El regreso del dios Kukulcán a Chichen Itzá

Equinoccio en Chichen Itzá
Kukulcán descendiendo de "El Castillo". Foto por ATSZ56 / Dominio público

Uno de los fenómenos arqueoastronómicos más interesantes y espectaculares del mundo es el que tiene lugar en El Castillo, la pirámide maya más emblemática de la zona arqueológica de Chichen Itzá.

Durante los equinoccios de primavera y otoño, antes de la puesta del sol, sobre la balaustrada de la escalinata norte, un juego de luz y sombras provoca que los rayos del sol dibujen una serie de triángulos invertidos que asemejan el cuerpo de una serpiente cuya cabeza reposa al pie de la escalinata de la pirámide.

Dicha serpiente es asociada con el dios Kukulcán, uno de los personajes más importantes dentro de la mitología prehispánica, presente en otras culturas mesoamericanas bajo el nombre de Quetzalcóatl, traducido del náhuatl como “serpiente emplumada”.

Pero ¿qué hay detrás de la sorprendente arquitectura del Castillo que atrae a miles de turistas año con año para presenciar este grandioso acontecimiento? Aquí te lo explicamos.

La pirámide solar

Durante mucho tiempo se especuló si los mayas realmente habrían diseñado El Castillo con la intención de crear el efecto de la serpiente luminosa sobre la pirámide.

Gracias a la Arqueoastronomía, hoy se sabe que los mayas estudiaron minuciosamente  el movimiento del sol, lo cual les permitió registrar el movimiento del Astro Rey y hacer los cálculos matemáticos necesarios para orientar la pirámide de tal manera que, al colocarla con una latitud de 20º41 norte, los rayos del sol equinoccial alcanzaran una altura equivalente a la inclinación de la escalinata oeste.

De esta manera, es como se genera la proyección solar que hoy en día sigue maravillando al mundo, cuando Kukulcán parece iniciar su descenso a través de escalinata de la gran pirámide hasta perderse entre la selva a medida que transcurre el ocaso.

Pero las maravillas del Castillo no se limitan a este acontecimiento simbólico, ya que la estructura también funcionó como un enorme calendario en donde los mayas llevaron el registro de las estaciones del año, así como las temporadas de rituales y cosechas; ejemplo de ello son las cuatro escalinatas que componen el edificio, las cuales cuentan con 91 escalones cada una y que, al sumarlas con el ultimo piso de la pirámide, dan un total de 365, es decir, el número total de los días del año.

La acústica del Castillo también es algo sorprendente, ya que la disposición y orientación de sus escalones reproduce el sonido similar al de un quetzal (ave muy apreciada en el mundo prehispánico) cuando se aplaude frente a la escalinata.

Esto se debe a que la estructura escalonada hace que los sonidos de baja frecuencia reboten de una manera muy particular a medida que se expanden ascendentemente sobre la pirámide.

Según algunas hipótesis, en otro punto de la pirámide que aún no se restaura del todo, en teoría, también debería ser posible ver el ascenso de Kukulcán a la pirámide.

Otros eventos arqueoastronómicos imperdibles

Para sorpresa de muchos, el Castillo no es la única estructura donde se plasma la figura de Kukulcán durante el equinoccio, ya que este fenómeno también ocurre en Mayapan, la ciudad prehispánica que los mayas itzáes construyeron como una copia reducida de la misma Chichen Itzá.

Como es de suponerse, en Mayapán los mayas edificaron una réplica del Castillo, aunque tuvieron que cambiar las coordenadas de la pirámide para que en ella se presentara el mismo fenómeno de luz que ocurre en Chichen Itzá.

Un acontecimiento similar al de Chichen Itzá y Mayapan tiene lugar en la zona arqueológica de Dzibilchaltún aunque, en este caso, cuando el sol se posa en el horizonte antes de ocultarse, parece ser capturado en el centro del Templo de las Siete Muñecas, donde puede verse centrado en las ventanas del templo.

Tips para presenciar la aparición de Kukulcán

Ten en cuenta que el día del equinoccio, miles de turistas se dan cita en Chichen Itzá para presenciar el fenómeno de luz, por lo que te recomendamos llegar lo más temprano posible a la zona arqueológica; otra alternativa es contratar un tour con una agencia que te asegure la entrada al evento.

No olvides ir preparado con algo de comida para aguantar la espera. Lleva una botella de agua para hidratarte constantemente y utiliza bloqueador solar

Sigue las indicaciones de las autoridades dentro de la zona arqueológica y no invadas las zonas restringidas durante el evento.

La aparición de Kukulcán es visible el día del equinoccio, así como algunos días previos y posteriores al mismo. 

Otras opciones para presenciar eventos equinocciales son Mayapany la zona arqueológica de Dzibilchaltún, ambas localizadas en Yucatán.

Para que no te pierdas detalle de las zonas  que visites puedes darle un vistazo a nuestra guía para recorrer sitios arqueológicos en México.

Cómo llegar a chichen Itzá

Desde Cancún o Mérida toma la autopista que conecta a ambas ciudades y en la misma ruta encontrarás la carretera que conduce directamente a Chichen Itzá. En autobús encontrarás salidas diarias desde la central de autobuses de Cancún.

Horario: lunes a domingo de 8 am a 5 pm. La taquilla se cierra a las 4 pm.