El acoso escolar como causa de suicidio en la adolescencia

bullying.png
Lazo anti acoso. Mexus951

Demasiado a menudo nos asaltan noticias que hablan de adolescentes que se quitan a vida debido a que sufrían acoso. En algunos casos ese acoso es en la escuela y en otros se debe a ciberacoso. Diversos estudios científicos recientemente publicados en la revista Journal of Adolescent Health se centran precisamente en esta cuestión. Los autores de estas investigaciones han indagado si realmente el acoso aumenta el riesgo de suicidio entre los adolescentes.

Sus conclusiones no dejan lugar a dudas. El acoso escolar está detrás de un buen número de muertes autoprovocadas en los adolescentes. Además, no solo los chicos y chicas que son víctimas de bullying tienen también mayor riesgo de suicidio, igualmente ese riesgo crece entre los acosadores, es decir los chicos y las chicas que torturan a sus compañeros y entre los testigos, aquellos que saben lo que está ocurriendo y no hacen nada.

No es la única causa

Sufrir bullying o acosar a los demás no son, claro, las únicas causas de suicidio en la adolescencia. Existen otras que también deben ser estudiadas con mayor profundidad: trastornos mentales, trastornos de la alimentación, problemas con los padres y con la pareja o ir mal en la escuela son, junto al acoso, los más frecuentes.

Campañas para erradicarlo

Si antes de conocer esos datos sobre su influencia en el número de suicidios era ya un tema prioritario el iniciar o aumentar las campañas para combatir el bullying ahora aún más.

Las autoridades educativas, los maestros, los padres, todos los que tienen algo que ver en la educación de los adolescentes tienen una tarea que hacer.

Qué hacer como padre o madre

Algunos padres y madres de adolescentes creen que la lucha contra el acoso escolar es solo responsabilidad de las autoridades educativas y de los maestros pero esto no es así.

También los padres tienen una responsabilidad a la hora de combatirlo.

  • Criar a hijos respetuosos. Inculcar el respeto hacia los demás es una tarea prioritaria en la educación de los hijos. Un niño que respete al prójimo será mucho más reacio a convertirse en un matón o matona en la escuela.
  • Enseñar empatía. Los adolescentes que son empáticos, es decir que son capaces de ponerse en el lugar de los otros y entender lo que sienten también tienen muchas menos posibilidades de convertirse en acosadores.
  • Mantenerse próximo a los hijos. Los padres y madres que son cercanos a sus hijos, que conversan con ellos con frecuencia y que han conseguido que los chicos y las chicas tengan confianza en ellos tienen muchas más posibilidades de enterarse de si sus hijos están viviendo un caso de acoso o son testigos de uno de ellos. Eso permitirá intervenir antes lo que es muy importante a la hora de detener y minimizar los efectos del acoso sobre la víctima.