Ellas arriba: roles de pareja

¿Cuánto han cambiado los roles dentro de la pareja?

Couple cuddling in bed
Dean Mitchell/Vetta/Getty Images

 El otro día chateaba con un lector en Facebook. Hablábamos de la vida y terminamos en el comportamiento esperable de la mujer y el hombre en el amor. Pregunté qué era lo "esperable" en cuanto al amor de una mujer y obtuve los adjetivos: "sumisión", "seducción", "resistencia", "descontrol", "amor", "placer". Me llamaron la atención, sobre todo, "sumisión" y "resistencia". "Y ella, abajo, obvio", dijo mi interlocutor.

 

Ellas abajo

Abajo tiene una connotación de rendición, de sumisión. Cuando hablamos de posiciones sexuales, la mujer abajo es la más tradicional de todas. Pero no se trata solo de la posición física a la hora de hacer el amor, sino de el rol tradicional de la mujer en la historia de Occidente. 

El rol femenino ha sido históricamente supeditado al masculino en la mayoría de los campos sociales y culturales. Eso se traducía también a los roles dentro de la pareja, a la forma de amar y comportarse. Se esperaba de la mujer esa suavidad en el trato, la sumisión gozosa en la cama, un poco de resistencia excitante que provoca al hombre en su afán de cazador. Al mismo tiempo, se deseaba una entrega total, un descontrol en la intimidad y la confianza ciega y admiración en el compañero.

Ellas abajo tenía su encanto, sin duda. Los hombres entendían qué papel tenían las mujeres y delegaban en ellas las tareas domésticas y de crianza que no querían ocupar.

Ellas, por su lado, usaban sus artes aniñadas para vivir cobijadas bajo el manto protector de su hombre, más o menos ajado, sin más que preocuparse por los asuntos domésticos, pero sin decisiones de peso (por lo menos públicamente, todos sabemos del poder de las mujeres puertas a dentro). 

Ellas arriba

Esta es la posición que yo elegí en mi conversación con el lector. "Ellas arriba, siempre". Y no me refería solo, y de nuevo, a la posición sexual, que realmente encuentro es la más satisfactoria para nosotras, sino a la filosofía del amor. Ellas arriba significa que las mujeres toman sus propias decisiones, eligen, descartan y se permiten equivocarse. 

Este rol dentro de la pareja ha cambiado la perspectiva de qué es una relación amorosa y cómo se funda y se transita esa relación. Si ellas son independientes emocionalmente, si no necesitan del manto protector del hombre, si no son sumisas y no quieren resistirse a nada... es más, invitan a nuevas propuestas. Si ellas quieren dominar y tener el control y no quieren ocupar tampoco esos roles domésticos que ellos no deseaban. ¿Cómo se equilibra esta nueva pareja?

Un rato cada uno. Abriendo el juego

No hay una solución prefabricada para las nuevas parejas. Las generaciones nuevas están creciendo con la diversidad y globalización: parejas interraciales, personas multirraciales, personas multisexuales, matices en las sexualidades que dejan fuera las etiquetas de género, parejas que conviven en casas diferentes, en continentes diferentes, sexo virtual, sexo grupal, mujeres en posiciones sociales, políticas y económicas muy relevantes, hombres que se quedan en casa.

Todo vale, todo está bien si está consensuado por uno, dos o más personas. 

Entonces, nuestra vieja discusión de quién va "arriba"y cómo son los roles, queda deshecha y abandonada por la aplastante dinámica de la actualidad que viene. En realidad, ni siquiera la postura de ellas arriba corre más. El feminismo más rabioso queda atrás, lo mismo que el machismo o cualquier clase de "ismo" que se desdibuja en la libertad de los individuos de elegir cómo, dónde y a quién amar.