¿Es necesario utilizar prebase de maquillaje?

El primer es para ocasiones especiales

Primer o prebase de maquillaje
El primer deja la piel como un lienzo para recibir la base de maquillaje. Shuji Kobayashi/ Getty Images

Pregunta: ¿Es necesario utilizar prebase o primer de maquillaje?

Empleado sobre todo por los profesionales del maquillaje, el primer o prebase se ha convertido en un arma esencial para cualquier mujer que quiera conseguir un maquillaje de día o noche o de fiesta sin imprevistos. Por eso, contar con él en las ocasiones especiales es garantía de perfección. Ahora, la pregunta para los meros mortales es ¿vale la pena invertir en este producto?

y sí es así, ¿cómo se usa y cuáles son las mejores marcas? ¡Tranquila! Conocerás todas las respuestas y tips más abajo.

 

Respuesta:

Los expertos capaces de dar una lección básica de maquillaje saben que las prebases tienen una función muy específica: crear un lienzo perfecto para que el maquillaje (base, rubor, polvos) se adhiera a tu piel, en cualquier tipo de cutis. Algunas pueden contener siliconas (procedentes del petróleo como la vaselina) o ácido salicílico (un componente fuerte ante el que tienes que asegurarte que va bien con tu piel), otros extractos de flores o frutas para disminuir las líneas de expresión y conseguir un maquillaje rejuvenecedor, sin embargo, todos tienen el mismo fin: preparar y suavizar tu piel además de darle una mayor duración a tu maquillaje.

Aunque, como punto de partida te tengo que recordar que necesitas contar con una piel perfectamente limpia y profundamente hidratada.

Si no es así, el indeseable efecto máscara puede llegar a tu rostro.

¿Quiénes lo necesitan? 

Por un lado, lo utilizan mucho las mujeres que necesitan conseguir un aspecto perfecto durante horas y horas. Por eso se emplea en ocasiones especiales como bodas, fiestas con maquillajes originales (en tonos oro o plata por ejemplo), eventos nocturnos para combinar el maquillaje con elegantes trajes negros o sexis vestidos rojos y cuando se quiere hacer un contouring.

Sin embargo se recomienda especialmente para personas que han sufrido de acné, pieles maduras o las que poseen imperfecciones (pequeñas cicatrices, poros muy dilatados...). Si buscas un rápido maquillaje de día, las prebases también te ahorraran preciados minutos.

¿Cómo se aplica?

La aplicación es más sencilla de lo que piensas. Una vez que hayas hidratado tu piel (con cremas especiales que se adapten a sus necesidades según sea una piel seca, grasa, atópicas...) aplica una pequeña cantidad en la frente, los pómulos, la barbilla y el cuello. Si es líquido, date unos golpecitos con un pincel o con los dedos y si es compacto emplea la esponjita que traen los envases. Distribúyelo bien con los dedos, la brocha o la esponjita. Asegúrate que también cubres el cuello y el escote si se va a ver sobre el vestido. Espera unos segundos para asegurarte de que penetra bien en la piel y después ya puedes aplicarte la base y maquillarte como de costumbre.

Las prebases son perfectos para climas calurosos porque evitan que el maquillaje se mueva, cuando necesites un extra de humectación en invierno o, también, si quieres evitar que componentes de los cosméticos penetren en tu piel. Hoy en día, existen primers para rostro, pestañas, sombras y hasta labios.

Ver más: Prebases de maquillaje para cada gusto y presupuesto

 

Editado: Paloma R. Sanz.