¿Era William Shakespeare gay? Una polémica encendida

Sus sonetos, ¿canto a un amor homosexual?

William Shakespeare
William Shakespeare, en el conocido como Retrato Cobbe. Dominio Público

Con motivo de celebrarse en abril los 400 años de la muerte de William Shakespeare, el célebre dramaturgo inglés, autor de obras como Hamlet, Romeo y Julieta, Otelo y Macbeth, entre otras, se ha reabierto las polémicas en torno a varios aspectos íntimos de su vida, entre ellos si era o no gay. Si bien la homosexualidad del Bardo de Avon no puede confirmarse, existen argumentos en favor de esta afirmación, como veremos a continuación.

Los sonetos de William Shakespeare y su contenido homosexual

Tal vez lo más significativo para quienes afirman que William Shakespeare era gay tienen que ver con sus famosos sonetos, especialmente el 18 y el 20, cuyos contenidos son bastante evocadores:

Soneto XVIII

¿Por qué igualarte a un día de verano
si eres más hermoso y apacible?
El viento azota los capullos mayos
y el término estival no tarda en irse;

si a veces arde el óculo solar,
más veces su dorada faz se nubla
y es norma que, por obra natural
o del azar, lo bello al fin sucumba.

Mas no se nublará tu estío eterno
ni perderá la gracia que posee,
ni te tendrá la muerte por trofeo

si eternas son las líneas donde creces:
Habiendo quien respire y pueda ver,
todo esto sigue vivo y tú también.

Soneto XX

“Pintado por Natura el rostro tienes
de mujer, dueño y dueña de mi amor;
y de mujer el corazón sensible
mas no mudable como el femenino;

tus ojos brillan más, son más leales
y doran los objetos que contemplas;
de hombre es tu hechura, y tu dominio roba
miradas de hombres y almas de mujeres.

Primero te creó mujer Natura
y, desvariando mientras te esculpía,
de ti me separó, decepcionándome,
agregándote lo que no me sirve.

Si es tu fin el placer de las mujeres,
mío sea tu amor, suyo tu goce”.

De hecho, los sonetos se publicaron sin autorización de Shakespeare, y 126 de ellos están dirigidos a un “joven justo”, que puede ser el mismo a quien la obra está dedicada, y que el autor sólo identifica como “Mr. W.H.”

Los biógrafos del genial dramaturgo señalan que podría ser alguno de sus mecenas, Henry Wriothesley, Conde de Southampton o William Herbert, Conde de Pembroke, ambos hombres muy apuestos en su juventud.

No obstante, hay quien afirma que estos sonetos no pueden interpretarse con base en los criterios modernos, y que en esa época resultaba común y aceptable expresar admiración por la belleza y cualidades de personas del mismo sexo, por lo que no podría afirmarse que William Shakespeare era gay sólo por el contenido de dichos sonetos.

¿Un matrimonio de conveniencia?

William Shakespeare se casó a los 18 años con Anne Hathaway, ocho años mayor, y quien estaba embarazada de la hija mayor de ambos, Susanne. Dos años después tendrían gemelos. Sin embargo, tres años después del matrimonio, el escritor se mudó a Londres, dejando a su familia en su pueblo natal, Stradford-upon-Avon, a donde regresaría sólo unos años antes de su muerte.

Shakespeare dejó la mayor parte de sus bienes en el testamento a su hija Susanne, y a su esposa sólo le dejó “la segunda mejor cama”. Esto puede interpretarse como que el dramaturgo daba a entender que Hathaway no era su amor principal. No obstante, esto tampoco puede señalarse como evidencia de que William Shakespeare era gay. En efecto, varios estudiosos recuerdan que en aquella época, la segunda cama en una casa era la utilizada por el marido y la mujer, mientras que la mejor era reservada a los huéspedes.

Otros argumentos sobre la posible homosexualidad de William Shakespeare

También se ha afirmado que William Shakespeare era gay por determinados comentarios supuestamente misógenos en los citados sonetos, o por el hecho de que incorpora uno que otro personaje homosexual en un par de sus obras. No obstante, tampoco estos argumentos resultan contundentes como para determinar si William Shakespeare era gay o no.