¿Es bueno beber mucha agua?

Sí, es verdad. Pero cuidado: un beber demasiada agua también es peligroso

Es bueno beber agua
Se recomienda beber 8 vasos de agua al día. Pero no bebas en exceso. También tiene sus riesgos. Cecile Lavabre / Getty Images

Sí, es bueno beber agua. Pero sin pasarte porque tiene sus riesgos y muy serios, como leerás al final de este artículo.

Los médicos recomiendan entre 6 y 8 vasos de agua al día (no más de dos litros), además de comer abundantes frutas y verduras.

En algunas ocasiones, quizá necesites beber más de esta cantidad. Averigua todo lo que necesitas saber sobre beber agua. 

Lee también: Los peligros de la deshidratación

¿Por qué es bueno beber agua? 

Nuestro cuerpo está compuesto, fundamentalmente, de agua (aproximadamente, el 60% es líquido). El agua tiene muchas funciones, no solo hidratar el cuerpo. Por ejemplo, tal como explica nuestra compañeraShereen Lehman, experta en Nutrición de About.com en inglés, el agua regula la temperatura corporal, facilita el transporte de nutrientes y ayuda a eliminar toxinas. Incluso hará que rindas mejor en la oficina o en la escuela y que mejores tu puntuación en los exámenes

Cada día perdemos líquido mediante la respiración, el sudor, la orina y cuando evacuamos. Por ello, es necesario reponerla. Pero la pregunta es, ¿qué cantidad de agua necesitamos al día? Depende de nuestro sexo, en qué momento de nuestra vida nos encontramos, la edad, nuestras actividades cotidianas o si sufrimos algún problema de salud. 

¿Cuánto tengo que beber? 

En primer lugar, hay que saber que el líquido que aportamos a nuestro cuerpo no proviene solo del agua que bebemos.

Los alimentos también lo contienen, así como el café de la mañana o el bol de cereales del desayuno. 

El Institut of Medicine of the National Academy (Insituto de Medicina de la Academia Nacional, EE.UU) tiene las siguientes recomendaciones:

  • Varones: 13 vasos de líquido. De estos, 10,5 deben proceder de bebida.
  • Mujeres: Necesitamos 9 vasos de líquido y de ellos 7 vendrán de la bebida.
  • Embarazo: La mujer embarazada necesita más líquido: 10 vasos diarios y que 7 procedan de bebidas, fundamentalmente, agua.
  • Lactancia: Lo mismo ocurre durante la lactancia: la ingesta de líquido aumenta hasta 13 y de este el de agua debe corresponder a 10,5 vasos. 

¿Cómo sé que estoy tomando suficiente? 

Si sigues las recomendaciones anteriores, no tienes por qué tener ningún problema. Ahora bien, en ocasiones, el cuerpo te lanza señales de alerta que debes reconocer como que no estás bebiendo lo suficiente. 

  • Tienes sed: La sed es un mecanismo de nuestro cuerpo para advertir que nos falta líquido. Es decir, si tenemos sed, es que no estamos bebiendo lo suficiente. 
  • Sientes que no rindes intelectualmente: Los estudios indican que la correcta hidratación influye en el rendimiento y que no beber suficiente puede causar un ligero deterioro cognitivo y que sientas confusión o que no puedes pensar con claridad. 
  • Te duele la cabeza: No beber lo suficiente también está relacionado con el dolor de cabeza. 
  • Sientes mareos: La deshidratación también puede provocar ligeros mareos hasta pérdida de consciencia. Se puede producir porque hay un desequilibrio o pérdida de minerales por el sudor, vómitos o diarreas. En estos casos, es imprescindible reponer los líquidos, si es ligero, en casa bebiendo agua o bebidas isotónicas. O, incluso, yendo al médico para que reponga las sales minerales y la pérdida de líquidos mediante gotero. 
  • El color de la orina: Si bebes suficiente agua, el color de tu orina será de color amarillo pálido y orinarás varias veces al día. Si orinas poco y su color es muy fuerte, es posible que no bebas lo suficiente, aunque hay otros problemas de salud que también afectan al color de la orina. 
  • Mal aliento: Hay muchas causas que pueden provocar mal aliento. No beber suficiente agua también puede provocarlo. Esto se debe a que no hay suficiente saliva debido, por ejemplo, a una leve deshidratación. 
  • Boca seca: Al igual que el mal aliento, la boca seca también puede tener varias causas. Entre ellas, beber poco. Se debe igualmente a que no hay suficiente saliva para hidratar las mucosas. Prueba a incrementar tu ingesta de agua durante el día y a tener siempre un vaso de agua en la mesilla de noche.
  • Te has pasado con el café: Tomar un exceso de cafeína (más de cuatro tazas) podría provocar deshidratación. Por eso, es importante que limites el consumo a las cantidades de cafeínaque no suponen un peligro para tu salud. 
  • Sufres hipertensión: La tensión arterial alta se debe a muchas causas. No beber suficiente agua puede influir. Por ello, la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA) recomienda beber al menos un litro y medio de agua al día. 

