El sabroso kinoto o kumquat

Un árbol decorativo con frutas repletas de vitaminas

El kinoto o kumquat
El kinoto o kumquat. Getty Images

Cuando tengo que explicar lo que es un árbol o arbusto de kinoto, lo primero que me viene a la mente es un árbol de naranja común trabajado bajo la técnica de bonsái. Debido a la forma de su tronco y sus ramas, este arbolito puede dar la apariencia típica de un naranjo en miniatura.

Sus frutos son muy similares a los del naranjo, sobre todo en el color y la textura de la piel. La mayor diferencia está en la forma y el sabor, ya que las frutas del kinoto tienden a ser más ovaladas, su tamaño es mucho más pequeño que el de una naranja y no son tan dulces o jugosas.

El kinoto o kumquat

El árbol de kinoto pertenece a la familia de los cítricos. Su nombre botánico es Citrus japonica o Fortunella pero se le conoce como quinoto, naranja china o kumquat Este es un árbol de crecimiento muy lento lo que lo hace ideal para cultivar en tiestos.

Sus orígenes lo remontan a la China aunque se desconoce la procedencia en su estado silvestre. Posiblemente porque es producto de antiguos injertos entre varias especies de cítrico.

Clima ideal

Siendo familia de los cítricos los climas que más le favorecen son los tropicales o subtropicales. Sin embargo este árbol tiende a soportar temperaturas bastante bajas mucho mejor que el resto de los cítricos.

Igual que los naranjos y limones, el kinoto necesita mucho sol para producir sus sabrosas frutas. Así que es importante plantarlo en zonas donde le llegue sol directo la mayor parte del año y gran parte del día, sobre todo durante el verano y el otoño.

Terreno y agua

Como con la mayoría de los cítricos, el terreno debe ser uno fértil y mantener buen drenaje. El kinoto disfruta la humedad en el medioambiente y en los terrenos pero no los encharcamientos. Entonces los riegos deben ser constantes y profundos, sobre todo en climas secos.

Los kinotos necesitan que el aire corra entre sus ramas y que el oxígeno llegue a sus raíces.

Es por esto que los terrenos no deben estar nunca compactados o ser demasiado arcillosos. La aireación del terreno se consigue promoviendo la buena actividad biológica en el mismo, ya sea a través de lombrices de tierra o agregando al subsuelo materia orgánica madura como la composta.

Polinización

Muy importante esto de la polinización, ya que sin ello no hay flor ni fruto. En el caso del kinoto la flor es hermafrodita, o sea que posee ambos sexos, así que ella se autopoliniza sin necesidad de que haya cruce de polen entre plantas de la misma especie. Muy conveniente si piensas sembrar solamente un arbolito.

Fertilizantes

Para mantener tu árbol saludable lo ideal es agregar composta orgánica al terreno antes de sembrarlo. Pero una vez tu árbol esté ya establecido, escoge un fertilizante con numeración balanceada de 15-15-15. Riega de forma abundante siempre que fertilices.

Zonas climáticas 

Cuando vayas a plantar un kinoto, recuerda que sus cuidados pueden variar dependiendo de la zona de clima donde vivas.  En lugares de clima seco los riegos deben ser más constantes. Por el contrario en climas tropicales donde la humedad suele ser constante, los riegos serán algo más moderados.

Si vives en zonas donde el clima se vuelve muy frío en otoño e invierno, lo ideal es cultivarlos en tiestos y entrarlos dentro de la casa o garaje durante los meses de más frío.

Colócalos donde les entre luz solar cerca de una ventana. 

Frutos

El fruto del kinoto se puede comer tal como sale del árbol. Para saber si la fruta está madura, asegúrate de escoger las más grandes y que ya muestren un intenso color naranja o amarillo. Simplemente agárrala con los dedos y gírala un poquito, sin hacer mucha fuerza. Si la fruta está ya madura se soltará solita de la rama. 

Con el kinoto la paciencia es clave, ya que estos árboles tienen un crecimiento algo lento. Así que es recomendable comprar un arbolito con buen tamaño y bien saludable. De esta forma no tendrás que esperar tanto para comenzar a recolectar sus frutos.