El miedo de los padres a la sexualidad de los adolescentes

Las conversaciones francas con los hijos ayudan a que todo sea más sencillo

Wikimedia Commons

Una de las grandes dificultades para muchos padres de adolescentes es todo lo relacionado con la vida sexual de sus hijos. La adolescencia es la etapa en la que la mayoría de las personas viven su despertar sexual, disfrutan sus primeros noviazgos y muchos de ellos comenzarán además a tener relaciones sexuales plenas. Todo ello hace que algunos padres vivan con miedo y preocupación estas cuestiones.

Muchos no saben bien cómo comportarse con sus hijos en ese aspecto. No saben si ser permisivos o intolerantes, si hablar mucho o callar, si permitirles que lleven a sus parejas en casa o no. En este artículo encontrarán respuesta para algunas de estas interrogantes. ¿Es normal el despertar sexual de la adolescencia?
La sexualidad es una necesidad biológica y está presente a lo largo de toda la vida pero en la adolescencia tiene algunas características únicas. En esta etapa es cuando comienza la maduración sexual del cuerpo y unido a ella el despertar sexual para la mayoría de los jóvenes. A ningún padre debe asustarle eso porque se trata de un proceso físico y mental normal. ¿Cuándo comienzan los chicos y chicas a tener relaciones sexuales?
También la adolescencia es la etapa en la que la mayoría de las personas comienza a tener relaciones sexuales. No hay una edad para tener las primeras relaciones sexuales plenas pero la edad de iniciación suele estar entre los 15 y los 18 años.
Algunos padres con hijos en esas edades no saben si estos están preparados o no, si tienen suficiente madurez para realizar el coito. ¿Está mi hijo preparado para mantener relaciones sexuales completas?
No hay una edad fija para ello, depende de cómo sea cada chico o chica, de su madurez psicológica, emocional y biológica.
Por eso además de ellos mismos, los que mejor pueden saber si están preparados o no son sus padres. La mayoría de los padres dudan sobre esta cuestión pero hay una forma inmejorable de resolverla, hablando de sexualidad con sus hijos.Conversaciones francas y sin vergüenzas por ninguna de las partes pueden ser muy beneficiosas tanto para los hijos como para los padres. A los primeros les indicará que sus padres entienden la complejidad de la etapa por la que están pasando y les comprenden y a los segundos les puede ayudar a saber mucho más sobre sus hijos y guiarlos adecuadamente. El miedo al embarazo
Uno de los miedos más frecuentes de los padres de adolescentes es que sus hijas o las parejas de sus hijos se queden embarazadas. Los embarazos suelen ser devastadores para la vida de las adolescentes y esa es una buena razón para que los padres hagan todo lo posible por evitarlos. Y la mejor forma de evitarlos es que las chicas y los chicos tengan información suficiente sobre anticoncepción y la usen. Para ello es imprescindible que antes del comienzo de la actividad sexual, visiten al ginecólogo ya que este podrá orientar a la adolescente sobre los mejores métodos para ella. Las enfermedades de transmisión sexual
Como ocurre con los embarazos, las enfermedades de transmisión sexual son una de las pesadillas recurrentes para los padres de adolescentes. Pero también estas se pueden evitar y de la misma forma que los embarazos, la forma de evitarlas comienza por dar a los chicos y chicas información precisa y clara sobre esas enfermedades, los modos de contagio y cómo prevenirlas. ¿Está bien que permita a mi hijo tener relaciones sexuales en casa?
También muchos padres se hacen esa pregunta. Ellos vivieron su sexualidad solos, sin ninguna ayuda por parte de sus padres y, por supuesto, en su época era impensable para la mayoría ir a casa de los padres con el novio o la novia. Por eso cuando les llega el momento de ocuparse de sus hijos adolescentes no tienen referencias, no saben cómo enfrentarse a ello.Cuando los hijos o las hijas preguntan si pueden llevar a su pareja a casa a dormir, algunos padres no saben qué contestar. Y ante esa duda, muchos de ellos dicen que no. Pero es aconsejable pensarlo bien. Para empezar, la sexualidad es un aspecto más de la vida de los adolescentes y es muy importante que la vivan con madurez y responsabilidad. El solo hecho de que hagan esa pregunta a sus padres ya refleja un grado de responsabilidad a tener en cuenta.También hay que pensar en que es importante para los chicos y las chicas poder vivir su sexualidad con la suficiente intimidad. Pero también es cierto que muchos padres se sienten cohibidos si sus hijos o hijas mantienen relaciones sexuales en su misma casa. Puede haber una solución intermedia. Las primeras veces si los padres se sienten cohibidos pueden proponer al adolescente que lleve a su novia o novio cuando ellos no estén. En ese caso es importante que todos tengan claro el tiempo que van a estar fuera los padres.En cualquier caso deben ser los valores propios de cada uno los que le digan qué hacer. Y siempre es beneficioso mantener una comunicación fluida con los adolescentes, que ellos sepan que pueden acudir a sus padres pase lo que pase.