El motín del té, precedente de la Revolución de EEUU

"La destrucción del té en el puerto de Boston". 1773. National Archives and Records Administration, Identificador 532892

Al finalizar la Guerra de los Siete Años, el Imperio Británico decidió contrarrestar las pérdidas que la misma le había ocasionado con una serie de medidas impositivas sobre las colonias, siendo la primera de ellas la llamada "Ley del Azúcar" (Sugar Act) de 1764. Esta ley tenía como objetivo la recaudación directa de impuestos sobre productos de lujo como el vino, el café o la seda, al mismo tiempo que iba imponiendo un monopolio sobre el comercio de los mismos.

La medida fue tremendamente impopular y dio lugar a protestas que llegaron incluso a cuestionar la capacidad del gobierno inglés para aprobar impuestos sin que los mismos hubieran sido previamente discutidos en las asambleas coloniales.

De la protesta se pasó a la lucha organizada y muy poco tiempo después se habían creado ya asociaciones de comerciantes que rechazaban las importaciones y se negaban a pagar los impuestos aduaneros, ejerciendo el contrabando, al mismo tiempo que aparecían grupos revolucionarios como los "Hijos de la libertad". En Boston, una multitud exaltada llegaría incluso a asaltar la residencia del vicegobernador británico.

Ante esta situación, los diputados de nueve colonias se reunieron y redactaron una declaración de derechos y agravios que llegó hasta Londres y provocó incluso un cambio de gobierno, llegándose a abolir los impuestos. No obstante, no sería por mucho tiempo: otro cambio de gobierno reanudó la ofensiva contra las colonias, esta vez con más fuerza, e impuso cargas sobre el papel, el vidrio, el plomo y el té.

La situación dio lugar a un creciente descontento que se vio representado en la llamada "Matanza de Boston" del 5 de marzo de 1770, fecha en la que el lanzamiento de bolas de nieve contra los soldados británicos acabó en una sangría en la que se produjeron 4 muertos por disparos de fusil. El hecho llevó al monarca Jorge III de Inglaterra a eliminar los impuestos aduaneros, dejando solo aquel que pesaba sobre el té, aunque notablemente reducido.

Desde entonces se vivió un periodo de relativa calma hasta que, en 1773, Jorge III aprobó la denominada "Ley del Té" (Tea Act), que concedía el monopolio del comercio del mismo a la Compañía de las Indias Orientales, ya que se les eximía de pagar el impuesto aduanero, lo cual les permitía comerciar a unos precios mucho más reducidos que el resto (incluso que los contrabandistas) y permitía que todos los beneficios fueran a parar a Londres.

Este hecho provocó un gran descontento que en la noche del 16 de diciembre de 1773 se puso de manifiesto en la protesta que tuvo lugar en la Old South Meeting House deBoston y que reunió a una cifra estimada de 8,000 personas. De aquella protesta se separó un grupo de radicales perteneciente a los "Hijos de la libertad" quienes, disfrazados de indios mohawk, se dirigieron al puerto de Boston y arrojaron al mar la carga de tres barcos de la Compañía de las Indias Orientales consistente en 343 cajas de té, valoradas en 10,000 libras. Este incidente se conoce como el "Motín del té" (Tea Party) de Boston.

El "Motín del té" provocó una violenta reacción británica que llevó a la promulgación de las que vinieron a llamarse "Leyes Coercitivas" (Coercive Acts) en Gran Bretaña y "Leyes Intolerables" (Intolerable Acts) en Estados Unidos, entre ellas el cierre del puerto de Boston.

Se produjeron varios intentos de reconciliación, por ejemplo, Benjamin Franklin llamó al diálogo llegando incluso a ofrecerse a pagar el té de su bolsillo y, en mayo de 1774, se reunió una asamblea en la taberna de Raleigh (Williamsbourg, Virginia) que llamó a la reunión de todas las colonias en un congreso convocado en el Carpenter's Hall de Filadelfia, de nuevo a propuesta de Benjamin Franklin, que tuvo lugar el 5 de septiembre de ese mismo año y en el que se aprobó la negociación en detrimento de la ruptura.

Sin embargo, a pesar de los intentos de reconciliación, las posturas se radicalizaron y se separaron cada vez más. Los partidarios de la ruptura fueron ganando peso y, a finales de 1774, una buena parte de las colonias eran ya incontrolables. El 18 de abril de 1775 se produjo el incidente de Lexington, en el que un grupo de soldados británicos que viajaba de Boston a Concorde para confiscar pólvora, armas y municiones disparó contra un grupo de milicianos de la población de Lexington dando así comienzo a la guerra.

Se había iniciado el camino a la independencia.