Ensayo sobre las redes sociales

Teléfonos celulares
 Hero Images/Getty Images

Que hoy día una persona no cuente con un perfil en Facebook, no tuiteé algunas veces al día, o cuelgue fotos en Instagram es una excepción muy rara. Especialmente si hablamos de personas jóvenes. La era del internet llegó a mediados de los 90s para el público en general, y con ella una nueva manera de relacionarse: las redes sociales.

¿Qué es una red social? Es un medio de comunicación en el que la gente se relaciona con otras personas de manera virtual; quiere decir que se establecen amistades, negocios e incluso relaciones sentimentales, sin siquiera haberse conocido en persona.

Estas nuevas dinámicas sociales son preocupantes dado que los jóvenes de las nuevas generaciones están perdiendo las habilidades para relacionarse con otros de su misma edad de manera sana.

Escudados detrás de la pantalla de un teléfono o de un computador sus habilidades sociales disminuyen, así como la "sintonía" para con otras personas; la empatía y la simple tarea de acercase a hacer un amigo y hablar con alguien nuevo parecen tareas demasiado complicadas para los jóvenes acostumbrados a hacer amigos a través de un teléfono inteligente. Muchas personas se han vuelto adictas, como señala Roberto Balaguer en su libro Internet: un nuevo espacio psicosocial: "Internet es básicamente placentero, de ahí que tenga posibilidades de tornarse una adicción. Aparece un aumento de la autoestima en los casos de adicciones, ya que encuentran en esta "vida alternativa" un placer, una sensación de intimidad, pocas veces lograda y una sensación de 'ser uno mismo'".

 

Pero a pesar de las costumbres nocivas que las redes sociales están cultivando entre jóvenes y niños, estas también nos acercan al resto del mundo y nos tienen informados a través de paginas de noticias, o la radio online; en la red encontramos información útil para tareas, películas educativas y series de interés.

Usada de manera inteligente puede ser una gran herramienta de aprendizaje. 

Sin embargo en las redes sociales, y internet en general, se pierde la posibilidad del anonimato dado que la mayoría de las personas publica fotos e información que muchas veces es innecesaria. Es el compartir por compartir, sin un objetivo formal, sino por el simple placer de mostrar la vida privada. El problema de este compartir desmesurado es que se pierden las fronteras de dónde comienza la vida privada y dónde termina porque muchas veces se entera uno de cosas que, bajo otras circunstancias, no deberían competirle. Así que hay que preguntarse por qué se publica lo que se publica y si uno quiere que todo el mundo se entere de lo que está haciendo todo el tiempo. Probablemente no. El afán de las celebridades por figurar y por mantenerse en una posición relevante las lleva a postear fotos y a tuitear indiscriminadamente, sin filtro alguno de contenido; y los jóvenes imitan eso y creen que todo vale en las redes sociales. 

Por otra parte plataformas como LinkedIn o FB ayudan a crear contactos de trabajo que son positivos y pueden beneficiarnos; de ahí que mucha gente decida colgar su curriculum en estas páginas para hacer pública su formación e intereses laborales.

Muchos jóvenes consiguen mejores trabajos gracias a las redes de contactos que se tejen a través de estos sitios. En esa medida las redes sociales pueden convertirse en útiles herramientas de trabajo, en lugares que ayudan a localizar a personas determinadas para cargos específicos, y en redes proactivas donde el intercambio de información y datos es de gran ayuda. La necesidad del intercambio de información inmediato nos fuerza a usar estos sitios y no quedarnos por fuera de la acción. 

Muchas empresas que antes se apoyaban en los antiguos medios de comunicación como la prensa y la radio para patrocinar sus productos y servicios, han pasado a la era digital porque esta llega a un público más amplio y variado de manera más rápida. Aún así, los grandes nombres siguen confiando en los medios impresos porque las viejas generaciones o bien no tienen acceso a computadores o teléfonos inteligentes, o no quieren cambiar sus hábitos.

Lo cierto es que las redes sociales le sirven a los jóvenes que crecieron con la internet a su lado; muchos adultos no extrañan lo que no conocen pero poco a poco comienzan a dar pequeños pasos en el mundo digital.

Las redes sociales unen a las familias del siglo XXI. En un mundo globalizado la distancia geográfica ya es un concepto que no asusta ni a parejas ni a familias. Es cada vez más común ver relaciones a larga distancia (que puede hayan nacido gracias a las redes sociales) o ver a familias que viven en diferentes lugares del mundo. Para estas, tener un teléfono inteligente y poder conectarse a redes sociales es una manera de sentirse cerca, de ver crecer a los nietos, y de poder acceder a fotos y recuerdos que en otros momentos de la historia hubieran tomado meses en llegar a través del correo postal. 

En la misma onda de pensamiento, toda esa información que compartimos y que nos hace menos anónimos también nos quita privacidad. Con esta llegan los peligros de quienes acechan buscando víctimas que publican se han ido de vacaciones, o que han ganado una suma de dinero considerable, o que tienen un carro lujoso. Todos quienes exponen esa información se pueden convertir en víctimas de organizaciones que se dedican a "pescar" en la red a posibles blancos.  Lean solo este fragmento de la políticas de uso de FB: 

“Recibimos la información del ordenador, teléfono móvil u otros dispositivos que utilizas para instalar las aplicaciones de Facebook o para acceder a Facebook, incluso si varios usuarios inician sesión desde el mismo dispositivo. Esto puede incluir información sobre la comunicación y la red, como tu dirección IP o número de teléfono móvil, y otra información”. En pocas palabras, FB  tiene la potestad de monitorear todo lo que haces dentro de su red. Si no aceptas tales condiciones, simplemente, no puedes hacer uso de su servicio, pero al hacerlo toda tu información está ahí, para que quien pueda como, se haga a ella. 

Lo cierto es que vivir sin ellas es difícil en un mundo en el que la velocidad de intercambio de datos va a un ritmo vertiginoso.

Quien no sabe usar las redes no puede trabajar, o conseguir un mejor empleo, no se hace a becas para estudiar o nunca se entera de que puede acceder a ellas, no actualiza su información de lo que sucede en el mundo, ni se pone en la capacidad de figurar como un posible candidato para un empleo. No tenerlas a la mano hace daño, es estar desinformado; pero tenerlas todo el tiempo es también saber demasiado, más de lo que cualquiera necesitaría. Desconectarnos también nos ayuda a recapacitar acerca de nuestro día, acerca de nuestras necesidades y nos ayuda a encontrar el balance en nuestras prioridades. Hay que encontrar la justa medida entre estar on y estar off, y aprender a disfrutar nuevamente de las cosas simples, como caminar y escuchar música sin el afán de saberlo todo, todo el tiempo, a toda hora.