¿El yoga sirve para perder peso?

yoga felicidad
El yoga nos hace estar más satisfechos con nuestro cuerpo y nos ayuda a tener mejores hábitos alimenticios. ©Peter DeMarco/ Getty Images

Hay muchas preguntas sobre el yoga y sus efectos en nuestro cuerpo. De hecho, dado que la parte más conocida de la disciplina es el yoga físico, no es raro que por fuera de India que es donde se ha preservado su tradición, este antiguo conocimiento sea equiparado a un magnífico ejercicio para estar en forma, para aumentar la flexibilidad, mejorar el tono muscular y en general para vernos mejor. El yoga, además, tiene algunas posturas que ayudan a hacer el cuerpo más ligero.

No es equivocado afirmar que el yoga tiene como resultado todo lo anterior. Lo que sucede es que, por una parte, no hace justicia a todas sus bondades corporales (siendo el yoga toda una práctica curativa y reparadora, sin mencionar sus efectos en otros aspectos) y, por otra, este énfasis más que perseguir la salud resalta unos cánones de belleza nocivos y esto se aleja del sentido más profundo tras la tradición.

Una consecuencia de esto es que algunas personas que no se sienten satisfechas con sus cuerpos jamás consideran practicar yoga porque creen que es para gente delgada. Esto es falso: el yoga físico debe adaptarse a cada individuo, y aunque es común que las mismas secuencias sean enseñadas o impartidas para una diversidad de públicos, cada uno debe elegir una práctica acorde con sus capacidades, saber que el yoga no tiene que ser extenuante, ni exigir al cuerpo lo que no puede dar.

La fuerza muscular y la agilidad, así como un cuerpo más armonioso y esbelto posiblemente llegarán como parte del proceso de autoconocimiento y de recuperación de la salud natural, pero no es jamás un requisito y menos el  fin último.

Si en el momento en que asistimos a una clase de yoga, se siente que hay un ambiente superficial y de “culto al cuerpo”, o que se debe ser esto o aquello para hacer yoga (joven, ágil, experto, fuerte, delgado), entonces se ha perdido el espíritu del yoga.

El yoga sí incorpora un trabajo físico, que trabajará los órganos internos, los músculos, la flexibilidad de la columna vertebral, los puntos energéticos, los canales de desintoxicación. Pero el yoga no tiene como objetivo darnos una rutina de ejercicios únicamente para que nos veamos mejor, sino para que estemos más saludables, tranquilos, expandidos.

Entonces, ¿el yoga nos ayuda a adelgazar?

Es posible. En muchos casos el yoga ayuda a perder peso, pero el resultado depende del tipo de yoga, de la regularidad con que se practique, y de un cambio en los hábitos alimenticios. El yoga trabaja diferentes aspectos psicológicos y emocionales, dándonos un equilibrio interior. Cuando esto sucede, estamos más tranquilos y conectados con nuestro cuerpo, por lo cual comeremos lo justo si sentimos hambre, y vamos a preferir alimentos nutritivos, sanos, naturales que nos hacen bien. De una forma paulatina, sin dietas y con equilibrio, es común que dejemos de comer por ansiedad y nos alimentemos más sanamente y también que casi naturalmente vayamos incorporando hábitos mucho más sanos. Como consecuencia de esto, lo más seguro es que mejore nuestra figura, pero en el camino de la salud y no de la obsesión por la belleza que tanto nos maltrata.

Otra posible consecuencia es que la gente vaya a practicar yoga con la expectativa de perder peso. Es indudable que dentro de sus más notorios beneficios está darnos flexibilidad y mayor tono muscular, y que moldee el cuerpo. Algunas posturas ayudan a tonificar y a disminuir la grasa localizada, dándonos una figura más armoniosa. El yoga quema calorías, pero el hatha yoga clásico es suave y no es un ejercicios cardiovascular. El vinyasa, que es su versión más activa y también más atlética y exigente, sí es un ejercicio cardiovascular que puede ejercer un efecto más notorio de pérdida de peso. También el ashtanga y el power yoga son algunos estilos de yoga intensos que pueden ayudar a perder peso. Aunque si el objetivo es exclusivamente adelgazar puede que quien busque un intenso “workout” para alcanzar el cuerpo de una super estrella, termine algo decepcionado.

Es mejor que se busque formas de ejercitarse más efectivas, o combinar el yoga con otras formas de ejercicio cardiovascular que queme más calorías.