¿Qué es el embarazo molar?

Síntomas, riesgos y tratamiento

mola hidatídica
Mola hidatídica, vista axial tomada por un CAT scan.

Hellerhoff/CC BY-SA 3.0/Wikimedia Commons

Un embarazo molar, también conocido como una mola hidatiforme o mola hidatídica, es el resultado de una fecundación defectuosa, que desafortunadamente impide la formación de un feto.

Las molas pueden darse de dos formas:

  1. Embarazo molar completo—El óvulo fecundando no posee información genética. El espermatozoide inicia la división celular y se forma una placenta, pero no existe un embrión.
  2. Embarazo molar parcial—Se da cuando dos espermatozoides fertilizan el mismo óvulo. En estos casos, la masa que se forma puede contener una mola y el inicio de un embrión, pero este tiene defectos severos y es pronto absorbido por la mola.

    Factores de riesgo

    No se conoce a ciencia cierta por qué se dan los embarazos molares, pero sí se han identificado factores de riesgo:

    • Edad: El riesgo es mayor en embarazos después de los 35 años. Las embarazadas adolescentes también corren un mayor riesgo.
    • Antecedentes: Si ya has tenido embarazos molares, es más posible que se repita. También estás en riesgo si has tenido múltiples pérdidas con anterioridad.
    • Deficiencias en tu dieta: La falta de caroteno, que es una forma de vitamina A, podría aumentar tu riesgo de un embarazo molar. Una dieta baja en proteína y grasa animal también podría perjudicarte (te puede interesar: Tu dieta en el embarazo: los nutrientes que necesitas).
    • Ovulación estimulada: Estimular la ovulación con medicamentos (cuando tienes problemas de fertilidad), también te pone en riesgo de una mola hidatiforme.

    Síntomas

    Un embarazo molar empieza como cualquier otro, con una prueba positiva y los síntomas tempranos del embarazo.

    Las señales que podrían alertarte sobre un embarazo molar son:

    • Incomodidad en el área pélvica
    • Niveles de hCG elevados para la edad gestacional
    • Expulsión de tejido que se ve como pelotitas, parecido a un racimo de uvas.

    Diagnóstico

    Para confirmar un embarazo molar, tu médico puede realizar un examen pélvico, pruebas de sangre y un ultrasonido.

    El examen pélvico revela el tamaño de tu útero, que en la mitad de los embarazos molares suele ser más grande de lo esperado para la edad gestacional, o más pequeño en 30% de los casos.

    La prueba de sangre es un análisis cuantitativo de la hormona hCG, conocida como la hormona del embarazo. Niveles elevados para la edad gestacional señalan un posible embarazo molar u otra complicación.

    Mediante una prueba de ultrasonido tu médico puede verificar la presencia de la mola. En casos de embarazo molar completo, se ve como un montón de pelotitas, una formación similar a un racimo de uvas (como en la fotografía). De esta forma tu médico también constata que no hay latidos del corazón ni un embrión.

    Tratamiento

    Un embarazo molar no es viable. Todos los tejidos de la mola deben ser removidos, de lo contrario podrían convertirse en una masa cancerígena. El procedimiento más común para extraerlo es un legrado, que suele hacerse por succión o aspirado.

    También puedes tener una histerectomía si no quieres volver a tener un embarazo.

    Tu médico te dará seguimiento hasta que tus niveles de la hormona hCG vuelvan a la normalidad. Entre seis a doce meses después debes ser revisada otra vez para verificar que no hayan tejidos restantes que se hayan convertido en molas invasivas o cancerosas.

    Debes esperar un año antes de intentar quedar embarazada nuevamente. Después de un embarazo molar, solo tienes un 1% de posibilidades de que se repita la mola, pero si has tenido dos embarazos molares, el riesgo de tener un tercero es de 32%.

    Fuentes:
    American College of Obstetricians and Gynecologysts. Early Pregnancy Loss: Miscarriage and Molar Pregnancy. Accedida 13 de abril del 2013.
    American Pregnancy Association. Molar Pregnancy. Accedida 13 de abril del 2013.
    Chun, T., MD, and Dickman, E., MD. Molar Pregnancy. Western Journal of emergency Medicine. May 2010; 11(2).
    UpToDate. Gestational trophoblastic disease: Management of hydatidiform mole. Accedida 13 de abril del 2013.
    Biblioteca Nacional de Medicina. Mola hidatiforme. Accedida 12 de abril del 2013.