Ejercicio de concentración para bailar

Practica principios de movimiento somático para aumentar tu poder expresivo

Este ejericcio de concentración para bailar utiliza principios de movimiento somático para liberar tensiones y aumentar la consciencia corporal. Es excelente para paracticar antes de empezar a bailar, ya sea en tus clases de baile, o en un ensayo o presentación. Se puede agregar a una rutina de calentamiento, ya sea al principio o al final.

La práctica de este ejercicio de concentración aporta numerosos beneficios que ayudan a mejorar tu capacidad de bailar con soltura y vitalidad.

Relaja el cuerpo, libera el estrés, calma la menta y te conecta a tu cuerpo desde adentro.  También ayuda a restaurar el nivel de vitalidad.

Instrucciones para practicar el ejercicio de concentración 

Dáte al menos 15 minutos para practicar este ejercicio. El suelo del espacio adonde vayas a practicarlo debe tener una temperatura adecuada (tibia). No hagas este ejercicio en un suelo frío. Si quieres, puedes usar una esterilla de yoga o una manta.

Posición inicial: Acuéstate sobre el suelo boca arriba.

Duración: 10 a 20 minutos

  • Coloca tus manos sobre tu vientre. Presta atención a tu respiración. Siente el movimiento natural cuando el aire entra y sale de tu cuerpo.  Recibe la respiración tal como está sucediendo en el momento. No hagas esfuerzo excesivo ni intentes cambiar el flujo de la respiración. Simplemente quédate en el momento presente sintiendo el movimiento del aire.
  • Presta atención a las sensaciones que se despiertan dentro de tu cuerpo cuando te llenas de aire y cuando te vacías de aire. Respira profundamente y siente el aire viajar hasta tu espalda baja. Continúa prestando atención al movimiento del aire cuando entra y sale de tu cuerpo. Siente el volumen tridimensional de tu pelvis, el espacio que existe entre la parte baja de la espalda y el vientre.
  • Coloca tus manos en los costados del diafragma. Siente el movimiento del aire dentro del diafragma. Visualiza los 12 pares de costillas y siente el movimiento del aire en los espacios vacíos que hay entre las costillas. Imagínate que cuando el aire entra masajea los huesos de tu diafragma y cuando sale se lleva las tensiones innecesarias. Siente el volumen de tu torso.
  • Ahora imagínate que el aire viaja hasta tu corazón, pecho y hombros. Cuando el aire entra masajea el corazón, el pecho y los hombros, y cuando sale se lleva las tensiones innecesarias que se han acumulado en esa zona. Siente el volumen de tu torso desde la espalda baja hasta el pecho y los hombros, desde la pelvis hasta el diafragma.
  • Presta atención a tu cabeza. Imagínate que el aire entra por tu corona. Cuando entra masaje lso espacios dentro de tu cabeza y cuando sale disuelve las tensiones innecesarias. SIente que los músculos de tu rostro se derriten sobre los huesos dell rostro.
  • Presta atención a tus pies. Imagínate que el aire entra por las planatas de los pies y viaja hacia arriba a lo largo de tus piernas, pelvis, torso, pecho, hombros y cabeza. Respira profundamente imagínate que el aire entra por los pies, viaja por todo tu cuerpo hacia arriba y sale por la corona de tu cabeza. Siente tu cuerpo alargado siguiendo una línea vertical.Voltea tu cuerpo y colócate en una posición fetal. Respira profundamente e imagínate que el aire entra a tu cuerpo desde todas las direcciones: pies, rabo, cabeza, rostro, ojos, orejas. Siente que el aire entrap or todas las direcciones al mismo tiempo y que sale hacia todas las direcciones al mismo tiempo.
  • Imagínate que eres un organismo unicelular. Tu cuerpo consiste solamente de una célula que recibe los nurientes que necesita en la inspiración y elimina lo que no necesita en la expiración. Siente que te alimentas cuando el aire entra y que te limpias de toxinas cuando sale el aire
  • Toca una parte de tu cuerpo con tu manos que necesite atención. Puede ser una parte donde sientas tensión o alguna molestia física. Imagínate que el aire viaja hasta esa parte del cuerpo y la masajea. Cuando el aire sale se lleva las tensiones innecesarias que hay en esa parte del cuerpo.
  • Voltea tu cuerpo lentamente y collocate boca arriba. Junta las piernas, flexiona las rodillas y acerca las piernas a tu torso. Respira profundamente y siente el aire en tu pelvis. Cuando salga el aire y se vac’ie tu vientre acerca las piernas más hacia el torso; cuando vuelvas a inspirar estira las piernas y brazos hacia afuera en forma de X. Repite el movimiento con la respiración varias veces.
  • Descansa boca arriba con las piernas y brazos extendidos hacia afuera en posición de X.