¿Cuándo tengo que beber más agua? 

Hay muchas situaciones que requieren beber más agua de lo normal. Por ejemplo, si tienes fiebre, si subes una montaña y te encuentras en altitudes altas (4.000 metros de altitud), si haces mucho deporte, si es verano y hace mucho calor, si tienes resaca, si estás embarazada o si estás dando el pecho a tu bebé. 

¿Beber demasiado puede ser peligroso? 

Sí. Al igual que no beber suficiente puede afectar a tu salud, beber demasiada agua es malo y puede causar serios problemas. 

Por un lado, si bebes demasiada agua tus riñones no podrán funcionar bien. No podrán eliminar tanto líquido y la sangre se diluirá muy rápido. Es posible que se produzca un desequilibrio de minerales como el sodio, potasio y el cloro. En concreto, el sodio puede bajar muy rápidamente y esto pueden llevar a una situación fatal conocida como hiponatremia. 

El exceso de agua y la extrema dilución de la sangre también puede afectar al cerebro. Las células se hinchan y pueden causar inflamación en el cerebro. 

Por eso, se recomienda que las mujeres no beber más de 3 litros de agua al día. 

Consejos para tomar suficiente agua

La compañía de agua Evian lanzó una nota de prensa en la que se explicaba cómo se pueden satisfacer las necesidades de agua. Estas son su recomendaciones: 

  • Bebe agua todo el día: Al menos 8 vasos de agua, antes, durante y después de las comidas. Por ejemplo, podrías marcarte el objetivo de beber alrededor de un litro por la mañana y medio por la tarde. Es conveniente que no bebas en exceso antes de dormir puesto que puede dificultar el descanso reparador. 
  • Ten tu botella de agua a mano: No esperes a tener sed. Recuerda que si tienes sed es que ya estás deshidratado. Ten tu botella o una jarra de agua a mano y bebe poco a poco (no de golpe). 
  • Descárgate esta aplicación: Esta app te ayuda a controlar la ingesta de agua y a prevenir la deshidratación. 
  • Come frutas y verduras: Aportan hasta el 20% del líquido que necesitas. Por ejemplo, alimentos como la lechuga, el brócoli, el melón o la sandía equivalen a unos tres vasos de agua
  • Si eres runner, bebe más pero sin pasarte: Tienes que aumentar la ingesta de acuerdo con el gasto energético, la duración de la carrera y las condiciones climatológicas. Beba antes, durante y después. 

Conclusión

Ya sabes por qué es bueno beber agua en cantidad suficiente pero sin pasarte. El agua hará que te sientas más hidratada, controla la presión arterial, evita los dolores de cabeza y mejora el rendimiento intelectual. Pero también sabes que si bebes más agua de la cuenta puedes tener serios problemas de salud. Por eso, sigue las recomendaciones básicas de la alimentación saludable: bebe agua pero en su justa medida. Ni más ni menos.