El Cubismo

Descubre el movimiento vanguardista que hizo famoso a Pablo Picasso

Photo © MUSEO NACIONAL REINA SOFÍA

¿Dónde se inició?

Los abanderados de este movimiento, que nació en Francia y se desarrolló entre los años 1907 y 1914, fueron Pablo Picasso, Georges Braque y Juan Gris.
El origen del Cubismo coincide cuando Picasso finalizaba "Las señoritas de Avignon", en 1907.
No obstante, el origen del nombre surgió cuando Braque exponía en París en 1908 una serie de pinturas. Henri Matisse asistió a la exposición y, sorprendido al ver esos trazos lineales y geométricos, comenzó a hablar de cubos.

El crítico Vauxcelles lo escuchó e hizo una referencia, casi con ironía, en el semanario Gil Blas, de formas reducidas a cubitos.
El Cubismo había nacido y más adelante sería formulado concienzudamente por Braque y Picasso.

¿Cuáles son las características del Cubismo?

Aunque paso por distintas etapas, se afirma que el Cubismo fue la primera vanguardia que rompió con la perspectiva, el último principio renacentista que se mantenía vigente a inicios del siglo XX.
Los cubistas habían entendido muy bien la lección de Cezanne, que se alejó del impresionismo para representar la naturaleza en un mismo plano, sirviéndose de formas lineales y geométricas.

Fue en este momento cuando surge la idea de la "perspectiva múltiple", que se refiere al hecho de mostrar varias perspectivas de un objeto sobre el lienzo. Es decir, que vamos a poder ver una nariz vista de perfil junto a unos ojos que se contraponen, como si los estuvieramos observando de diferentes ángulos.


Esto se puede ver en Cabeza de mujer llorando con pañuelo, el cuadro de Picasso que se exhibe en la colección permanente del Museo Nacional Reina Sofía.

En la primera etapa del cubismo se tendió a la representación monocromática y a los tonos apagados, como el ocre, el marrón y el gris.
Posteriormente, además de agregarse otros colores, se sumaron texturas diferentes en el lienzo, como recortes de periódicos, telas y otros objetos, para formar parte de los collages del Cubismo.

Etapas decisivas del Cubismo

Cubismo Analítico (1910-1912)

Se le considera el período más puro, debido a que los cubistas están inmersos en la forma, en cómo geometrizar totalmente aquello que se va a representar, en cómo fragmentarlo y en cómo poner las distintas partes en un mismo plano, para desde ahí, poder reconstruirlo y comprenderlo.
En este momento el color no es importante, se tiende a lo monocromo, a los colores apagados.
Es aquí cuando se produce la ruptura con la perspectiva renacentista, cediendo el paso a la "perspectiva múltiple". Los objetos representados se descomponen en figuras geométricas sobre un mismo plano, pero, además, cada parte del objeto es representado desde un ángulo distinto.

Ejemplo de Cubismo Analítico: "Retrato de Picasso" de Juan Gris

Cubismo Sintético (1912-1914)

Aunque se abandona la fragmentación total del objeto, se mantiene el principio de la "mirada múltiple", sólo que ahora se toman algunas partes del objeto, las esenciales para poder intuir lo que se está representando. Tendremos entonces una síntesis de la realidad.
Para dar un ejemplo, en "Mujer en camisa sentada en un sillón", Picasso muestra el pelo ondulado y los senos de perfil. Y aunque no vemos a una mujer fragmentada en su totalidad, sí podemos intuir que está presente en el cuadro.


En este período la paleta cromática crece y se emplean elementos extrapictóricos como el papel pegado y la tela, desarollándose la técnica del collage

Ejemplo de Cubismo Sintético: "La botella de anís" de Juan Gris

El Museo Nacional Reina Sofía posee una importante colección donde podrás ver con claridad la evolución del Cubismo.
Mira diez pinturas imperdibles del Museo Nacional Reina Sofía

Fuentes

Grandes Pintores. Francisco Álvarez Allende. Ed. Nebrija. 1981.