Enfermedades del sistema venoso

Las varices y la trombosis venosa profunda son enfermedades vasculares

las enfermedades más frecuentes de las venas
Las varices son un trastorno de las venas superficiales de la pierna. Pueden tratarse con láser. Capifrutta | Getty Images

El sistema venoso, formado por una extensa red de venas, puede sufrir diversas alteraciones que afectan a su funcionamiento. Recordemos que las venas son los vasos sanguíneos del sistema circulatorio encargados de llevar la sangre desde todos los órganos hasta el corazón.

La sangre circula a presión baja por las venas, pero de forma lenta y regular. De hecho, el grosor de la pared de los vasos sanguíneos depende de la presión con la que circula la sangre.

Por ello las paredes de las venas son más delgadas y flexibles que las de las arterias que necesitan soportar la alta presión sanguínea generada por la contracción del corazón y necesaria para llegar a todos los rincones del organismo.

La inflamación, la coagulación y los defectos que producen dilatación son las principales alteraciones de las venas que comportan casi siempre la formación de coágulos intravenosos.

Venas superficiales y venas profundas

Las venas siguen el patrón de las arterias en el cuerpo, formando en las extremidades una red paralela y doble, es decir por cada arteria suele haber una vena superficial y una profunda.

¿Por qué los trastornos del sistema venoso afectan de forma especial a las venas de las piernas? La razón es que el regreso de la sangre venosa de las piernas se hace “en contra” de la gravedad. Para evitar que la sangre se remanse hay una válvulas dentro de lasvenas en forma semilunar que al cerrarse impiden que la sangre vuelva a los pies.

El deterioro del sistema venoso por el avance de la edad, la obesidad o el embarazo hacen que al corazón le cueste más aspirar hacia arriba.

De esta manera, cuando se produce una dilatación de las venas profundas de las piernas, las válvulas semicirculares de estas venas, cuya función es justamente evitar el reflujo de la sangre con la ayuda de los músculos que rodean las venas y que se contraen durante el movimiento, no pueden unirse.

Esto se debe a que la dilatación venosa, ya sea por efecto de la edad (deterioro de la pared venosa), por el calor, la obesidad o una enfermedad, impide que se unan los bordes de estas válvulas formadas por una capa de endotelio haciendo que no se cierren como hacían antes y produciendo un reflujo de la sangre en sentido contrario.

  • Trombosis venosa profunda

La trombosis venosa profunda (TVP) es la segunda enfermedad más importante que afecta al sistema venoso de las piernas. La TVP se produce cuando se forma un coágulo de sangre en una de las venas (a menudo debido al flujo de sangre estancada) cuando el retorno venoso es muy lento. Si el coágulo de la vena se desprende puede circular por el sistema circulatorio hasta el corazón y derivar en una embolia pulmonar debido a que se queda encallado en los vasos de los pulmones donde se hace el recambio de oxígeno.

Este trastorno causa pocainflamación, a diferencia de la flebitis superficial, y es indolora. No suele producir síntomas, en la mitad de los casos. Pero el dolor en el pecho causado por una embolia pulmonar puede ser la primera señal del trastorno.

Cuando la TVP causa inflamaciones sustanciales y obstrucción del flujo sanguíneo, la pantorrilla se hincha y puede producir dolor al tacto y estar caliente.

Los síntomas comunes son hinchazón de tobillo, pie o muslo dependiendo de las venas afectadas.

Aunque su riesgo no se puede eliminar completamente, podemos reducirlo. ¿Cómo? Haciendo ejercicios de estiramiento (flexionar y estirar los tobillos unas 10 veces cada 30 minutos) si tenemos que estar sentados durante largos períodos de tiempo (en un avión, por ejemplo) o después de una operación quirúrgica importante que nos obligue a permanecer en cama sin andar; con el uso continuado de calcetines o medias elásticas o tratamiento con anticoagulantes antes, durante y después de una cirugía.

  • Edema

Cuando las venas tienen dificultad para transportar la sangre en dirección al corazón se produce primero una dilatación de las venas y si no se soluciona empieza a salir líquido (suero) a través de la pared hacia los tejidos de alrededor.

Esto provoca que aparezca la hinchazón de tobillos o piernas. Este trastorno que se produce en las venas superficiales se llama edema y suele ser indoloro, blando al tacto y no cambia el color de la piel. Esta hinchazón puede eliminarse con reposo manteniendo las piernas elevadas o con vendaje compresivo o con compresas frías, que ayudan a contraer las venas. Durante la noche el edema desaparece al vaciarse las venas al estar en posición horizontal.

  • Flebitis superficial

La flebitis o tromboflebitis es la inflamación del vaso sanguíneo y la consecuente coagulación en una vena superficial. Afecta principalmente a las venas de las piernas y suele aparecer en personas que sufren varices. Cuando las piernas aparecen rojizas, resultan dolorosas al apretar y se produce un aumento de la temperatura en la zona inflamada, es posible que se trate de una flebitis. Es un proceso que debe vigilarse en personas hospitalizadas que requieran tratamiento intravenoso. Este es uno de los motivos por los que se cambia la vía intravenosa a menudo.  

Este edema puede aparecer, sin que represente una enfermedad, en viajes largos en avión o en coche. Debido a que las piernas están en la misma posición, sin movimiento muchas horas, o en épocas de calor si se usan zapatos o calcetines apretados. A veces se acompañan de pequeños puntos rojos.

El edema empeora al final del día por el efecto de la gravedad después de haber estado de pie o sentado. La flebitis superficial raramente causa una embolia.

El tratamiento dependerá de la gravedad y de la zona afectada. Suele desaparecer por sí sola, aunque la toma de analgésicos puede aliviar el dolor. En casos más graves será necesario una intervención urgente.

  • Varices

La dilatación de las venas superficiales se llama varices. Este trastorno del sistema venoso superficial es muy frecuente durante el embarazo y en personas que trabajan muchas horas de pie. Aparecen como líneas azuladas con formas curvadas. Aunque no son hereditarias, sí se transmite la tendencia a padecerlas.

Referencias:

Trombosis venosa profunda. Medline Plus.  Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Accedido: el 25 de abril de 2016.

Tromboflebitis. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Accedido: el 25 de abril de 2016. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001108.htm

Stuart Ira Fox. Editorial McGraw Hill.Interamericana. 2003. Lo esencial en Sistema cardiovascular-Curso Crash. Toby Fagan, Romeshan Suntharreswaran