El verdadero rey de los anillos

Conoce lo que significan los anillos en el tronco de un árbol

Anillos de un árbol
Anillos de un árbol. Getty Images

Cuando vemos a alguien con la piel muy arrugada, lo primero que pensamos es que esta persona debe haber vivido muchísimos años. Inmediatamente asociamos estos surcos y manchas en la piel con su edad. Pero existen personas de edad avanzada que no lo aparentan y muestran muy pocos indicios de envejecimiento. Otros mucho más jóvenes que por una razón u otra aparentan tener mucha más edad de la que realmente tienen.

Pues con los árboles sucede lo mismo. Podemos ver un árbol con ciertas características y pensar que tiene todos los años del mundo, o por el contrario ver uno muy pequeño y pensar que tiene pocos años. Igual que con los seres humanos, una cosa es la apariencia física y otra su verdadera historia y edad cronológica.  Entonces la mejor forma de conocer la verdadera edad de un árbol y sobre su pasado, es a través de la lectura de sus anillos. 

Qué significan los anillos

De seguro has visto alguna vez el tronco de un árbol cortado a la mitad y habrás notado la cantidad de anillos o círculos que hay marcados en su interior. Estos se van extendiendo desde el centro del árbol hacia fuera y en forma circular según el árbol crece.

Estos anillos se hacen más anchos según se separan del centro, como si fueran las ondas que se forman en el agua cuando lanzamos una piedra. Estos no solo marcan la edad del árbol, sino que también nos pueden dar detalles sobre el tipo de vida que ha llevado.

Cuánto tarda la formación de un anillo 

Lo primero que hay que saber es que cada anillo marca un periodo de aproximadamente un año. Así que si encontramos cinco anillos en un árbol, esto significa que el árbol tiene cinco años de vida. La lectura se hace desde el centro hacia afuera. Su primer año de vida lo marca el anillo más al centro.

 

Si te fijas con detenimiento, verás que no todos los anillos son iguales. Según los árboles se van desarrollando, estos van pasando por diferentes etapas de crecimiento y experiencias de vida. Unas de mayor abundancia y alimentos, otras de mayor sequía y escasez. Así que todas estas diferentes etapas van quedando marcadas en estos anillos sirviendo como testimonio de lo que pasó en cada etapa y cada año en específico.

Lectura básica de los anillos

Entonces si un árbol tiene cinco anillos, sabemos que ese árbol tiene cinco años. Pero si nos fijamos detenidamente, notaremos que algunos anillos pueden ser más anchos que otros o mostrar diferentes tonalidades en la madera.

Por lo general un anillo ancho y bien marcado significa que ese año el árbol recibió buena alimentación, agua suficiente y el sol necesario para un crecimiento saludable. Si por el contrario el anillo es estrecho y no muy definido, podemos intuir que ese año no recibió los cuidados adecuados y que estuvo algo mal nutrido.

Los anillos y las estaciones del año

El color y el ancho en el centro de los anillos también se ven afectados por las estaciones del año. Según los árboles crecen, estos desarrollan células y tejidos.  Así que dependiendo de la estación del año donde estos se creen, variarán las características de estos anillos.

Los anillos desarrollados durante la primavera suelen ser mucho más anchos y de tonalidades más claras que los que se crean durante el otoño.

Esto se debe a que en la primavera existen las condiciones ideales para que los árboles se desarrollen. Así que aprovechan esta época para estirarse utilizando ricos nutrientes y aprovechando el sol que brilla en esta época del año. Lo contrario sucede con el otoño y el invierno, donde la producción de tejidos disminuye. 

Qué más nos dicen los anillos 

Igual que con nosotros los seres humanos, son muchos los factores que pueden moldear el desarrollo de un árbol. Estudiando sus anillos encontraremos un recuento cronológico de su pasado y de sus experiencias sobre este mundo. Inclusive, los anillos de un árbol nos pueden ayudar a identificar en qué año hubo una gran escasez de agua, una inundación o quizás una fuerte nevada en esa región específica.

Los árboles no sólo nos proveen oxígeno, sombra, madera y alimentos, pero también nos sirven como testimonio de la evolución de nuestro planeta. Estudiar sus anillos nos puede ayudar a conocer eventos importantes del pasado, sus consecuencias en la naturaleza y a saber cómo prepararnos en caso de que vuelvan a repetirse.