El asesinato de Emmett Till

Emmett Till el día de Navidad de 1954. Fair Use under the US Copyright Law

Emmett Louis Till, un adolescente afroamericano nacido en Chicago, fue brutalmente asesinado en la madrugada del 28 de agosto de 1955 en Misisipi cuando solo contaba con 14 años de edad. Su caso ha servido como referente para el Movimiento de Derechos Civiles.

Emmett nació en Chicago el 25 de julio de 1941, ciudad en la que residía con su madre Mamie Carthan (1921-2003). En el verano de 1955, recibieron la visita de su tío Moses Wright, que le contó historias acerca de la vida en el delta del Misisipi que despertaron en Emmett una gran curiosidad por la región y un gran deseo de visitarla.

Deseo que se materializó cuando su madre, tras haberse negado rotundamente en un principio, finalmente le permitió que regresara con su tío tras la visita, no sin antes advertirle sobre las enormes diferencias entre Chicago y la región e indicarle que debía tener cuidado e incluso arrodillarse ante un blanco si era necesario con el fin de evitar problemas.

El 21 de agosto Emmett y su tío Moses Wright llegaron a Money, la pequeña población de unos 200 habitantes en la que residía este último. Tres días después, el 24 de agosto, Emmett se dirigió con su primo y otros adolescentes a una de las tres tiendas de las que disponía Money, la tienda de Roy Bryant y su esposa Carolyn, y fue acusado de insinuarse a esta última, una mujer blanca que contaba entonces con 21 años de edad. Carolyn les amenazó con una pistola y los adolescentes se fueron. Según se cree, tras el incidente Emmet había expresado su deseo de regresar a Chicago pero no se lo mencionó a su tío ya que tenía miedo de que se enfadara.

Roy Bryant se encontraba de viaje en aquel momento pero a su regreso, el 27 de agosto, su mujer ya se había encargado de hacer que la anécdota se extendiese por todo el pueblo. Cuando se enteró de los hechos interrogó duramente a varios hombres afroamericanos en la tienda e incluso llegó a secuestrar a un hombre que creyó culpable, antes de conocer la identidad de Emmett Till.

Esa misma noche, de madrugada, Roy Bryant, de 24 años de edad, se dirigió a casa de Moses Wright acompañado de su hermanastro John William Millam, de 36 años de edad, y de otro hombre de identidad desconocida en busca de un niño de 14 años llamado Emmett Till.

Ambos hombres llevaron a Emmett a un granero situado en una población cercana y allí le propiciaron una brutal paliza para luego dispararle en la cabeza y arrojarle al río Tallahatchie. Existen diferentes versiones sobre cómo ocurrieron los hechos, pero el resultado es siempre el mismo. Cuando la policía comenzó a investigar la desaparición del adolescente, los hombres reconocieron haberle sacado de casa de su tío, pero aseguraron haberle dejado en la puerta de la tienda de Bryant esa misma noche, y ambos fueron arrestados por secuestro. Tres días después, el cuerpo desfigurado de Emmett fue descubierto por dos chicos que se encontraban pescando en el río Tallahatchie.

A pesar de que el cadáver se encontraba totalmente desfigurado y en estado de descomposición, Emmett pudo ser identificado gracias a que llevaba un anillo de plata grabado con las iniciales "L. T." y la fecha "25 de mayo de 1943". El anillo había pertenecido a su padre Louis Till y Emmett se lo había pedido a su madre en Chicago antes de salir de viaje.

Los asesinatos racistas no eran algo ajeno en los estados sureños: tan solo una semana antes de la llegada de Emmett Till se había producido el asesinato de Lamar Smith en Brookhaven, una población también situada en Misisipi, cuyos ejecutores fueron absueltos. Sin embargo, las circunstancias que rodearon la muerte de Emmett Till conmocionaron el país. La población blanca del norte estaba tan escandalizada como la población negra y los periódicos se hicieron eco de la noticia. Durante su funeral, su madre insistió en que el ataúd permaneciese abierto para que todo el mundo pudiera ser testigo de la masacre. La revista Jet y el periódico The Chicago Defender publicaron unas fotos del cadáver desfigurado que recorrieron el país.

Mientras la prensa del sur se encargaba de publicar fotos de Roy Bryant y John William Millam en sus uniformes del ejército y a extender el rumor de que en el norte se estaban produciendo revueltas que acabarían en una segunda guerra de Secesión, periódicos como The New York Times alababan la decisión que se acabó tomando de juzgar a ambos hombres bajo el cargo de asesinato.

En el próximo artículo repasaremos el juicio a los culpables del asesinato y las consecuencias que el mismo tuvo en el Movimiento de Derechos Civiles de Estados Unidos.

Actualizado por Adriana Collado, guía de Historia de EEUU para about.com