El crac del 29 o Martes Negro en la Bolsa de Valores

El crac del 29, conocido como Martes Negro, supuso el hundimiento de la bolsa de Nueva York y se considera el inicio de la Gran Depresión. Foto de Emilio Guerra

El 24 de octubre de 1929 se conoce como el Martes Negro o Crac del 29, que inició la Gran Depresión, la peor crisis económica y financiera que ha padecido Estados Unidos.

Qué sucedió el Martes Negro

Ese día la bolsa de Nueva York perdió el 11 por ciento de su valor. En una jornada frenética cambiaron de mano 16 millones de acciones. En los tres días siguientes las pérdidas alcanzaron un 25 por ciento más.

Antes del cierre por fin de semana, se habían evaporado en la bolsa unos 30 mil millones de dólares de la época.

El ritmo de la compra-venta de acciones era tan rápido que incluso llegó a haber desmayos en el parquet de negociación.

Hasta un año más tarde la bolsa no comenzaría a recuperarse, y lo haría tímidamente.

Cuán importante era la cantidad perdida en bolsa

El Martes Negro se perdieron 14 mil millones de dólares, lo que ajustado por la inflación se considera como el equivalente a menos de 200 mil millones de la época actual (mil millones equivale a un billón en la forma de contar de Estados Unidos).

Aunque es una cantidad importante, es realmente pequeña en comparación con lo que se perdió, por ejemplo, en el crac de septiembre de 2007, cuando las pérdidas alcanzaron el billón (trillions) de dólares. Además, estaba el precio humano, con inversores suicidándose ante el descalabro de su situación económica.

Aunque no cabe duda que para los estándares de la época la pérdida económica era realmente grande. Equivalía aproximadamente a diez veces el presupuesto de todo el gobierno federal para 1929. O por poner otra comparación, era una cantidad superior a lo que había gastado Estados Unidos en el esfuerzo bélico de la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, los historiadores están de acuerdo que la cantidad que se perdió no justifica por sí sola la Gran Depresión, sino que otras causas entraron también en juego y fueron igualmente importantes.

Cuáles fueron los efectos inmediatos del Martes Negro y del Crac del 29

El efecto inmediato fue que miles de inversionistas de todo tipo perdieron sus ahorros. Es más, en los últimos años se había puesto de moda invertir en bolsa no sólo con el dinero que se había ahorrado, sino también con dinero prestado. Cuando la bolsa cae, no sólo se pierden los ahorros sino que muchas personas quedaron arruinadas pero, además, con una deuda por los préstamos pedidos para invertir, que ahora debían pagar.

Otro de los efectos inmediatos es que la gente se dirigió en masa a los bancos a recuperar su dinero. Muchos de ellos en principio para compensar lo perdido en bolsa o para pagar las deudas. Ante la gran demanda por restituir los depósitos, los bancos no pueden hacer frente y comienza una serie de quiebras que llegaría a alcanzar el número de nueve mil instituciones bancarias quebradas en los siguientes años. Con el agravante de que en aquel entonces no existía el FDIC y, por lo tanto, los depósitos en los bancos no estaban asegurados.

En otras palabras, si un banco quebraba, los depositantes se quedaban sin nada.

Y así se creó una espiral de acciones donde la reacción a una cosa llevó a otra peor. El Martes Negro provocó pérdidas en los ahorros y luego llevó a quiebras de bancos y luego a la restricción del crédito y luego quiebra de empresas, lo que culminó en un desempleo histórico del 25 por ciento en los años siguientes al crac, que sólo comenzó a mejorar cuando se adoptaron medidas de empleo con el Nuevo Trato o New Deal.

Cuál fue la consecuencia fundamental del crac del 29

Sin duda la consecuencia fundamental no fue que miles de ahorradores perdieron su dinero. Sino que fue el pánico que llevó a la pérdida de la confianza en el sistema económico de los Estados Unidos siendo este uno de los efectos más perniciosos de la Gran Depresión.