El ensayo literario

Escritor Octavio Paz
Octavio Paz es considerado un exponente del ensayo literario. Sygma / Getty Images

El ensayo literario es un tipo de ensayo caracterizado por una redacción subjetiva. En este, el autor expone sus argumentos acerca de una materia, concediéndole mucha importancia al estilo. Aunque es un texto en prosa claramente subjetivo, es también riguroso en su acercamiento al tema y tiene información que ilustra la posición de quien escribe. No es solo un discurrir de ideas personales acerca de algo, sino una exposición coherente de argumentos, fuentes y citas.

 

Algunos autores hablarán del ensayo como género literario. En este artículo se utiliza dicha expresión para hacer referencia a un tipo específico de ensayo, y no a un género de redacción.​ El ensayo es un género esencialmente libre. No puede hablarse de un tipo cerrado de ensayo literario. Todo ensayo puede también contener una redacción más científica y al mismo tiempo literaria. 

Algunos teóricos afirman que el ensayo literario concede gran importancia al estilo en que está redactado. Por ende, en el ensayo científico o argumentativo se centra más en la construcción de sus fundamentos y en la documentación que proporciona para exhibirlos. En cambio, en el ensayo literario, el escritor no se preocupa enteramente de exponer una idea con la intención de convencer al lector de su posición.

Algunos ensayos de Octavio Paz, Esteban Echeverria o José Ingenieros se caracterizan por presentar una redacción con un gran cuidado en el estilo.

 En cambio, un ensayo de Stephen Hawking está más lejos de ser catalogado como un ensayo literario, en razón, por un lado, del tema que dicho autor desarrolla y por otro, por el estilo que ha utilizado para redactarlo.

Ejemplos de ensayos literarios

De "El hombre mediocre" por José Ingenieros:

En su libro el mismo nombres, este médico, sociólogo y ensayista, describe la existencia de tres tipos de hombre, "el idealista", "el mediocre" y "el inferior", abogando por el primero.

Pero más que dividir a la humanidad de acuerdo a sus características, lo que intenta transmitir es que el servilismo y la hipocresía, así como una vida rutinaria y apocada, son las causas de todos los males: 

  • "El concepto de lo mejor es un resultado natural de la evolución misma. La vida tiende naturalmente a perfeccionarse. Aristóteles enseñaba que la actividad es un movimiento del ser hacia la propia "entelequia": su estado de perfección. Todo lo que existe persigue su entelequia, y esa tendencia se refleja en todas las otras funciones del espíritu; la formación de ideales está sometida a un determinismo, que, por ser complejo, no es menos absoluto. No son obra de una libertad que escapa a las leyes de todo lo universal, ni productos de una razón pura que nadie conoce. Son creencias aproximativas acerca de la perfección venidera. Lo futuro es lo mejor de lo presente, puesto que sobreviene en la selección natural: los ideales son un "élan" hacia lo mejor, en cuanto simples anticipaciones del devenir. (...) La imaginación es madre de toda originalidad; deformando lo real hacia su perfección, ella crea los ideales y les da impulso con el ilusorio sentimiento de la libertad: el libre albedrío es un error útil para la gestación de los ideales. Por eso tiene, prácticamente, el valor de una realidad. Demostrar que es una simple ilusión, debida a la ignorancia de causas innúmeras, no implica negar su eficacia. Las ilusiones tienen tanto valor para dirigir la conducta, como las verdades más exactas; puede tener más que ellas, si son intensamente pensadas o sentidas. El deseo de ser libre nace del contraste entre dos móviles irreductibles: la tendencia a perseverar en el ser, implicada en la herencia, y la tendencia a aumentar el ser, implicada en la variación. La una es principio de estabilidad, la otra de progreso".

    De "Apología del matambre" por Esteban Echeverria: 

    Como su nombre lo indica este ensayo del escritor argentino Esteban Echeverría hace una oda al bien conocido corte de carne, comparándolo con las comidas importadas de España y otros países y lo poco sustanciosas que estas se presentan comparadas con este platillo local. 

    • "Un extranjero que ignorando absolutamente el castellano oyese por primera vez pronunciar, con el énfasis que inspira el nombre, a un gaucho que va ayuno y de camino, la palabra matambre, diría para sí muy satisfecho de haber acertado: éste será el nombre de alguna persona ilustre, o cuando menos el de algún rico hacendado. Otro que presumiese saberlo, pero no atinase con la exacta significación que unidos tienen los vocablos mata y hambre, al oírlos salir rotundos de un gaznate hambriento, creería sin duda que tan sonoro y expresivo nombre era de algún ladrón o asesino famoso. Pero nosotros, acostumbrados desde niños a verlo andar de boca en boca, a chuparlo cuando de teta, a saborearlo cuando más grandes, a desmenuzarlo y tragarlo cuando adultos, sabemos quién es, cuáles son sus nutritivas virtudes y el brillante papel que en nuestras mesas representa".

      De "El arco y la lira" por de Octavio Paz

      Este libro del escritor mexicano Octavio Paz es un ensayo extenso acerca de la poesía, el papel del poeta en el mundo y el poema mismo. La importancia se resume en esta cita de la revista Proceso de Mexico: "Es un libro fascinante por varias razones, la primera de ellas la belleza de su lenguaje Ningún lector hispanoamericano con un mínimo de sensibilidad puede sustraerse a la gracia y elegancia con que el español es desplegado en esas páginas La segunda razón es la importancia de las cosas que plantea –y la hondura con que lo hace La tercera –hay más, pero es imposible enumerar todas– es la amplitud y diversidad de su información en términos de culturas y épocas". A continuación un breve fragmento: 

      • "La poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono. Operación capaz de cambiar al mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza; ejercicio espiritual, es un método de liberación interior. La poesía revela este mundo; crea otro. Pan de los elegidos; alimento maldito. Aisla; une. Invitación al viaje; regreso a la tierra natal. Inspiración, respiración, ejercicio muscular. Plegaria al vacío, diálogo con la ausencia: el tedio, la angustia y la desesperación la alimentan. Oración, letanía, epifanía, presencia. Exorcismo, conjuro, magia. Sublimación, compensación, condensación del inconsciente. Expresión histórica de razas, naciones, clases".