Encuentra la motivación que necesitas para hacer dieta

Claves para no perder la motivación mientras se está a dieta

Encuentra la motivación para empezar a adelgazar
La motivación es esencial para mantener la dieta. Apóyate en tus amigas y comenzad juntas. Imagen Courtney Keating / Getty Images

La motivación en la dieta es imprescindible para que puedas lograr tu objetivo. Es sencillo si sigues estos 8 consejos. Te ayudarán a adelgazar poco a poco y a sentirte mucho mejor. 

Ver también: 10 frases inspiradoras para hacer dieta 

Aprende más sobre Nutrición y suscríbete a nuestro boletín de noticias semanal gratis y en menos de un minuto.

1.- ¿Por qué quieres adelgazar? 

Aunque la meta principal que nos conduce a ponernos a dieta es perder peso, hay que preguntarse cuál es el motivo por el que queremos librarnos de esos kilos de más.

¿Mejorar el estado de salud general; perder unos kilos para un determinado evento; sentirse mejor con el físico y aumentar tu autoestima; recomendación médica por algún problema como diabetes, hipertensión o colesterol? Reconocerlo y identificarlo ayudará a mantenerse firme.

2.- Busca ayuda de un experto en dietas 

Busca a un buen especialista en Nutrición que averiguará mediante un conocimiento profundo de tus hábitos dietéticos y distintas pruebas como un análisis de sangre cuál es el motivo por el que no consigues adelgazar. Asimismo, él te podrá ayudar a verte de manera objetiva y plantear objetivos realistas de acuerdo a tu estilo de vida.

3.- Lleva un diario

Compra un diario y anota tu objetivo. También puede ser muy útil llevar un control de las comidas y anotar tu peso al finalizar la semana. Esto te ayudará a mantenerte motivado en varios sentidos. Por ejemplo, tomarás más conciencia de qué alimentos estás consumiendo, si son sanos o no.

Asimismo, el hecho de obligarte a llevar un control sobre tu plan de régimen y los logros que vas consiguiendo anotándolo facilitará el sentirte más comprometido con lo que estás haciendo.

4.- Empieza ahora

No hay un ‘mejor momento, ni mejor día’ para llevar a cabo una propuesta de este tipo. Cualquier día es el más apropiado.

Y si se trata de mejorar la salud, no hay retrasos, ni excusas que valgan. Evita volver a la tienda de comestibles y comprar aquellos productos que tanta satisfacción producen pero ricos en grasas saturadas y con una alta cantidad en calorías. Destiérralos de tu lista de la compra y cámbialos por productos más sanos como frutas, verduras, cereales, legumbres, pescado. Haz lo mismo con tu frigorífico. Vacíalo de comida basura.

5.- Organízate

Una de las mayores complicaciones cuando se está a dieta es el comer fuera de casa. Para no caer en la tentación y evitar saltarse el régimen con platos condimentados, fritos o hipercalóricos, conviene planear la semana. Revisa tu agenda y mantén un control sobre los días en los que prevés comer en restaurantes y participar de comidas de negocios o compromisos sociales. La clave está en equilibrar. Por ejemplo, si el miércoles tienes prevista una comida con compañeros de trabajo y el menú está cerrado, intenta reducir las calorías en las horas anteriores y posteriores. Aún así, puedes pedir información sobre la carta de los restaurantes, avisar a los organizadores y pedir que te sirvan platos ligeros como ensaladas, cremas, hervidos, al vapor, o a la plancha.

6.- Mejor con amigos

Convence a tus amistades de la importancia de mantener un peso corporal óptimo y tratad de poneros a dieta al mismo tiempo (cada cuál adaptando el régimen a sus necesidades objetivas). Tener una meta común ayuda a mantenerse alerta, no sucumbir a las tentaciones y lograr el objetivo con mayor facilidad.

7.- Prémiate

En ocasiones los pequeños premios o reconocimientos pueden ayudarte a convertir una práctica eventual en rutina y perseverar. Si al cabo de la semana has conseguido perder unos gramos o, incluso, algún kilo, prémiate con algo que te ayude a reducir la ansiedad que puede producirte estar a dieta. Por ejemplo, un masaje antiestrés.

8.- Haz de tu salud tu prioridad

Un estilo de vida saludable en el que el ejercicio físico, la dieta equilibrada y variada, el abandono de hábitos nocivos y el fomento de las relaciones sociales y personales sean las reglas de oro sin duda te ayudará a mantenerte constante y motivado.

9.- No hay fracaso, solo oportunidades para volverlo a intentar 

Esto es muy importante. Si has intentado adelgazar y no lo has conseguido, no te des por vencido. Tienes otras muchas oportunidades para volverlo a intentar. Revisa qué es lo que ha hecho que desistas, anótalo, y tenlo en cuenta cuando vuelvas a intentarlo. Cuántas más veces lo intentes mayor será tu posibilidad de logro. 

10.- Olvida la obsesión 

Obsesionarte con un objetivo no hará más que ponerte trabas para lograr tu meta. No hagas de la pérdida de peso tu único pensamiento del día. Incorpóralo como un hábito más. Si logras que se trate de algo que haces con naturalidad, conseguirás perder peso. 

Ver también: Cómo conseguir el hábito de comer sano