El miedo a los cometas

¿Por qué tememos a los cometas?

asteroides y cometas
Destrucción masiva. Don Davis, NASA Crédito: NASA Ames Research Center

El temor casi reverencial que siempre ha mostrado el ser humano hacia los cometas (y a cualquier objeto que caiga del cielo) bien pudiera ser que lo lleváramos inscrito en nuestro ADN, como apuntaba Carl Sagan, tras los sucesivos exterminios que remotos pobladores del planeta pudieron contemplar.

Que a lo largo de la historia geológica de nuestro planeta hemos sufrido el impacto e influencia de cometas resulta evidente.

Las rocas más viejas de la Tierra guardan recuerdos (granos esféricos de silicatos conocidos como esférulas que también existen sobre la Luna) de la época en que la Tierra sufría importantes cataclismos. Contra la Tierra golpeaban objetos del tamaño del Himalaya que causaban enormes daños, incluso se produjeron grandes extinciones en los primeros pasos de la vida terrestre.

Cometas: némesis de los dinosaurios

Astrónomos y geólogos consideran que 500 millones de años después de que se hubiera formado el planeta fue bombardeado durante otros 200 millones de años más por helados cometas que suministraron a la Tierra una importante cantidad de vapor de gases y agua.

Una de las teorías más extendidas asegura que los dinosaurios, así como el 70 por ciento de las especies terrestres se extinguieron debido al choque de un cometa de unos 10 kilómetros de diámetro que debió dejar un cráter de 160 km, del que se desconoce la situación.

Cómo será chocar con un cometa

Si un cometa chocara con la actual Tierra posiblemente se destruiría durante la entrada, como posiblemente ocurrió en Tunguska (Rusia) el 30 de junio de 1908, cuando una gran extensión de 2 000 km² de tundra siberiana quedó arrasado en un fenómeno que no dejó huellas evidentes como fragmentos o cráteres.

Según cálculos de los científicos ese acontecimiento debió ser provocado por un trozo de cometa de 100 metros y 1 millón de toneladas de peso impactando a una velocidad de 30 kilómetros por segundo.

Las grandes catástrofes cometarias

  • En la Era Arcaica se tienen noticias de varios choques. Hace 4 000 millones años en Ontario (Canadá) se produjo un impacto que provocó un cráter de 1 500 km de diámetro y la formación de las masas continentales, y 500 millones de años más tarde los choques se produjeron en África del Sur y Australia.
  • En la Era Proterozoica, que abarca desde hace 2 500 millones a 600 millones de años atrás, hubo también impactos importantes y posiblemente originaron una era glacial como nunca ha conocido el planeta, ya que los hielos alcanzaban hasta el ecuador, es decir nuestro planeta azul se vería como una bola blanca.
  • En la Era Paleozoica (entre 570 millones de años y 240 millones de años) un asteroide de 100 km de diámetro impactó y provocó una extinción masiva que permitió la aparición de los dinosaurios que reinaron sobre la tierra 140 millones de años. El 95 por ciento de todas las especies marinas desaparecieron.
  • Al final del Cretácico, hace 65 millones de años, otro gran impacto o una concatenación de ellos (una lluvia de cometas señalan algunos), acabó con los dinosaurios que no pudieron adaptarse a las condiciones de congelación en que quedó la atmósfera. Existen al menos 5 cráteres que pudieron producirse en esas remotas épocas. Argumento respaldado por grandes concentraciones de iridio, abundante en los núcleos de los cometas, en los registros fósiles geológicos.
  • Se cree que hace 50 millones de años, otra serie de impactos acabó con los mamíferos arcaicos dejando sitio a los mamíferos modernos.
  • Posiblemente hace dos millones y medio de años tuvo lugar otro impacto de gran magnitud en el océano Pacífico.
  • Por último, se cree que un meteorito de 50 m de diámetro y masa de 30 000 toneladas impactó en el norte de Arizona dejando un cráter de 1 300 m de diámetro por 200 de profundidad y es una de las atracciones turísticas más celebradas de Arizona (Cráter Barringer).

Otros artículos que te pueden interesar

  • Cómo se nombran los planetas menores y cometas