El trabajo en equipo en familia

Enseña a tus hijos habilidades para la vida

trabajo colaborativo
Vale la pena compartir la chamba. © Iakov Filimonov | Dreamstime.com

Para desarrollar habilidades hacia el éxito en la vida, no hay nada como el trabajo en equipo. En casa puedes aprovechar a la familia para enseñar a tus hijos a colaborar con otros, compartiendo responsabilidades y puntos de vista.

Trabajar juntos por un solo fin les puede brindar los siguientes beneficios a tus hijos:

  1. Descubrir sus talentos.

    En un trabajo colaborativo, se ven las fortalezas personales de cada miembro del equipo.

    Por ejemplo, si te juntas con tus hijos para montar una fiesta, habrá quién es imaginativo para idear un tema, otra que sabe dibujar y diseñar invitaciones, otro que es organizado para planear tiempos y la colocación del mobiliario, alguien con buen sazón para la comida y finalmente, la persona a quién todos conocen por extrovertido y jala a la gente para que asistan a la pachanga.

    Obviamente, los resultados de este trabajo en equipo serán mucho más ricos que lo que pudiera lograr cualquier persona sola.

    Al trabajar en equipo en familia donde todos son valorados por sus contribuciones, cada uno de tus hijos puede empezar a ubicar sus propias fortalezas. Tú también te podrás dar cuenta de lo mismo para ir echándoles porras y apoyando su auto estima.

  1. Fomentar el liderazgo.

    Durante un proyecto en equipo, habrá oportunidad para más de un líder por el camino. Como no todos pueden hacer lo mismo al mismo tiempo, es importante destacar el papel protagónico de cada uno de tus hijos en diferente momento.

    Entre más puedan, varien la actividad para que todos tengan la oportunidad de mandar a los demás por ratitos.

    Por ejemplo, si están haciendo pan de muerto, puedes ir pasando la receta de hijo en hijo para que cada uno se encargue de decir a los demás lo que tienen que hacer.

  2. Desarrollar habilidades de organización.

    En un trabajo en equipo, se tiene que seguir una secuencia con tareas claramente definidas para cada persona.

    Si tus hijos te ayudan a planear la actividad antes de empezarla, invítalos a especificar cuánto tiempo debe tomar cada parte de la tarea, quién la va a hacer y qué materiales se necesitan.

  3. Enseñar la responsabilidad.

    Colaborar en equipo les da a cada uno de tus hijos el sentido de la importancia de su parte del trabajo. Sin su contribución no pueden lograr los mismos resultados.

    Por lo tanto, es importante hacer que todos se sientan con la responsabilidad de cumplir, ya que su esfuerzo es necesario para el éxito de todos.

  1. Mejorar la comunicación.

    Para llevar a cabo una actividad colaborativa, hay que saber escuchar, dialogar y expresar ideas y sentimientos.

    La buena comunicación entre hermanos, padres e hijos es necesaria para echar a andar el proyecto y llevarlo a feliz término.

    Si tratas de organizar a tus hijos para que colaboren y no tienes éxito, vuelve a empezar pidiendo a todos su punto de vista, y exigiendo que todos atiendan la contribución de cada uno.

  1. Forjar lazos de solidaridad y unión familiar.

    Trabajar juntos les da una meta común a los miembros de la familia. Sacrificar el tiempo personal dedicado a las responsabilidades de la oficina o asuntos de negocios puede ser difícil, pero vale la pena.

    Tiempo de calidad invertido en trabajo colaborativo rendirá grandes frutos: tus hijos tendrán la oportunidad de buscar el bien común e identificarse con los valores y metas familiares.

    Por medio de estas experiencias, se estrecharán lazos entre ellos y con ustedes sus papás.

  2. Sentir pertenencia.

    Los niños quienes tengan la experiencia de compartir actividades y proyectos en familia se sienten como miembros queridos e importantes de un grupo que los acepta incondicionalmente.

    Ellos se identifican con la familia y sienten el apoyo de sus padres y hermanos para lograr metas y resolver problemas.

  3. Proyectos que se prestan para hacerlos en familia:
    • Adornar la casa para algún día festivo
    • Organizar una fiesta
    • Hacer una mudanza
    • Sembrar el jardín
    • Organizar los juguetes
    • Hacer pan
    • Ensayar un tema musical, de baile u obra de teatro