El macartismo o el terror de los años 50

El macartismo es el periodo comprendido más o menos entre 1947 y 1954 en los se da un clima de persecución a individuos y organizaciones acusadas de anticomunismo. A partir de los años 50 su figura principal fue el senador republicano Joseph McCarthy quien lideró una feroz campaña de persecución a intelectuales, artistas y militares acusados de simpatizar con el comunismo.

En 1946 McCarthy es elegido senador como un héroe de guerra, apoyado por documentos que algunos argumentan fueron falsos.

La Guerra Fría entre 1940 y mediado de los 50 fue una época de represión en Estados Unidos, en la que se vieron amenazadas las libertades civiles. En un esfuerzo enérgico por descubrir actividades de espionaje y para luchar contra la amenaza del comunismo, el gobierno estadounidense inició varios programas que llevaron a un clima de terror y persecución de ideas.

Las acusaciones surgían de manera infundada y ls carreras de varias personas eran destruidas en medio de sospechas.  Fue una época de cacería de brujas, que el dramaturgo Arthur Miller reflejó en clave, en su obra The Crucible, basada en un hecho histórico, los juicios a las llamadas brujas de Salem, un episodio   ocurrido durante la época colonial.

 Antecedentes

El New Deal del presidente Roosevelt  para salir de la Gran Depresión creó una base para la intervención del gobierno en la economía.

En el 1947 la doctrina Truman, o doctrina de la contención del comunismo

La expansión del comunismo a nivel mundial con la conquista del poder por los comunistas de Hungría y Checoslovaquia y una difícil situación en Grecia, respaldados por la Unión Soviética.

     El Comité de Actividades Antiamericanas del Senado (HUAC) , creado en 1938, durante la Segunda Guerra Mundial,  para prevenir actividades de japoneses y alemanes hostiles al gobierno dentro de Estados Unidos,  se reactivó a partir de 1947 como una fuerza enérgica    liderado por McCarthy.

 Durante las administraciones de los presidentes Truman y Eisenhower se emitieron  una serie de  órdenes ejecutivas para investigar a empleados federales.  

Mediante la Ley McCarran  se estableció que  los integrantes del partido comunista debían registrarse y se les prohibió viajar fuera del país.

Juicios políticos

Entre  1948 y 1949, se desarrollaron espectaculares juicios políticos contra dirigentes del Partido Comunista estadounidense, contra presuntos espías de la Unión Soviética, y contra algunos funcionarios del Departamento de estado acusados de haber escondido su pertenencia a las filas del partido. La cacería se ensañó con artistas de Hollywood. Era suficiente haber escrito un guión o dirigido o actuado en una película de argumento social, para ser acusado de comunista. A veces, solo se necesitaba ser amigo o conocido de alguien con ideas progresistas.

Hollywood era de por sí un mundo politizado, con luchas por reivindicaciones laborales y el derecho a la libertad creativa, lo que había levantado acusaciones de simpatías marxistas, lo que ya los había puesto en la mira de la comisión senatorial desde 1940.

La comisión, entonces liderada por John Parnell Thomas puso frente a los tribunales a actores como Gary Cooper,    Dalton Trumbo ( guinista de  “Spartacus”) o directores como   Edward Dmytryk (El amotinamiento del Caine) cuestionando su fidelidad al país y una supuesta pertenencia al Partido Comunista.

Militares y artistas fueron sometidos a interrogatorios humillantes en público.

 Siete guionistas, dos directores y un productor de cine fueron condenados a la cárcel por un año al negarse  a responder, quedaron en la historia como “Los 10 de Hollywood”. Cientos de otros fueron relegados a una lista negra, que les impidió a muchos trabajar en los años subsiguientes.

Contexto internacional

En el 1948 se bloquea Berlín, en 1949 se proclama la República Popular China y detona la bomba atómica soviética. En 1950 se produce la Guerra de Corea.
En este contexto político entra la figura de McCarthy.

La cruzada anticomunista del senador comienza en 1950, cuando denuncia la presencia de 205 simpatizantes comunistas en el interior del Departamento de Estado. El nombre del senador apareció en todas las portadas de los periódicos.

Se volvió a indagar en Hollywood. Algunos actores y directores como John Huston, Humphrey Bogart y Katrin Hepburn expresaron su  insatisfaciión con esta persecución deliberada. Charles Chaplin se mudó a Europa.  Los directores Elia Kazan y Edward Dmytryk (salido de la cárcel)  fueron criticados por supuesta colaboración en las acusaciones a amigos y conocidos, para escapar ellos mismos de acusaciones.

   Ronald Reagan y John Wayne, colaboraron con toda convicción. Precisamente Reagan conoció  su esposa en este periodo, cuando ella vino a decirle que estaba injustamente incluida en una lista de simpatizantes del comunismo.

  Cecil De Mille prestó juramento de fidelidad anticomunista a nombre de todos los miembros del sindicato de directores, ante la oposición de  Joseph Mankiewicz y de  John Ford.
    Mientras  tanto, el país, incluso los demócratas, dan un giro a la derecha y con la victoria republicana de 1952 McCarthy pasa a ocupar  la presidencia del Comité del Senado para Operaciones del Gobierno así como el Subcomité Permanente de Investigaciones. Desde allí se dedicó durante todo el 1953 a investigar las organizaciones públicas.
  Las acciones del senador gozaban de gran popularidad. Un sondeo en 1954 le dio un 50 por ciento de aprobación . Muchos ciudadanos le enviaban dinero para su batalla anticomunista.  La iglesia católica, los irlandeses, alemanes e italianos eran entusiastas simpatizantes. En 1952 publica su libro McCarthyism: The Fight for America.

Se requirió el control de los libros de texto en universidades, se examinó la posición política de miles de empleados, muchoa renunciaron para no tener que pasar por los procesos. El físico de la bomba atómica Robert Oppenheimer y el general  Marshall  se vieron involucrados en sospechas.  El propio presidente  el republicano  Dwight Eisenhower  fue blanco de la campaña.

Fin del macartismo

Para 1954  McCarthy había llegado demsiado lejos. Se atrevió a acusar ante las cámaras de la televisión a los altos mandos del Ejército, en una comparecencia por la que desfilaron más de 30 testigos.

El presidente contraatacó sacando como argumento el pasado de McCarthy, y las razones que este esgrimió para evitar integrarse al Ejército, luego lo atacó por falta de pruebas para acusar de pro comunistas a los funcionarios del Departamento de Estado o los oficiales del Ejército.
En efecto, ninguna de esas acusaciones habían llevado a una condena.

Irónicamente la única condena fue la sanción del Senado al propio McCarthy.

En diciembre de 1954 el Sendo, de mayoría demócrata decidió condenar a McCarthy por “conducta contraria a las tradiciones del Senado”. Era la tercera vez en 165 años que el congreso tomaba esta medida.

McCarthy se dio al alcohol y murió el 2 de mayo de 1957 en Bethesda.