¿Eres mamá o papá guerrero?

Descubre los arquetipos de la personalidad

guerrero
El guerrero es fuerte y valiente. © Mayatskyy | Dreamstime.com

La forma en que las familias se desarrollan y educan a sus hijos tiene todo que ver con la personalidad de los padres.

La doctora en psicología y seguidora del maestro Carl Jung, Carol S. Pearson inventó el Sistema Arquetípico Pearson, donde puedes ver características personales y familiares que corresponden a cierta dinámica para tomar decisiones y educar a los hijos. Dentro de rubro de 12 arquetipos nos encontramos todos con algo de cada uno, aunque alguno tiende a predominar.

El guerrero es un arquetipo muy admirado, ya que representa el valor de la fuerza y la resistencia.

Una persona con características de guerrero demuestra las siguientes tendencias:

  • Es alguien fuerte.

    Una mamá o papá guerrero aguanta el dolor y se enfrenta a los retos sin quejarse. Respeta la fuerza y tiene poca tolerancia por el titubeo o la debilidad, tanto en sí mismo como en los demás.

    Su peor pesadilla es la ineptitud o la impotencia.

  • Tiene metas e ideales.

    El guerrero se motiva por causas nobles. Está dispuesto a sacrificarse para lograr el bien común. No cuenta el costo personal cuando se trata de llegar a un fin heroico.

    Sabe muy bien hacia dónde va y se dirige a conquistar sus objetivos sin vacilar. Se enfrenta a problemas propios y ajenos tratando de salir victorioso.

  • Lucha.

    La actitud del guerrero es de lucha continua. Se llena de energía al enfrentar retos, y su familia puede contar con su compromiso por defenderlos a todo costo.

    Mamás y papás guerrero sienten que están en este mundo para proteger a sus hijos, apoyar sus causas y quitarles obstáculos de su camino.

  • Es disciplinado.

    El Guerrero se entrena para la batalla diaria. Para lograr sus metas y conseguir lo que se propone, se prepara con cuidado, haciéndose fuerte.

    Como mamá o papá con tendencias guerreras, tú esperas que tus hijos también logren esta fuerza por medio de la disciplina. Exiges que se preparen, que entrenen en un deporte, que estudien, y no tienes paciencia con la flojera.

  • Es valiente.

    Para el guerrero, no es aceptable rajarse ante los retos. Aunque inspiren temor, no se vale claudicar. Hay que terminar lo que empiezas. Tienes que perseverar hasta llegar a la meta, aunque te cueste dolor.

    El guerrero en casa pone el ejemplo de lo que significa comprometerse, luchar en contra de la injusticia y abanderar la causa del bien.

    El guerrero papá o mamá hace que sus hijos se sientan seguros y valientes también.

La familia con mamá o papá guerrero también tiene ciertos rasgos de este arquetipo.

  • Tiene espíritu competitivo.

    Dentro de la familia con rasgos de guerrero, la expectativa es que cada miembro sea ganador, y que luche por ser el mejor.

    Como unidad, la familia se visualiza como un equipo bien entrenado para tener éxito en todas sus metas.

    Por lo tanto, hay poca tolerancia al fracaso, y los adultos tienden a proyectar sus ideales a sus hijos sin entender que son chicos en etapa de desarrollo. La paciencia que fomenta el ensayo y error (por ejemplo, cuando los niños están aprendiendo a leer) y el verdadero crecimiento no se encuentra en abundancia dentro de esta familia.

  • Admira el silencio.

    “No te quejes. No seas chillón. No tienes nada.” La mamá o el papá guerrero no habla de sus penas, entonces exige que sus hijos también se aguanten.

    Los miembros de este tipo de familia deben ser estoicos y guardar sus dudas, sus dolores y sus sentimientos “débiles”. El diálogo abierto y la comunicación efectiva es área de oportunidad.

  • Invita el debate.

    Al mismo tiempo de insistir en callar el llanto, los papás guerreros entrenan a sus hijos a enfrentar los retos y a defender su punto de vista, ayudándoles a ser asertivos. Los hijos practican para ganar en todas sus empresas.

  • Se orienta hacia el éxito.

    La familia con características de guerrero está acostumbrada a trazar metas y a posponer la gratificación hasta lograr el objetivo. Como conjunto, la familia es capaz de hacer grandes sacrificios para que sus miembros tengan éxito.

    Si tu familia es así, por ejemplo todos suprimirán sus planes domingueros cada semana para apoyar a la niña que tiene que entrenar para el torneo de futbol, para que sea campeona.

  • Es líder.

    Sus características fuertes atraen a los demás, y la familia guerrera llevará la batuta para organizar juegos deportivos entre vecinos, dirigir la asociación de padres en la escuela o llevar el liderazgo en la iglesia.

    Vista desde afuera, esta familia se ve unida y exitosa, aunque tiene sus defectos como cualquiera.

    Si tú te identificas con este arquetipo, sácale jugo a lo positivo y sé consciente de tus limitaciones, para que ayudes a tus hijos a vivir en equilibrio.