El primer viaje de tu hijo solo

A qué edad pueden irse los adolescentes de vacaciones sin la familia

Todos los padres de adolescentes saben que un día sus hijos les plantearán que no quieren pasar las vacaciones con la familia porque prefieren viajar solos con sus amigos. Algunos padres de adolescentes no tienen ningún problema con eso. Pero muchos otros sí los tienen. Para empezar no saben a qué edad pueden permitir a sus hijos que vayan solos o con amigos de vacaciones, tampoco saben si sus hijos van a estar seguros, si es una buena idea o más tarde traerá complicaciones.

Lo cierto es que hay toda una serie de cosas que considerar y analizar antes de tomar la decisión de permitirlo. Y cuanto más y mejor lo piensen los padres, más garantías tendrán de que sus hijos o hijas adolescentes van a estar seguros.

Autonomía
Lo que es indiscutible es que los adolescentes deben ir teniendo más autonomía y más libertad cada vez. Sus padres tienen que ir soltando las amarras que crearon en la niñez de sus hijos porque estos deben madurar y deben aprender a hacer las cosas por sí mismos. Pero también hay que cuidar mucho de cómo se sueltan esas amarras para evitar disgustos y que el aprendizaje de los adolescentes hacia su vida adulta sea el correcto. ¿A qué edad pueden viajar solos?
Cómo en el resto de cuestiones sobre la edad a la que los adolescentes pueden adquirir mayor independencia, en esta tampoco hay una edad fija, dependerá del grado de madurez de cada adolescente.
Los padres deben analizar algunos rasgos de la personalidad de su hijo para saber si está preparado o no para volar solo.
  • Grado de madurez. Nadie mejor que los padres saben si su hijo es o no es maduro. Algunos lo son ya a los 15 años y otros tardan mucho más. Es una imprudencia permitir a chicos o chicas muy inmaduros que viajen solos sobre todo si se trata de viajes en los que puede haber algún riesgo.
  • Capacidad para resolver problemas. Es muy posible que durante las vacaciones se les presenten algunos problemas y la forma de salir de ellos dependerá de su capacidad previa para solucionar cualquier cuestión de su vida cotidiana. Tampoco es una buena idea que chicos o chicas que están acostumbrados a que sus padres les resuelvan todos los asuntos se embarquen en una vacaciones solos.
  • Capacidad para cumplir sus compromisos. Es otro de los ragos que a los padres les dará garantías sobre la seguridad de sus hijos cuando estén solos. Si los chicos llegan invariablemente o con mucha frecuencia después de la hora que tienen fijada para regresar habitualmente a la casa, sus padres no estarán nunca seguros de que vayan a seguir las normas fijadas para las vacaciones lejos de la familia.
¿Solos, en pareja o con amigos?
Esas suelen ser las tres alternativas que los adolescentes les plantean a sus padres cuando quieren comenzar a pasar las vacaciones sin la familia. Por una mera cuestión de seguridad es recomendable que las primeras veces los viajes sean en grupo ya que el grupo protege. Una vez que la experiencia de viajar solos se haya hecho más frecuente, se pueden empezar a plantear las salidas solos o con su pareja. Qué debe exigirse a los adolescentes que van a viajar solos
En cada caso, los padres pueden pedirles a sus hijos que cumplan las normas que ellos estimen oportunas pero hay algunas generales que son muy recomendables:
  • Conocer perfectamente el itinerario. Es recomendable que los padres sepan siempre dónde están sus hijos. Incluso es conveniente que establezcan con ellos que les telefoneen cada día. Lo que no es nada útil es que los padres estén todo el tiempo llamando a sus hijos por teléfono porque estos sentirán que se invade su privacidad y es posible que dejen de responder.
  • Conocer bien a todos los miembros del grupo con los que viaja. Siempre es recomendable conocer bien a los amigos de los hijos adolescentes pero aún más cuando van a viajar solos. Incluso puede ser muy conveniente conocer a los padres de los chicos o chicas que pasarán las vacaciones con nuestro hijo adolescente.
  • Hacer una previsión del dinero que necesitarán. De la misma forma que es conveniente conocer previamente el itinerario, los lugares dónde se alojará y cómo viajará entre un lugar y otro, también es más que recomendable que el adolescente haga una previsión realista del dinero que necesitará durante el viaje.
Foto © PD-LINK