¿Es bueno el colecho con nuestros hijos?

Argumentos a favor y en contra

Familia colechando
¿Es bueno el colecho con nuestros hijos?. Getty Images © Sthepanie Rausser

El colecho o dormir con nuestros hijos ha sido y es un tema muy polémico en muchas sociedades, pero también hay países en los que está plenamente aceptado al igual que ocurre, por ejemplo, con la lactancia, asunto controvertido donde los haya. Siempre encontraremos firmes defensores y personas que están en contra.
¿Cuáles son las razones de uno y otros para posicionarse sobre el hecho de que un adulto duerma con un niño pequeño?


A favor:

  • Un bebé que duerme con sus padres, va a ser un bebé que habitualmente va a dormir mucho mejor, más rápido y más confiado. Eso no quiere decir que el colecho sea la panacea para que un niño duerma seguido, pero va ser más fácil que logre conciliar el sueño.
  • La lactancia suele ir unida a esta manera de dormir, pero no es imprescindible, simplemente la mayoría de las madres que dan el pecho acaban dándose cuenta de que dormir con su bebé es la manera más fácil y cómoda de que todos descansen.
  • Un bebé que duerme junto a sus padres tienen más probabilidades de sobrevivir en caso de que le ocurriera algo dado que tiene cerca personas que pueden notar sus toses sus atragantamientos etc. Hay menos casos de muerte súbita en bebés que duermen con adultos que en aquellos que duermen solos.
  • Dormir con sus hijos es uno de los grandes regalos que les permite la maternidad y una manera de estar más cerca de ellos si hemos tenido que volver a trabajar fuera de casa o ellos ya van a la guardería, pues de alguna manera compensamos la lejanía física que hemos tenido a lo largo del día y el colecho es un momento de reencuentro.
  • Los primeros años no es necesario tener una habitación especial para el niño y esto en muchos países donde las casas son más pequeñas que en Estados Unidos es un dato muy importante.
  • Para las personas que lo practican, dormir con sus hijos hace que la relación se fortalezca los niños sean más seguros y si les da tiempo a que se regularice su sueño de manera natural antes de que empiecen a dormir en sus propias habitaciones de manera espontánea.

     

    En contra:

    • Un bebé que se acostumbra a dormir con sus padres va a ser muy difícil que luego quiera irse solo a su habitación. Lo que empieza como una manera de que toda la familia descanse, puede acabar convirtiéndose en algo que se prolonga en el tiempo durante dos, tres, cuatro y hasta cinco años.
    • Hay personas que piensan que corre peligro la relación de pareja dado que el niño siempre está en medio.
    • Algunos padres tener aplastar a sus hijos durante la noche y se han dado algunos casos pero la incidencia de esta situación es absolutamente mínima. Se dice que podría ocurrir si los padres tienen problemas de obesidad y en cualquier caso nunca la madre, pues las que somos madres sabemos que cualquier movimiento del niño nos activa.
    • No se se puede colechar si se fuma en la cama, así es que si uno de ustedes o ambos fuman es otra buena razón para no practicarlo.
    • Hay personas que creen que esta manera de dormir genera niños inseguros, excesivamente apegados a sus padres y dependientes.


    ¿Cómo han de prepararse las camas para poder colechar? Existen múltiples maneras de preparar la cama y la habitación para dormir más de dos personas.

    1. Al principio con una cama de uno 35 uno 50 es suficiente pues el bebé no se mueve
    1. Cuando el bebé empieza a gatear hay que tomar precauciones para intentar evitar las caídas bien con barras laterales, bien bajando la cama a nivel del suelo.
    2. Al ir aumentando el tamaño del niño sí que vamos a ir notando la falta de espacio y es buen momento para ampliar la cama de diversas maneras: bien acoplando una cuna de colecho que es simplemente una cuna al que se le ha quitado uno de los laterales de barreras, bien uniendo una pequeña camita a la cama de matrimonio y en la que pondremos al niño.