El universo es un ser vivo

Las ideas evolutivas aplicadas al cosmos de Lee Smolin

Lee Smolin
Lee Smolin en 2011 durante el Festival de ideal de Ottawa (Canadá), creador de la teoría del cosmos viviente. Pearl Pirie/Creative Commons

El universo está vivo. Se trata de una conclusión que la teoría del universo inflacionario ha puesto de moda y que respondería algunos de los grandes enigmas del cosmos. El valedor de tan controvertida hipótesis ha sido Lee Smolin, actualmente en el Instituto Perimeter de Física Teórica de Ontario (Canadá) quien, como Alan Guth y Andrei Linde, considera que todo el cosmos es un complejo sistema en el que nacen y mueren continuamente universos.

La selección natural también afecta a los universos

Constantemente observamos en el universo actividades que parecen propias de seres biológicos. Como escribía el astrónomo Nigel Henbest en la revista Nature: “Una persona ajena que escuche a algunos astrónomos discutiendo sobre galaxias podría confundirlos con biólogos discutiendo un ecosistema”: galaxias que se devoran, estrellas que nacen, mueren y se colapsan convirtiéndose en estrellas de neutrones, agujeros negros o que terminan apagándose lánguidamente.

La visión no puede ser más grandiosa y perturbadora para la razón. Cada vez que colapsa un agujero negro en una singularidad y se forma un nuevo universo recién nacido, las leyes de la física se alteran al eliminarse el propio espacio tiempo y formarse de nuevo.

La teoría se conoce como "selección natural cosmológica" (también "teoría de los universos fecundos") propuesto en el libro The life of the Cosmos de 1992 donde se aplica los principios de la evolución a las escalas cósmicas.

Los agujeros negros generan nuevos universo-hijos

La idea principal sobre la que trabaja la cosmología de Smolin supone que cada agujero negro provoca la aparición de un nuevo universo al "otro lado", con similares parámetros físicos (masa de las partículas, constante de Planck) a los del universo madre, aunque con ligeras diferencias.

Cada universo generará tantos nuevos universos como agujeros negros produzca.

"El mecanismo por el que las leyes de Darwin se puedan hacer extensibles a las estrellas se encuentra en el número de agujeros negros que habitan un universo. Cuantos más agujeros negros existan, más probabilidades tiene el cosmos de reproducirse y de dominar a sus competidores", asegura Smolin en una entrevista publicada en la revista Muy Interesante.

El proceso es semejante a las mutaciones que sufren los seres vivos y que proporcionan precisamente la enorme variedad de vida orgánica sobre las que opera la selección natural. Según Smolin, “cada universo recién nacido no es una réplica perfecta de su padre, sino una forma ligeramente mutada”.

Si la herencia es uno de los aspectos de los seres vivos, el Universo, como todos los demás universos, está literalmente vivo, incluso se cumplen a escala cósmica las leyes de todos los seres vivos sobre el planeta: “los universos más exitosos son los que dejan una mayor descendencia”.

Una población evolutiva de universos

Como dice el astrofísico John Gribbin en su libro En el principio...El nacimiento del Universo viviente (1994), “los cosmólogos tienen que aprender a pensar como biólogos y ecólogos, y a desarrollar sus ideas no en el contexto de un único Universo, sino en el de una población evolutiva de universos.

Cada universo comienza desde su propia gran explosión o Big Bang, pero todos los universos están interconectados de maneras complejas por agujeros negros que son cordones umbilicales, y los universos estrechamente relacionados (parientes) comparten la influencia genética de un conjunto similar de leyes físicas”.

Lo que seduce de esta propuesta singular es que el nacimiento de universos vivientes dan lugar inevitablemente al nacimiento de los planetas donde se desarrolle la vida de los cuales puede estar plagado el cosmos.

La controversia entre físicos aparece tras el concepto de si la transferencia de información del universo generador al universo hijo se puede realizar por un agujero negro. La mayoría sigue a Stephen Hawking, quien defiende que en un agujero negro se pierde la información, por lo que no sería factible que los nuevos universos tengan las características de los padres.

Cualidades antrópicas

Lo más curioso es que el hecho de que nuestro universo presente unas características únicas para que aparezca la vida es debido a que existe una selección natural de universos. A estas carcaterísticas únicas se las conoce como "cualidades antrópicas".

Este concepto lo explica James Garner en El universo inteligente con el hecho de que "las leyes y constantes de la naturaleza parecen estar ajustadas con una precisión extraordinaria y en contra de toda p`robabilidad para favorecer la emergencia de la vida y su subproducto, la inteligencia".