Empezar en la escuela

Ayuda a tu adolescente para que triunfe

El primer día suele ser duro
Si nuestro adolescente está preparado, también el primer día puede ser un éxito. Getty Images

Nadie, pero nadie, ha empezado un curso nuevo sin, por lo menos, un poco de nudo en el estómago. Y encima es algo que ocurre todos los años. Aunque, al menos, sólo pasa una vez cada doce meses. La secuencia es siempre la misma: el verano -Wow!!! y qué verano!!- se está acabando, los días son más cortos aunque queda el recuerdo y hay que empezar a preparar la vuelta a la escuela.

 

Y ante ellos tienen otra vez ese primer día.

Un primer día que muchos años ha resultado horrible, un primer día que les gustaría evitar como fuera. Solo que no se puede evitar, no hay más remedio que pasarlo. Pero con un poco de ayuda puede ser más llevadero. Hay unos sencillos consejos con los que puedes ayudar a tu hijo o hija adolescente para que ese primer día de escuela sea mejor de lo que espera. Incluso, mucho mejor. Y, si pone más de su parte podría llegar a ser divertido. O soñemos con ellos: ¡hasta muy divertido!

 

Ser positivos
Primer consejo: tienen que ser positivos. Seguro que no es fácil, puede que les apetezca poco o nada serlo pero los rendimientos de ser positivos en esta cuestión pueden ser extra: extragrandes, extradivertidos, extraordinarios. Para ser positivos tienen que enfocar en las cosas buenas que pueden pasar y que seguro que pasarán: van a tener algunos compañeros nuevos y es seguro que alguno de ellos puede gustarles.

También es seguro que si les dan una oportunidad alguno de ellos puede resultarles interesante. Hay más cosas ciertas: si se dan una oportunidad seguro que les van a gustar a los demás. Habrá momentos del día en los que se les olvide que es su jornada positiva. Para que lo recuerden puedes proponerles que hagan algo muy útil: deben buscar un cordón rojo –es un color muy positivo- y átarlo a su muñeca.

Será un recordatorio de que el primer día de clase les van a pasar cosas buenas pero, insiste mucho en esto, solo si ellos quieren que pasen.

 

La importancia de la ropa
Segundo consejo: recomienda a tu hija o hijo adolescente que decida con unos días de antelación la ropa que llevará en esa primera jornada escolar. Proponle que elija prendas cómodas pero con las que se sientas atractivo. Dile que busque aquello que mejor le sienta y que le favorece. Vestir esa ropa le hará estar más seguro de si mismo y sólo eso ya conseguirá que todo sea más fácil.

 

Descansar bien es fundamental
A tu adolescente le conviene estar este primer día de escuela descansado. Por ello recomiéndale que empiece a cambiar su horario de verano unos días antes. Es importante que la noche anterior descanse bien. Si cuando selevante está agotado y comienza así la jornada será muy, muy difícil que todo salga bien. Pero si unos días antes ya comienza a cambiar su horario y, va adelantando unos minutos cada día la hora de levantarte, irá acercándote a la hora habitual durante el curso, la noche antes del primer día conseguirá descansar bien y por la mañana se sentirá dispuesto para empezar el primer gran día del resto de tu vida.