y ten siempre a mano una botella de agua para controlar en ansiar por comer.