El destete o separación del gatito

Luego de sus 4 semanas de nacido, mamá gata comienza a rechazar al gatito para así educarlo en el arte de encontrar comida por sí solo. Foto: Glorimar Anibarro

El destete o separación de la mamá

Se conoce como el destete a la etapa de transición en la que el gatito deja de tomar leche de su madre y comienza a comer alimentos sólidos preparándose así para su independencia. Mamá gata es quien domina el proceso cuando comienza a rechazar el darle leche al gatito para así obligarlo a aprender a buscar su comida.

Si el gatito es parte de tu familia, ya sea porque la mamá es tuya o porque adoptaste al bebé, felicitaciones eres parte del evento.

Disfrútalo.

¿Cuándo comienza el proceso?

Cuando el gatito cumple sus 4 semanas de nacido ya tiene la capacidad de ver y puede caminar sin tambalearse mucho. Este es el tiempo de comenzar a independizarse. El proceso dura de 4 a 6 semanas. Al cumplir sus 10 semanas, el gatito ya debe comer y hacer sus necesidades por sí solo.

Si el gatito es huérfano: Si estás criando un gatito huérfano puede que comience el proceso a sus 3 semanas.

¿Como realizar el proceso de destete?

Qué necesitas para comenzar:

Sustituto de leche para gatos: NUNCA utilices leche de vaca para los gatitos, les causa diarrea y problemas estomacales. El sustituto de leche se consigue en cualquier tienda de artículos para gatos y en muchos supermercados. Asegúrate que sea fórmula especial para gatitos. Esta tendrá la cantidad de proteínas necesarias para su crecimiento.

• Plato de agua

• Plato llano de tamaño mediano: Para que practique a comer solo.

• Caja de arena llana y papel de periódico: Para hacerles el destete más sencillo, coloca una caja llana para que pueda entrar y salir con facilidad. Las patas de los gatitos todavía están muy suaves y el tratar de tapar sus depósitos con arena regular les causa daño físico además de posibles infecciones.

• Paciencia

¿En qué consiste el destete?

• Recuerda que el proceso dura de 4 a 6 semanas.

• Lo primero que debes saber es que este proceso NO debe ser forzado. Si tanto el gatito como la mamá no están preparados, dales su tiempo. Un gatito que es separado de su madre a la fuerza desarrolla traumas que le impedirán aprender a socializarse debidamente. Nadie quiere un gato que viva asustado. Déjalo tranquilo. Todavía tiene lecciones que aprender de mamá.

• Si mamá gata da permiso, comienza llevándote al gatito a otra habitación de la casa por unas horas. El cuarto debe tener su caja de arena llana y su plato de comida. Si crees que mamá no va a estar contenta, espera unos días. Ve aumentando la cantidad de tiempo que pasan separados hasta que todos se acostumbren a sus vidas separadas.

Para alimentar al gatito: En el plato llano echa un poco del sustituto de leche. Toma un poco del mismo en tus dedos y dale al gatito la oportunidad de oler tus manos. Cuando ya esté intrigado, sigue tus dedos hasta el plato de leche. El gatito ahora conoce su nueva fuente de alimento. Si decide además de comer jugar en el plato no es que está haciendo maldades. También está aprendiendo a explorar. Todo es nuevo y todo es juego y ¡qué mejor juguete que su nuevo plato de leche!

No lo fuerces a que tome del plato. El aspirar la leche le puede causar pulmonía u otros problemas respiratorios. Ten paciencia.

NOTA: Puede que aunque ya esté comiendo del plato todavía quiera mamar. Deja que vaya a su mami, ella le dará dos opciones: alimentarlo o rechazarlo. Mamá gata es sabia y tomará la opción correcta.

De leche a comida seca: Ya el gatito toma su leche del plato fácilmente. El próximo paso es acostumbrarlo a comer alimento sólido. Para esto la mezcla ahora incluye el sustituto de leche con comida enlatada especial para gatitos. Combina los alimentos hasta que la consistencia sea parecida a la avena.

Según el gatito se vaya acostumbrando a comer su nueva mezcla, ve eliminando leche de la misma hasta dejar la comida enlatada solamente.

Al cumplir sus 8 a 10 semanas, el gatito ya debe estar completamente adaptado comiendo comida enlatada o seca (especial para gatitos), usando su caja de arena y tomando agua fresca sin problemas.