El primer novio

El depertar de la sexualidad en los adolescentes

Con la adolescencia llegan los primeros amores para chicas y chicos, los primeros enamoramientos y los primeros novios y novias. No hay una edad definida para que eso ocurra. En algunos casos precoces ese proceso tiene lugar nada más comenzar la pubertad pero lo habitual es que novios y novias hagan su aparición a partir de los quince años.

Los padres asisten entre atemorizados y sorprendidos a los nuevos sucesos en las vidas de sus hijos.
Primero tuvieron que admitir que los amigos se habían convertido en una de las prioridades en la vida de los adolescentes y cuando ya tuvieron eso asumido, llega una nueva etapa, el amor. El amor interrumpe en la casa
Hay algunos “síntomas” muy habituales del enamoramiento adolescente. De pronto la chica o el chico parecen idos, aunque les repitas varias veces lo mismo no se enteran, como si estuvieran pensando en otra cosa. Muchos de ellos pierden el apetito y en la mayoría de los casos comienza un interés inusitado por su aspecto personal. Incluso, adolescentes que no tenían antes excesivo interés por la higiene se duchan varias veces al día y el espejo se convierte en un interlocutor habitual. Lo único que les ocurre es que se han enamorado. Qué hacer cuando tu hijo adolescente encuentra su primera pareja
Lo más importante es mantener con él una comunicación fluida y natural. Espera a que te lo cuente, o incluso pregúntale.
Pero cuida siempre de que no lo interprete como que interfieres en su vida. Los adolescentes valoran mucho su intimidad.En la mayoría de los casos, los primeros amores conllevan una mezcla de felicidad y dolor. La felicidad es la propia de querer y ser querido, de descubrir ese sentimiento nuevo y poderoso.
El dolor está unido a lo que es la propia adolescencia: la inseguridad, las dudas y los temores. Por eso es bueno que hables con él. Una buena estrategia es contarle tus primeros amores, aprovecha eso para tranquilizarle con respecto a su inseguridad sobre sí mismo. También es muy positivo que entienda que no es el único o la única que está pasando por esa experiencia. Y saber que a ti te pasó lo mismo puede acercaros mucho. Habla de sexo con él
Es muy frecuente que las primeras relaciones sexuales completas lleguen con la primera pareja del adolescente. También debes hablar con él o ella sobre sexo. Debes conseguir que tome su decisión cuando esté preparado. Para ello puedes darle algunos consejos:
  • La insistencia no es una razón. Explícale a tu hija o hijo que aunque su pareja insista en tener relaciones sexuales completas la decisión es de los dos y deben ser los dos los que estén de acuerdo. Por mucho que su pareja insista, él o ella no deben ceder si no se sienten bien con la decisión.
  • La decisión debe tomarse cuando uno se sienta preparado. Dile que para saber si se siente preparado o preparada debe tener claro que quiere tener relaciones sexuales completas y estar seguro o segura de que no corre riesgos físicos ni psicológicos. Entre los físicos háblale de las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos no deseados. Y sobre los psicológicos, haz que entienda que es mejor que espere si tras el sexo va a sentirse arrepentida o arrepentido.
  • Elección de anticonceptivos. Si su decisión es que ya está preparado o preparada, entonces debes encargarte de que disponga de los métodos anticonceptivos adecuados tanto para evitar las enfermedades de transmisión sexual como para eludir los embarazos no deseados.
Habla también sobre las emociones
Algunas veces cuando hablamos de la sexualidad de los adolescentes nos ocupamos de las medidas necesarias para evitar problemas físicos y nos olvidamos de un aspecto fundamental, las emociones. Y la sexualidad tiene un componente emocional que no podemos olvidar.Si tu hijo o hija ha empezado a salir con su primer novio ayúdale a que entienda que una relación conlleva una responsabilidad hacia la pareja. Tanto si se trata de un chico como si es una chica explícale la importancia de tener una relación que sea igualitaria y huya del machismo. Abre tu casa a la pareja de tu hijo
Como en el caso de los amigos, es muy importante que los padres conozcan a los novios o novias de sus hijos. Esa persona que de pronto se ha convertido en la razón de su vida va a influir en él o ella, va a hacerle feliz o desgraciado y va a compartir a nuestro hijo con nosotros, así que un consejo es que hagas todo lo posible por conocerlo o conocerla. Consigue que se sienta a gusto en tu casa lo que hará que la visite frecuentemente y te permitirá estrechar tu relación con él o ella. Qué hago si no me gusta su novio
Antes de hacer nada analiza con rigor las razones de que no te gusta. Si encuentra razones de peso que hacen que la relación sea perjudicial para tu hija o hijo, habla con ella o con él. Pero recuerda que vas a necesitar mucha paciencia y mucho tacto. A veces la oposición de los padres puede provocar justo la reacción contraria, el llamado Síndrome de Romeo y Julieta, es decir que tu hijo o hija estreche mucho más la relación con su pareja. Foto © Wikimedia Commons