El escudo persa

Color para tus espacios con más sombra en el jardín

Escudo Persa
Escudo Persa. Getty Images

Una buena forma de levantarle el color al jardín sin tener que esperar a que las plantas florezcan, es intercalando plantas con hojas de diferentes texturas y colores. Las hay corrugadas, lisas, rosadas, amarillas, violetas y hasta multicolores.  

Las plantas con hojas más coloridas suelen desarrollarse mejor bajo los rayos directos del sol. Pero existen algunas especies que por el contrario, adquieren mejor color estando bajo la sombra o bajo luz filtrada.

 

Entre estas se encuentra una a la que llaman escudo persa. Las hojas de esta planta son ovaladas y su color es una combinación entre el verde oscuro y el púrpura. Inclusive hasta se le pueden notar algunos tonos plateados. Esta es una planta ideal para levantarle el color a esos rincones sombríos del jardín. 

El escudo persa

El nombre científico o botánico de esta planta es Strobilanthes dyerianus. Esta es una planta herbácea, perenne y de origen tropical. Es nativa de Myanmar, país anteriormente conocido como Burma.

El escudo persa es ideal para las zonas 9, 10, 11 y 12 según el Sistema de Zonas Climáticas en los EE.UU. Usualmente se mantiene a una altura máxima de 3’ a 4' pies. Esta planta produce tallos suaves y no maderosos. Aparte de su belleza, es muy fácil de cultivar y de mantener saludable.

Clima ideal

Siendo una planta de origen tropical, prolifera mejor en lugares cálidos, con buen sol todo el año y con algo de humedad en el medio ambiente.

No que necesite estar al sol para desarrollarse, pero si necesita recibir algo de luz filtrada o indirecta la mayor parte del año. Esta es la luz que llega filtrada a través de la copa de un árbol o la que rebota desde otras áreas del jardín. 

Terreno y riegos

El terreno o sustrato ideal para esta planta debe ser rico en materia orgánica y debe retener bien la humedad pero sin crear encharcamientos.

Se le debe mantener el terreno levemente húmedo y de forma constante, ya que no aguanta bien las sequías prolongadas. En interiores se debe regar menos, ya que la evaporación suele ser más lenta. 

Propagación y mantenimiento

Esta planta se puede propagar muy fácilmente a través de cortes de tallos. Simplemente corta la parte de arriba de algún tallo. Escoge un pedazo que se vea fresco pero robusto y que tenga hojas bien saludables.

Luego coloca la parte de abajo, o sea donde hiciste el corte, en un envase con agua. Verás como en par de días comienza a echar raíces. Espera al menos tres semanas antes de plantar en la tierra o en un tiesto.

Para mantener tu escudo persa frondoso y saludable, es bueno pincharle las puntas cada dos o tres meses, sobre todo en las épocas de más sol como sucede en la primavera y el verano. Esto promoverá el desarrollo de hojas más fuertes y abundantes.

Se puede mantener en interiores

El escudo persa en una de las planta favoritas para mantener en interiores. Sin embargo, en lugares con poca luz las hojas pueden perder gran parte de sus tonalidades de color púrpura y plateadas. Lo ideal es colocarla en un lugar por donde entre buena luz difuminada.

Las flores del escudo

Esta planta produce flores muy llamativas de color violeta, inclusive en interiores, siempre y cuando reciba buena luz. Una vez las flores abren, las hojas de ese tallo en particular pueden comenzar a salir más pequeñas. 

Plagas comunes

Aunque es una planta herbácea que suele mantenerse muy saludable, sobre todo en zonas tropicales, es posible que la ataquen algunas plagas. Entre las más comunes se encuentran los áfidos y las moscas blancas. Ambas son fáciles de eliminar con agua a presión o algún jabón orgánico insecticida.