El orgasmo femenino explicado a las adolescentes

Pleasuring_herself.jpg
WillVision

Cuando el despertar sexual comienza a producirse en su cuerpo y en su mente, las adolescentes suelen tener muchas dudas. Hay veces que las resuelven por su cuenta pero esa no siempre es una buena opción porque si acuden a fuentes que no son fiables su información sexual será errónea y eso repercutirá en su vida sexual.

Esa es la razón de que los padres y madres deban ocuparse de la educación sexual de sus hijos e hijas.

Y una de las cuestiones que hay que explicarles a las chicas es todo lo referente al orgasmo femenino. Si consigues que tu hija tenga una buena información sobre él su vida sexual será más sana y más placentera.

¿Qué es el orgasmo femenino?

El orgasmo femenino es una sensación de placer enorme, generalmente la máxima sensación de placer que puede tener una mujer, que dura unos pocos segundos y tiene lugar durante la actividad sexual. Casi siempre es el resultado de la estimulación de alguna o varias zonas erógenas.

¿Cuáles son las zonas erógenas de las mujeres?

Se llama zonas erógenas a aquellas partes del cuerpo que tienen mayor sensibilidad sexual, es decir que cuando se estimulan, generalmente con caricias, provocan la activación sexual de una persona.

Las zonas genitales son erógenas en prácticamente todas las mujeres pero no exclusivamente. Cada mujer tiene unas zonas erógenas particulares: los pezones, la parte interna de los muslos, los labios o incluso el cuello, la cintura, los hombros o los lóbulos de las orejas suelen ser las más frecuentes pero puede haber otras…

¿Cómo es el orgasmo femenino más común?

El orgasmo más común en las mujeres es el orgasmo clitoriano que es el que provoca la estimulación del clítoris. Pero también muchas mujeres tienen orgasmos vaginales que suceden cuando lo que se estimula son las paredes de la vagina. Y hay otras que tienen orgasmos con la estimulación de los pezones o de otras zonas erógenas.

Controversias sobre el orgasmo femenino

La represión histórica de la sexualidad femenina ha tenido como consecuencia que esté mucho menos estudiada que la sexualidad masculina y por esa razón la ciencia no la ha descrito aun perfectamente. Y existen diversas controversias sobre ella. Algunos expertos aseguran que no existe realmente el orgasmo vaginal pero otros dicen que sí. Hay también diversidad de opiniones sobre el llamado punto G que sería un punto a unos 3 o 4 centímetros de la apertura de la vagina y en su parte frontal pero sobre el que tampoco hay total certeza sobre su existencia. Y lo mismo ocurre con la llamada “eyaculación femenina” que sería la pérdida de una sustancia líquida que tienen algunas mujeres con el orgasmo y que también se ha puesto en duda.

La ventaja para la sexualidad de las mujeres es que todas estas controversias no tienen por qué afectarlas ya que ellas pueden disfrutar de su propia sexualidad sea esta más o menos conocida por la ciencia.

¿Todas las mujeres pueden tener orgasmos?

Excepto aquellas que tienen alguna enfermedad, física o mental, que lo impide, el resto de las mujeres pueden disfrutar de orgasmos. Algunas solo tienen orgasmos clitorianos y otras tienen además vaginales.

Y muchas mujeres además, y al contrario de lo que les sucede a los varones, pueden tener varios orgasmos seguidos.

¿Se puede aprender a tener orgasmos?

Sí, se puede. Esa es una de las enseñanzas más importantes de la educación sexual. La forma de aprender a tener orgasmos pasa por el buen conocimiento del propio cuerpo. La autoexploración erótica o la masturbación son dos ejercicios sanísimos y muy útiles para las adolescentes. Con ellos aprenderán cómo funciona su cuerpo y descubrirán qué es lo que les da mayor placer.

Y una vez que tengan ese conocimiento sobre su cuerpo hay que animar a las chicas a que hablen con sus parejas sexuales y les hagan saber qué es lo que más les gusta y cómo llegan al orgasmo.

¿Se puede disfrutar del sexo si no se tienen orgasmos?

Sí, eso también es posible. El orgasmo es como un plus añadido a la actividad sexual pero esta es placentera incluso sin llegar al orgasmo. Es importante que las chicas no se obsesionen con el orgasmo y que aprendan a disfrutar del sexo. Si están relajadas cuando se masturban o cuando tienen relaciones sexuales, si conocen bien su cuerpo y se dejan llevar por el placer lo más probable es que el orgasmo llegue. Pero si no llega o tardan un tiempo en descubrir cómo lograrlo, el sexo sin orgasmo también provoca un gran placer.