El nacimiento de Jesús en el arte

01
de 09

El nacimiento de Jesús en el arte

Nacimiento de Jesús de Battista
Natividad (1732), Giovanni Battista Tiepolo. Óleo sobre lienzo. Basílica de San Marcos, Venecia, Italia

El Nacimiento de Jesús es uno de los principales episodios de la vida del Hijo de Dios que se conmemoran en el Año Litúrgico Cristiano junto a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Es además el acontecimiento más popular del Ciclo de Navidad en el que se incluyen la Anunciación a la Virgen María, la Visitación de la Virgen María a su prima Santa Isabel, la Adoración de los pastores y la Adoración de los Reyes Magos.

Los artistas han sido una pieza clave en la difusión de los mensajes que quería transmitir la Iglesia entre sus fieles. La producción de obras religiosas a lo largo de siglos y un vasto territorio dejan entrever las ideas espirituales y estéticas dominantes en un momento y lugar dado.

A continuación: La historia del Nacimiento de Jesús

02
de 09

La historia del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Botticelli
Natividad mística (1501), Sandro Botticelli. Óleo sobre lienzo, 108,5 x 75 cm (42.7 x 29.5 in). National Gallery de Londres, Reino Unido

El nacimiento de Jesús según la Biblia

En la Biblia se encuentra poca información relativa al Nacimiento de Jesús. San Juan relata al principio de su evangelio como la Virgen María y San José iban camino de Belén para empadronarse cuando se produzco el Nacimiento del Niño:

" Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento".

A continuación: Textos apócrifos, otras fuentes para los artistas

03
de 09

Textos apócrifos, otras fuentes para los artistas

Nacimiento de Jesús de Giotto
La Natividad de María (h.1302-1305), Giotto di Bondone. Fresco, 200 x 185 cm. Capilla de los Scrovegni, Padua, Italia.

Los textos apócrifos son aquellos escritos religiosos que por no haberse admitido en los cánones de las iglesias cristianas no se incluyen en sus respectivas biblias. Así se marca la diferencia entre los textos bíblicos, también llamados canónicos, y los apócrifos.

Son varios los textos apócrifos que completan la poca información dada en los evangelios canónicos sobre el Nacimiento de Jesús y su infancia en general. De ahí que los artistas se hayan inspirado abundantemente en estas versiones más detalladas y ampliamente extendidas.

A continuación: Fecha del Nacimiento de Jesús

04
de 09

Fecha del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Duccio
La Maestá. La natividad (h.1308-1311), Duccio di Buoninsegna. Temple sobre tabla. 47,6 x 86,5 cm. Gallery of Art, Wahington, Estados Unidos

Si bien todos los textos, los canónicos y los apócrifos, coinciden en el lugar de Nacimiento del Niño Jesús, no ocurre igual con la fecha del alumbramiento que varía según cada autor durante el Cristianismo temprano.

El primer intento de establecer una fecha para conmemorar el Nacimiento de Jesucristo lo emprende la Iglesia oriental haciendo coincidir el 6 de enero el Nacimiento con la Epifanía ante los Reyes Magos. A partir del siglo IV la Iglesia occidental separa ambos episodios y traslada la fecha de celebración del Nacimiento de Cristo al 25 de diciembre sustituyendo así el festejo pagano por el solsticio de invierno (Natalis Solis Invicti).

A continuación: El portal de Belén en las imágenes del Nacimiento de Jesús

05
de 09

El portal de Belén en las imágenes del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Masaccio
Natividad (1427-1428), Masaccio. Temple sobre tabla, 56 cm (22 in) de diámetro. Staatliche Museen, Berlín, Alemania.

Modelos iconográficos del Nacimiento de Jesús en el arte

Los artistas que han ilustrado el Nacimiento de Jesús han mantenido ciertos aspectos constantes en su representación a partir de la información extraída de los textos canónicos y apócrifos que relatan el acontecimiento. Una misma iconografía básica pero con distintos matices dependiendo de la época, la preferencia estilística del artista o la doctrina espiritual imperante.

El portal de Belén

Las distintas fuentes coinciden en señalar Belén como el lugar de nacimiento de Jesús, pero existen diferencias en la representación del portal:

En el arte bizantino se siguen los evangelios apócrifos que describen el portal como una cueva oscura. Esta tradición se mantiene en los pesebres navideños.

En el arte occidental, a partir del siglo XIII, lo más habitual es situar el nacimiento en un establo sencillo o en mal estado siguiendo relatos como La leyenda dorado de Jacobo de Vorágine.

  • Simbología:
  • El portal que nace de un edificio de piedra en ruinas se interpreta como un símbolo de la decadencia de la sinagoga judía.
  • Una gran columna clásica puede aludir a la columna en la que, según algunos relatos, se apoyó la Virgen María durante el parto, a la flagelación del Hijo de Dios o al símbolo del Nacimiento de Jesús de Nazaret como pilar de la Iglesia.

