El suicidio entre las adolescentes latinas

Dieselgeek

Los datos sobre el suicidio entre las adolescentes latinas en Estados Unidos son alarmantes. Según las cifras del Centro de Control y Prevención de Enfermedades, en 2013, un 26% de las chicas latinas en Estados Unidos contempló la idea de suicidarse, 4% más que los números registrados en el año 2011. Esas cifras son más altas que las registradas entre las jóvenes de las otras comunidades que conviven en el país: el 21% de las adolescentes de raza blanca tuvieron esos mismos pensamientos y el 19% de afroamericanas.

Y esas son las cifras de las chicas que lo han pensado, en cuanto a las que han intentado suicidarse, otra vez los datos ponen el foco sobre las adolescentes latinas. En el 2013 el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estadounidense informó que 15,6% de las adolescentes latinas intentaron suicidarse en comparación con un 10,7% de jóvenes afroamericanas y un 8,5% de adolescentes blancas

Por eso es importante que las familias hispanas en las que hay chicas adolescentes estén informadas sobre el suicidio en la adolescencia.

Si las familias tienen información suficiente serán capaces de actuar a tiempo y evitar una tragedia.

 Causas

Por lo que respecta a las causas que están provocando esta epidemia, los expertos señalan algunas:

  • Brecha cultural. La principal sería la brecha cultural que se produce en las vidas de estas chicas. Sus padres y madres generalmente se han educado en sus países de origen e imponen en la vida de sus hijos normas mucho más rígidas que las que imperan en la vida de las chicas cuyos padres se han educado en los Estados Unidos. Eso hace que lo que las adolescentes viven en casa sea muy diferente de como ellas ven que viven sus compañeras de escuela. Y eso puede provocarles angustia, inquietud o incluso depresión.

     

    Qué hacer

    • Comunicación. La principal medida para evitar el suicidio es la comunicación. Hay que conseguir comunicarse con las adolescentes. Hay que hablar con ellas, estar al tanto de lo que ocurre en sus vidas, aunque sea difícil porque a esa edad suelen ser muy cerradas, aunque tengamos poco tiempo para dedicarlo a ellas, hay que escucharlas. Y es muy importante que no se evite el tema del suicidio. Muchos padres y madres creen que si lo hablan con sus hijos pueden despertar la idea de la muerte en ellos, pero los expertos aseguran que es al revés. Los padres que hablan del suicidio con sus hijos y les hacen ver que es un hecho sin vuelta atrás y el dolor inmenso y permanente que les causaría el suicidio de una hija, consiguen que las adolescentes sean más conscientes de la gravedad de una situación como esa.
    • Siempre, actuar. Y no dejar pasar nunca una amenaza de suicidio o la sospecha de que nuestra hija puede estar considerándolo. Si nosotros no sabemos cómo enfrentarlo debemos buscar ayuda: los consejeros de la escuela, el doctor de nuestra hija, las asociaciones de ayuda a los adolescentes o para prevenir el suicidio que funcionan en muchas ciudades nos darán soporte para ayudar a nuestras hijas.