Ensayo corto sobre la felicidad

Una reflexión personal sobre el concepto de felicidad

Un ensayo sobre la felicidad
Un ensayo sobre la felicidad. GettyImages

El siguiente texto es un ensayo que trata sobre el concepto de felicidad. Para saber más, se recomienda la lectura de las características de un ensayo, sus partes y la guía práctica para empezar a redactarlo.

La felicidad como historia de la lucha humana

La historia de la humanidad se puede resumir, en forma simple, en la busqueda permanente de la felicidad. Las preocupaciones, la ansiedad, la tristeza, el odio, son obstaculos en ese camino a la plenitud

¿Quien no aspira a sentirse realizado? Desde sus origenes, el ser humano se ha esforzado en encontrar ese camino.

El problema, o mejor dicho, el sufrimiento surge cuando no se consigue aquello que se considera necesario para alcanzar ese estado de plenitud.

No todas las personas piensan de igual manera acerca de lo les hace felices. Algunos son felices cuando tienen una carrera exitosa, otros cuando tienen a una persona a su lado. Y otros, se hallan contentos en la soledad.

Sin duda, se trata de un concepto muy subjetivo. 

Aristoteles relacionaba la consecución de la felicidad entendida como un bien supremo. En uno de sus textos, expresaba " el bien, que debe buscarse sólo por sí mismo, es más definitivo que el que se busca en vista de otro bien; y el bien que no debe buscarse nunca en vista de otro bien, es más definitivo que estos bienes que se buscan a la vez por sí mismos y a causa de este bien superior; en una palabra, lo perfecto, lo definitivo, lo completo, es lo que es eternamente apetecible en sí, y que no lo es jamás en vista de un objeto distinto que él"

Existe una lucha constante por el ser humano por alcanzar ese estado de bien supremo. Sin embargo, a veces se torna dificil dividir lo que uno hace motivado para alcanzar ese estado de plenitud o si es puro egoismo. 

Felicidad y egoísmo no van de la mano. Se contraponen.

La felicidad, ¿un estado constante o una meta futura?

Un debate frecuente es si, la felicidad se trata de un estado constante, o si debe ser entendida como futuro, como una meta u objetivo.

Si le preguntamos a un joven, por ejemplo, que le hace feliz, quizás nos diga que le gustaria terminar su carrera, conseguir un trabajo, tener una familia. Que todo el conjunto,le hará feliz.

¿Es realmente eso cierto? Es normal a toda persona tener deseos y aspiraciones. Pero, hasta qué punto es eso indispensable para ser feliz?

Sin embargo, admitir esa teoría implica que, mientras no se lleguen a conseguir esos objetivos, la persona debe resignarse, por tanto, a ser infeliz. Lo cual, no tiene mucho sentido. Decir que para ser feliz se necesita en forma exclusiva una cosa o a alguien, es esclavizar el concepto de felicidad.

En varias religiones, como por ejemplo, en el budismo, se considera que la causa del sufrimiento humano es el apego o deseo excesivo de tener o poseer. Esta posesión puede centrarse en objetos materiales, como también en personas.

La clave, según los budistas, por tanto es aprender a vivir en desapego. Es decir, ser consciente de que las cosas o las personas, no están para ser poseidas como una forma de sentirnos plenos. No. Lo importante es saber disfrutar de los momentos, pero sin considerar como indispensable, ya sea un bien material o la presencia de una persona.