El Sótano de las Golondrinas

01
de 05

El abismal Sótano de las Golondrinas

Sótano de las golondrinas
Descenso a rappel en el sótano. Justin Lewis/ Stone/Getty Images

Algunos lo han llamado “la última frontera de nuestra planeta”, se trata del Sótano de las Golondrinas, uno de los abismos más grandes que existen en la Tierra. Esta impresionante sima se localiza en la exuberante región de la Huasteca Potosina, dentro del territorio del estado de San Luis Potosí.

A pesar de sus dimensiones descomunales, su descubrimiento ocurrió hasta el año de 1967, cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Texas se encontraban haciendo estudios sobre las aves de la región.

Hoy en día, el Sótano de las Golondrinas sigue siendo un punto de interés científico, pero  también se ha convertido en uno de los mayores atractivos turísticos de la Huasteca.

A continuación te presentamos lo que hace tan espectacular a este monumento natural considerado una de las 13 maravillas naturales de México.

02
de 05

La sima más grande del mundo

Sótano de las Golondrinas
Vista de la profundidad del sótano desde el borde de su boca. Flickr/ Emigdio Hernández/ Creative Commons

Pararse frente a la boca de este gran abismo es algo no apto para cardiacos.  De acuerdo con las medidas registradas por los espeleólogos, el  Sótano de las Golondrinas tiene una caída libre de 376 metros, a lo cual se suma otra cavidad horizontal en su parte baja, dando un total de  512 metros de profundidad, suficiente como para alojar en su interior al famoso Empire State.  

La caverna tiene forma de campana, es decir, mientras el diámetro de su boca es de 60 metros, su parte inferior se amplía hasta los 300 metros.  

03
de 05

Refugio de aves

Sótano de las gOLONDRINAS
Cotorros verdes sobrevolando el abismo del sótano. Foto Onixmtz / Creative Commons

El Sótano de las Golondrinas no solo resulta espectacular por su profundidad, también lo es por la impresionante población de aves que anida en sus paredes, la cual se compone en su mayoría de vencejos, aves que dieron pie al nombre del sótano debido a su gran parecido con las golondrinas. En la parte cercana a la boca de la cueva, también se pueden ver colonias de cotorros Aratinga, conocidos como pericos mexicanos.

Los mejores momentos del día para visitar el sótano es durante las primeras horas del amanecer, entre las 6 y 7 de la mañana, pues es cuando se puede apreciar en toda su magnitud la salida de miles de aves que emergen de las profundidades de la caverna, y al atardecer, entre las 5 y 6 de la tarde, hora en que las aves regresan haciendo un vuelo en picada al interior de la caverna a una velocidad que sobrepasa los 200 km por hora. 

En el caso de las parvadas de cotorros verdes, se les puede observar a lo largo del día volando ocasionalmente en las partes altas del sótano.

04
de 05

Tour al Sótano de las Golondrinas

Sótano de las Golondrinas
Descenso en rappel al Sótano de las Huahuas. Justin Lewis/Stone/Getty Images

Puedes visitar el sótano por tu propia cuenta o contratando un paquete con una de las agencias ecoturísticas que operan en la zona de la Huasteca Potosina, las cuales suelen incluir dentro de la misma excursión, la visita a otros puntos de interés como los manantiales de aguas cristalinas de Tambaque y las hermosas Cuevas de Mantetzulel. 

Si prefieres un tour más extremo, puedes optar por los incluyen la visita al Sótano de las Huahuas, el cual es comparable en belleza con el  Sótano de las Golondrinas, aunque su profundidad es menor, por lo que podrás realizar el descenso a rappel hasta su parte baja para admirarlo en todo su esplendor.

Algunas opciones para contratar este tipo de tours son:

Mundo Extreme

Aventurs

Huasteca Tours

05
de 05

Cómo llegar

Sótano de las golondrinas
Vista desde el interior del Sótano de las Golondrinas. Tubb/Wikimedia Commons/ Free Art LicenseFREE ART LICENSE

El Sótano de las Golondrinas se encuentra en el municipio de Aquismón. Para llegar desde la ciudad de San Luis Potosí  debes conducir por la carretera número 70 hacia Ciudad Valles. Después de este punto, deberás seguir por la carretera número 85 que te llevará hasta Aquismón, en donde encontrarás los señalamientos que te llevarán hacia el sótano en 40 minutos. 

Para encontrar  rutas alternativas desde otras ciudades de México puedes consultar este planeador de rutas carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. 

Una vez que dejes tu vehículo en el estacionamiento de la reserva, deberás continuar a pie hasta el sótano por un camino pavimentado que implica el ascenso y descenso de 512 escalones.

Precios de entrada:

Boleto de entrada: 30 pesos

Derecho para acampar: 40 pesos