A continuación: El Niño en las imágenes del Nacimiento de Jesús

06
de 09

El Niño en las imágenes del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Tintoretto
La Natividad (1555-1559), Jacopo Tintoretto. Óleo sobre lienzo, 155,6 x 358,1 cm (61 1/4 x 141 in.). Museum of Fine Arts, Boston, Estados Unidos

Tanto el Niño Jesús como su madre, la Virgen María, son las figuras principales de la escena.

El Niño puede aparecer en un pesebre para animales como relata San Lucas, directamente en el suelo tras el parto o sobre un altar de piedra al modo de las representaciones litúrgicas.

Según el testimonio de Santa Brígida, el Niño irradiaba una luz que iluminaba el lugar y así ha sido representado en multitud de obras. Posiblemente en los siglos XVII y XVIII no fuese tanto la intención ilustrar fielmente el relato como aprovechar el potencial para el uso del claroscuro en la escena.

A continuación: La Virgen María en las imágenes del Nacimiento de Jesús

07
de 09

La Virgen María en las imágenes del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Cavallini
Nacimiento de la Virgen (1291), Pietro Cavallini. Mosaico. Santa María del Trastevere, Roma, Italia.

En la escena del Nacimiento de Jesús a la Virgen María se la representa fundamentalmente de tres maneras:

  • Recostada. Especialmente popular en el arte bizantino fue la representación de la Virgen María tumbada sobre un colchón, y posteriormente en una cama, con expresión cansada tras el parto, contemplando, acariciando o dando de mamar al Niño.
     
  • Sentada. La Virgen María aparece sentada con el niño Jesús en su regazo como símbolo del trono de Dios (Theotokos). Una postura que se ha elegido especialmente cuando se combinan en la obra los pasajes del Nacimiento de Jesús con la Adoración de los pastores o de los Reyes Magos.
     
  • Arrodillada. Las distintas fuentes cuentan que la Virgen María no sufrió durante el parto, siendo particularmente influyente la narración de las Revelaciones de Santa Brígida de Suecia en el siglo XIV. Según esta versión la Virgen María estaba orando de rodillas cuando sintió el movimiento del Niño al que inmediatamente dio a luz. Sin cambiar de postura, arrodillada, comenzó a adorar al Hijo de Dios.

En textos como las Meditaciones de Pseudo Ventura el parto tiene lugar estando la Virgen María en pie apoyada sobre una columna y se arrodilla a adorarlo una vez que el Niño ya ha nacido.

A continuación: San José en las imágenes del Nacimiento de Jesús

08
de 09

San José en las imágenes del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Durero
La Natividad (1502-1504), Alberto Durero. Temple sobretabla, 155 cms x 126 cm. Alte Pinakothek, Munich, Alemania

La información que ha llegado a nuestros días de la figura de San José se ha extraído mayoritariamente de los evangelio apócrifos que coinciden en la preocupación de San José durante el Nacimiento de Jesús, pero su falta de participación activa durante el mismo.

En el arte a San José se le ha relegado a un papel secundario y en ocasiones incluso anecdótico en el momento del Nacimiento:

  • Pensativo o distraído, sentado junto a la Virgen María, es la representación más común hasta el siglo XII.
     
  • Ocupado con tareas domésticas. A partir del Gótico San José va adquiriendo un rol más activo, pero sin interferir en el escenario del parto. San José aparece en un plano secundario alimentando a los animales del establo, yendo a buscar a las comadronas, etc.
     
  • En actitud paternal. Acorde con los dictados del Concilio de Trento, San José deja de representarse como un hombre anciano y se le adjudica la apariencia de un padre adulto más. Precisamente como un padre más aparece en el Nacimiento de Jesús con gestos de ternura hacia el Niño.

    A continuación: El buey y la mula (o asno) en las imágenes del Nacimiento de Jesús

09
de 09

El buey y la mula (o asno) en las imágenes del Nacimiento de Jesús

Nacimiento de Jesús de Berruguete
Nacimiento de Cristo, Pedro de Berruguete. Paredes de Nava, Palencia, España.

Otro par de figuras que no suelen faltar en las escenas del Nacimiento de Jesús, ya sea en una obra de arte o en los pesebres de Navidad, son el buey y el asno (en nuestro tiempo reemplazado a menudo por una mula).

El buey y el asno no aparecen en la Biblia e incluso el Concilio de Trento se opuso a su presencia durante el Nacimiento de Jesús, pero el arraigo en la cultura popular de estas figuras ha sido más fuerte y se ha mantenido la tradición de incluirlos en el pesebre.

Para los artistas incluir al buey y el asno es una manera de aludir al establo para animales en el que tiene lugar el Nacimiento de Cristo, pero en los textos antiguos se han incluido en la narración del episodio por varios motivos distintos dependiendo de la fuente:

  • Como símbolo de los judíos y los gentiles.
  • Como parte de profecías del Antiguo Testamento.
  • Como elementos del relato. Siendo el asno el medio de transporte de la Virgen embarazada y el buey la mercancía que iban a vender para pagar los costes del censo.

Fuente: http://www.museodelprado.es/pradomedia/multimedia/la-navidad-en-el-museo-del-prado/