El sentido del humor en la adolescencia

Aprende a potenciar el de tus hijos

Un chico ríe
Sumon Mallick

El humor es una forma de ver la realidad en la que destaca el lado cómico, aquel que provoca risa. Hay muchos tipos de humor en los que influye, por ejemplo, la edad. Los niños no se ríen de lo mismo que los adultos. Y eso es porque el humor está directamente relacionado con la forma de pensar de cada uno. Por eso también en el humor hay diferencias culturales. Tampoco se ríen de lo mismo personas que pertenecen a culturas distintas.

Lo que sí tiene en común el humor para cualquier edad y cualquier cultura es que nos hace la vida mejor.

Desde el punto de vista de las emociones, reír es una magnífica fórmula para sentirse mejor. Incluso cuando no nos encontramos bien, durante los momentos de risa olvidamos aquello que nos preocupa y somos más felices.

Y esa emoción afecta a nuestro estado físico. Los estudios que se han realizado para analizar los efectos de la risa han demostrado que provoca un mejor funcionamiento del sistema inmunológico. Así que reír también mejora el estado de salud.

Pero además, la práctica del humor ayuda a desarrollar la inteligencia, también la inteligencia emocional.

Reírse de uno mismo es una buena forma de quitarse importancia, de poner distancia al mirarse. Y relativizar siempre proporciona una mirada más clara sobre las cosas. También sobre nosotros mismos.

Practicar el humor con los demás nos ayuda a socializar y, por lo tanto, a entender a los demás.

Y eso es también una forma de desarrollar nuestra inteligencia. El filósofo alemán Friedrich Nietzsche aseguró: “La potencia intelectual de una persona se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”.

Así que una vez que tenemos claro que el humor es imprescindible para tener una vida feliz, es fácil llegar a la conclusión de que es importante que ayudemos a nuestros adolescentes a desarrollar su sentido del humor.

Cómo desarrollar el sentido del humor de los adolescentes

  • Menos sentido del humor. Seguro que ya hemos detectado que los adolescentes tienen menos sentido del humor que los adultos. Esto es así por dos razones. Por un lado, para poder captar el sentido del absurdo de las cosas es necesario el desarrollo de una parte del lóbulo frontal que se desarrolla muy tarde y que en la adolescencia todavía no ha madurado completamente. Pero además, las personas que poseen un mejor sentido del humor son aquellas que tienen un buen dominio de sus emociones y en la adolescencia, por definición, chicos y chicas están todavía aprendiendo a hacerlo. Pero que a esa edad sea más difícil tener sentido del humor o un sentido del humor más sofisticado no significa que los adolescentes no sean capaces de ver el lado cómico de la vida.
  • Desarrollo de la inteligencia. El desarrollo del sentido del humor va ligado al desarrollo de la inteligencia. Cuando más inteligente es una persona más capacidad para el humor tendrá y de igual forma ocurre a la inversa, cuanto mayor es el sentido del humor de alguien más capacidad tiene de desarrollar su inteligencia. Así que ayudar a los adolescentes a desarrollar su inteligencia les ayudará también a aumentar su sentido del humor.
  • Ejemplos. Como en el resto de valores que queremos potenciar en los adolescentes, el ejemplo es la mejor fórmula para lograrlo. Si los chicos y las chicas crecen en un ambiente en el que hay sentido del humor, no necesitarán ningún esfuerzo para desarrollar esa capacidad.