El alisado japonés

Hacía tiempo que no veía a mi amiga Marcia, así que decidimos encontrarnos el fin de semana pasado. Marcia llegó muy bonita, es decir bien maquillada y de punta en blanco como siempre suele salir. Pero esta vez  su cabello se veía más hermoso que nunca, el brillo se le notaba de lejos. Sabía que anteriormente se había hecho la queratina , así que le pregunté si se le había hecho otra vez. Al cuestionarle se sonrío con mucha alegría y me dijo: “No te imaginas lo feliz que soy con este tratamiento nuevo, literalmente me lavo el cabello y puedo salir sin tener que usar una plancha o secador de mano”.

Y así fue cómo me enteré de la popularidad que está agarrando el alisado japonés en Estados Unidos. Incluso, Marcia me comentó que en la cuidad, en que vive –Tampa Bay, Florida- solamente hay dos salones especializados en el este tratamiento.

De primera instancia pensé que el alisado japonés era un tratamiento más de según fueron apareciendo la queratina o el botox. Y básicamente es igual a los mencionados, pero con la gran diferencia de que es un tratamiento permanente. Es decir; te haces el tratamiento una sola vez y quedas con el cabello lacio y libre de frizz por el resto de tu vida. Y suena demasiado bueno, pero así lo testifican quienes se hacen ese alisado, se han liberado del secador de mano o de la plancha por el resto de sus vidas.

Tal como lo dice su nombre, el alisado japonés  fue inventado en Japón hace más de 20 años, pero tomó tiempo en llegar a Europa y América.

¿Cómo funciona?

Una combinación de productos (los cuales incluyen queratina y colágeno) logran cambiar la estructura del cabello permanentemente; es decir todo tu cabello nuevo nacerá de forma diferente a como era naturalmente, desde el momento del tratamiento todo el cabello nacerá alisado.

¿Cómo se aplica?

Al igual que la queratina o el botox para el cabello necesitarás pasar por lo menos cuatro horas en el salón de belleza para hacer el tratamiento, donde te aplican diversos productos en varios lapsos de tiempo donde se lava y se seca el cabello varias veces.

El cabello tratado queda alisado para siempre, pero necesitas alisar el cabello nuevo que acaba de crecer.

¿Cómo se cuida?

Debes usar champú, acondicionador y productos especiales para el cabello tratado con el alisado japonés. EL cabello queda tan lacio que no necesitas usar el secador de mano o la plancha para lisarlo, pero si un día quieres llevarlo ondulado o rizado, puedes usar una teneza para llevar el cabello de manera diferente por un día.

¿Se puede teñir el cabello?

Mientras más virgen sea el cabello más garantías tiene de que el alisado resultara perfectamente alisado, pero quienes se tiñen el cabello o llevan rayitos también pueden beneficiarse del tratamiento.

¿Por qué no se habla tanto del alisado japonés?

Según diversas opiniones recolectadas en el internet a los salones de belleza o peluquerías no les conviene mucho ofrecer un servicio para el cual una cliente no necesita regresar más. Con la queratina y el botox tienes que regresar cada tres meses para un retoque , pero con el alisado japonés no te tienes que hacer ningún alisado más en tu vida. Incluso las clientas con alisado japonés no irían más a la peluquería a secarse el cabello, pues ya no necesitan ese servicio.

¿Cúanto cuesta?

Depende del salón, pero en general un tratamiento de alisado japonés puede costar $500 o más dólares.

¿Hay vuelta atrás?

Debes estar segura que quieres tu cabello lacio para siempre, pues una vez que te aplican el tratamiento no hay forma de regresarlo a su estado natural. Solamente que lo dejes crecer y lo vayas cortando hasta deshacerte de todo el pelo alisado, lo cual puede tardar unos dos años.