El desfibrilador automático implantable o DAI

Detecta arritmias graves y ayuda a recuperar el ritmo cardíaco normal

Qué es un desfibrilador automático implantable
El desfibrilador automático implantable está indicado para personas que sufren arritmias graves. Kallista Images | Getty Images

El desfibrilador automático implantable (DAI), -también denominado cardiodesfibrilador o desfibrilador cardioversor implantable (DCI)- es un aparato, parecido a un marcapasos, que detecta y trata arritmias graves (fibrilación ventricular o taquicardia ventricular) que pueden desembocar en una parada cardíaca. Para recuperar el ritmo normal del corazón, el DAI administrará un choque de alta energía o descarga eléctrica.

Este procedimiento se llama desfibrilación.

¿Cómo funciona un cardiodesfibrilador?

El desfibrilador automático implantable se injerta en la zona pectoral, entre la piel y el músculo (puede molestar algo al levantar el brazo). Este aparato electrónico está formado por una pila o generador de pulso (su tamaño no es mayor que un reloj) y unos cables o electrodos –denominados también derivaciones- que se introducen hasta el corazón a través de una vena próxima a la clavícula izquierda. Estos circuitos electrónicos leen la actividad eléctrica del corazón. Pueden tener uno, dos o tres electrodos.

Este dispositivo, que dispone también de un marcapasos incorporado, tiene la capacidad de detectar el ritmo del corazón y aplicar una pequeña descarga eléctrica para tratar las arritmias malignas (taquicardias ventriculares) que pueden provocar la muerte súbita. Además es capaz de registrar los patrones eléctricos del corazón (frecuencia cardíaca, fecha y hora) cuando se produce un latido cardíaco anormal.

Este registro queda almacenado en su memoria para que cardiólogo puede “leerlo” con un ordenador. Permite saber los eventos cardíacos que se han produicido, aunque la persona no se haya dado cuenta. Ayuda a ajustar la medicación y conocer mejor las características de la arritmia de la persona afectada.

Tipos de terapias del DAI

El desfibrilador automático implantable puede responder a tres tipos de alteraciones del latido cardíaco con tres tratamientos diferentes:

  • Terapia de bradicardia o función de marcapasos: si el corazón late muy despacio (bradicardia), el DAI envía un estímulo eléctrico para que el corazón aumente su ritmo cardíaco
  • Terapia de estimulación antitaquicardia (EAT): cuando el corazón late demasiado rápido (taquicardia), el dispositivo intenta reducir el ritmo enviando una señal.
  • Terapia de alta descarga, desfibrilación o cardioversión: si los ventrículos del corazón “se vuelven locos” y el músculo cardíaco late de forma descontrolada, el aparato envía un choque eléctrico (desfibrilación) para poderlo controlar.

Tipos de desfibrilador cardioversor implantable

Existen varios tipos de desfibriladores para cada caso.

  • Desfibrilador monocameral: trata solo una cámara cardíaca. Dispone de un generador de impulsos y de un electrodo en el ventrículo derecho.
  • Desfibrilador bicameral: trabaja en dos cámaras cardíacas. También dispone de un generador de impulsos, pero de dos electrodos: uno conectado al ventrículo derecho y otro a la aurícula derecha.
  • Otros tipos de DAI: también hay desfibriladores como el DAI bicameral con terapia en aurícula o el DAI tricameral -de tres cámaras- (para tratar arritmias ventriculares e insuficiencia cardíaca).

    ¿En qué casos está indicado un DAI?

    El desfibrilador automático implantable está especialmente indicado para personas que sufren arritmias graves (taquicardia ventricular, fibrilación ventricular). Aplica una electroestimulación en caso de latir demasiado rápido e inicia ritmo de marcapasos, si la frecuencia es muy baja.

    El implante de un desfibrilador es un seguro de vida y un tratamiento eficaz para las personas con alto riesgo de padecer muerte súbita. También en casos de cardiopatías congénitas.

    Además se utiliza para personas con insuficiencia cardíaca, que han sufrido infartos anteriormente o sufren una miocardiopatía por lo que el corazón está debilitado, es demasiado grande y no puede bombear sangre de forma eficaz.

    ¿Cómo se inserta un desfibrilador interno?

    El procedimiento para implantar un DAI es muy similar al que se realiza para insertar un marcapasos.

    La intervención puede durar entre dos y tres horas. Bajo anestesia local o general, un cirujano hará una pequeña incisión (corte) en el pecho debajo de la clavícula izquierda y colocará el generador del desfibrilador.

    Posteriormente, y gracias a la utilización de rayos X, el médico introducirá el cable dentro de una vena hasta llegar al ventrículo derecho del corazón para, seguidamente, conectar los electrodos al generador.

    Después se realizan estudios electrofisiológicos (EEF) para comprobar que el dispositivo funciona bien.

    Riesgos del desfibrilador automático implantable

    Algunas complicaciones podrían ser molestias musculares o sangrado. También problemas respiratorios o un ataque al corazón. Otro riesgo posible es la infección de la herida y en casos excepcionales, la infección del propio catéter.

    Vivir con un DAI

    Algunas personas portadoras de un desfibrilador automático implantable, como el caso de Lydia, pueden llegar a tener miedo, porque sufrir descargas eléctricas es una sensación poco agradable. Lo normal es que la primera vez que salta el DAI coja de sorpresa a la persona afectada. Puede que se sienta enfermo, mareado o desorientado después de una descarga. Algunas personas describen la descarga como un dolor en el pecho.

    Pero, lo positivo es que se sienten seguras al llevar este dispositivo porque saben que les puede salvar la vida. Disponen de tarjetas identificativas y deben evitar campos magnéticos intensos, al igual que los portadores de marcapasos.

    El DAI se revisa en casa con un programador para comprobar: el estado de la batería, su funcionamiento o para cambiar los valores programables. Además los portadores de DAI deben acudir a controles regulares con su médico para monitorear el dispositivo. En algunos casos muy graves, estos aparatos están conectados a un centro médico que les controla a distancia (monitorización transtelefónica).

    •  

    Referencias:

    Epstein, A E, DiMarco, J P, Ellenbogen, K A, Estes, N A, 3rd, Freedman, R A, Gettes, L S, et al. (2008). "ACC/AHA/HRS 2008 Guidelines for Device-Based Therapy of Cardiac Rhythm Abnormalities: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines (Writing Committee to Revise the ACC/AHA/NASPE 2002 Guideline Update for Implantation of Cardiac Pacemakers and Antiarrhythmia Devices): developed in collaboration with the American Association for Thoracic Surgery and Society of Thoracic Surgeons." Circulation;117(21): e350-408.

    Hayes DL, Zipes DP. Cardiac pacemakers and cardioverter-defibrillators. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 34.

    Vivir con un DAI. Manual del paciente (Desfibrilador Auntomático Implantable). Sociedad Española de Cardiología.