El uso de condones para adolescentes

Método anticonceptivo y barrera contra las enfermedades de trasmision sexual

Condones
Es importante que los adolescentes sepan cómo usar un condón. Getty Images

La adolescencia es la época de la vida en la que la mayoría de las personas comienza a tener relaciones sexuales. Por eso es tan importante que los jóvenes cuenten con una información sexual correcta y completa. Asegurándonos de que acceden a ella los protegemos de los riesgos que conlleva el sexo, fundamentalmente de los embarazos no deseados y de las enfermedades de transmisión sexual.

Un método eficaz para evitar ambos problemas son los condones o preservativos.

Y no sólo eso, por sus características son uno de los mejores métodos para los adolescentes que mantienen relaciones sexuales. Es además el método más utilizado por los adolescentes pero para que su uso sea seguro es necesario conocerlos bien.

Algunos padres de adolescentes sienten verguenza al hablar con sus hijos de sexualidad o creen que no serán capaces de explicarles a sus hijos e hijas qué es un condón, para qué sirve y cómo se utiliza. Otros creen que si les explican todo esto, están lanzado a sus hijos a tener relaciones sexuales precoces. Pero lo cierto es que nada de esto es así. La posible verguenza puede vencerse y tener una buena educación sexual no hace que chicos o chicas empiecen antes a tener relaciones sexuales. Generalmente es al contrario, si disponen de la información adecuada es más probable que no tengan relaciones sexuales hasta que no estén preparados para ello y además esa educación les garantiza que cuando lo hagan estarán más seguros.

 

Qué es un condón

Un condón, preservativo, profiláctico o goma, como también se los conoce en el lenguaje coloquial, es un método anticonceptivo de los llamados de barrera. Eso quiere decir que evitan que el semen que contiene los espermatozoides capaces de fecundar el óvulo lleguen a la vagina.

Pero además, los condones son también un método para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea, la clamidia, la sífilis o el sida, entre otras.

 

Qué tipos de condones existen

Existen condones masculinos y condones femeninos. Aunque el uso de estos últimos está muchísimo menos extendido. Los más frecuentes y conocidos son los masculinos. Estos últimos son una funda fina hecha generalmente de un producto llamado latex que recubre el pene. El condón femenino también es una funda fina pero generalmente fabricada con poliuretano, también tiene un extremo cerrado, como los masculinos, y un anillo en el extremo abierto.

 

Cómo se usan

Tanto los femeninos como los masculinos deben colocarse siempre antes de la penetración. En el caso de los femeninos, el extremo cerrado se coloca en el interior de la vagina y el anillo del extremo abierto fuera.

Los preservativos masculinos deben colocarse sobre el pene erecto. Para colocarlo, el condón se sitúa sobre el glande y se va desenrrollando hasta llegar a la base del pene. Con dos dedos se sujeta el extremo cerrado para dejar una pequeña cavidad en la punta del condón que será donde se quede el semen cuando el chico eyacule.

Para que sea más seguro es conveniente que tras eyacular, se sujete la base del condón mientras el hombre saca su pene de la vagina. Y también es importante que esta operación se haga con el pene aún erecto para evitar que el condón se salga dentro de la vagina y el semen o parte de él lleguen a esta.

Es importante saber que no puede usarse a la vez preservativo masculino y femenino ya que pueden adherirse entre sí dentro de la vagina y provocar que uno de ellos se salga.

Cuando se utilizan lubricantes junto a los preservativos estos deben tener como base agua y glicerina o silicona médica pero no aceites. También es importante que se guarden en lugares adecuados. Por ejemplo, si se lleva durante mucho tiempo un profiláctico en el bolsillo o en la guantera del coche puede acabar deteriorándose. Y es fundamental asegurarse de que no está cadudado. Para ello deberemos mirar su fecha de caducidad.

Además, no hay que olvidar que los preservativos son para un solo uso, nunca debe volver a usarse un condón ya utilizado.

 

Quién puede usarlos

Casi cualquier persona puede usar un condón ya que no tienen ni incompatibilidades ni efectos secundarios, excepto en las personas alérgicas al latex, en el caso de los masculinos, o al poliuretano, en el caso de los femeninos.

Pero incluso estas personas pueden encontrar preservativos de materiales especialies para alérgicos al latex.

 

Cómo conseguirlos

Los preservativos son productos sanitarios sujetos a estrictas reglamentaciones y controles en la mayoría de los países. En Estados Unidos pueden adquirirse sin receta en farmacias y supermercados. También en algunas escuelas, en máquinas expendedoras o en asociaciones de planificación familiar.

 

Su eficacia

Aunque la eficacia de los condones está suficientemente probada, esta no es del 100%. Diferentes causas como mal uso, rotura del preservativo u otras hacen que, según las estadísticas, cada año unas 15 de cada 100 parejas que usan condones como único método anticonceptivo tengan un embarazo.