¿En qué consisten las tecnologías SLI y CrossFire?

ASUS GeForce 7650 GS, equipado con un VOLTMOD.
ASUS GeForce 7650 GS, equipado con un VOLTMOD. By JC Vmodder (Own work) [ CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Lejos quedan ya los antiguos juegos de computadora monocromáticos. Ahora, casi cualquier juego, incluso para los que antes se utilizaban tableros, como los de estrategia, tiene complicados mundos tridimensionales. Como no puede ser de otra manera a mayor número de elementos gráficos, mayor es la potencia computacional que se necesita.

Si hay un dispositivo que se ha beneficiado de esto es sin duda son las tarjetas gráficas.

Estas evolucionaron de ser un elemento capaz de representar unos pocos caracteres en pantalla a poder acelerar todo tipo de aplicaciones gráficas. Estas ya son capaces de ayudar en la reproducción, codificación y descodificación de vídeos y películas e incluso puedes usarla para cálculos de ingeniera o finanzas.

El problema al cual se enfrentan los diseñadores de tarjetas gráficas, es siempre el mismo. Los juegos necesitan mostrar mundos más complejos. Para complicarlo todo en algunos casos puedes incluso interactuar con objetos y se tienen que simular hasta aspectos físicos.

Si a esto se une que cada vez existen en el mercado pantallas más grandes, verás que se hace necesaria una resolución mayor para poder representar los objetos con claridad. Si se tienen que calcular más puntos necesitamos tarjetas más potentes. Esto ha llevado, a que estos elementos pueden llegar a ser más costosos y a generar más temperatura que incluso el propio microprocesador.

Pero por suerte, la generación de imágenes se puede realizar en paralelo. Es decir, si la tarjeta gráfica incluye un procesador con muchos núcleos podremos hacer que cada uno de ellos dibuje una parte de la pantalla de manera independiente. No es necesario esperar a que se acabe una línea para empezar con la siguiente.

Esto hace que una tarjeta moderna tenga 400 o más núcleos en su interior. Siendo además el número que hace que se distingan unas de otras.

¿Qué puedes hacer si necesitas más potencia?

Tanto SLI como CrossFire son dos tecnologías que permiten utilizar 2 o más tarjetas de manera simultanea de tal forma que puedas multiplicar la potencia de tus juegos. La primera pertenece a la compañía nVidia y la segunda es un desarrollo de ATI.

Aunque existen distintos modos de funcionamiento, el concepto es sencillo. Entre las tarjetas conectadas generaran las imágenes y de esa forma aceleraran el proceso.

¿Qué necesitas para hacer uso de esta tecnología?

Lo primero es poseer 2 o más tarjetas capaces de conectarse. No todas son compatibles entre si así que consúltalo antes de adquirirlas. Internet es tu amiga no dudes en ir a la página Web tanto de nVidia como de ATI.

Una vez encontradas llega el obstáculo de la placa base. Necesitas que tenga un chipset que sea capaz de soportarlo. Además será necesario que tengas los drivers actualizado. De nuevo puedes consultarlo en la Web del fabricante.

Por ahora ambas funcionan sobre PCI Express, luego necesitaras al menos el mismo número de slots vacíos y a ser posible contiguos que número de tarjetas quieras unir.

Además, en caso de utilizarse esta opción, se habilita una sola salida de vídeo. Luego, no podrás usar configuraciones multi-monitor.

¿En que se diferencian?

Tienes que tener en claro que una tarjeta gráfica SLI jamás podrá conectarse a una CrossFire. En el primer caso nVidia exige que ambas tengan el mismo chip para funcionar y en caso de ATI deben de ser de la misma familia.

Lo anterior y debido al continuo avance de estas tecnologías no lo tomes como algo inalterable y siempre consulta las especificaciones de las tarjetas antes de adquirirlas.

Conclusiones

Tanto SLI como CrossFire permiten aumentar la potencia gráfica de tu computadora. Es una opción muy interesante si estas teniendo problemas de rendimiento al ejecutar tus juegos. No olvides que perderás la opción de usar el multimonitor.

En su contra hay que decir que necesitas más espacio libre y que el sistema necesitara una fuente de alimentación más potente.

Cuidado con las temperaturas que pueden hacer que la vida de tu equipo se reduzca.

De todas formas, si el precio se ajusta a tu presupuesto, puede ser esa solución que de una larga vida a tu computadora sin tener que renovarla por completo.