Ejerce correctamente la autoridad con tus hijos

Pero evita el autoritarismo

Qué es la autoridad

Ejercer la autoridad con los hijos es aprovechar que nosotros, sus padres, tutores o maestros, tenemos más conocimientos que ellos y usarlos para guiarlos y protegerlos.

 

Qué es el autoritarismo

Ser autoritario no es lo mismo que ejercer la autoridad. El autoritarismo es la imposición de normas a los demás de forma unilateral y sin buscar que esas normas hagan mejor su vida y les enseñen a valerse por sí mismos.

 

Qué se obtiene cuando se ejerce la autoridad

Lo que se obtiene cuando se utiliza uno u otro procedimiento es radicalmente distinto. Ejercer la autoridad conlleva ser comprensivo y dialogante. Exige mayor esfuerzo pero los resultados son mucho mejores para toda la familia. Cuando lo que hacemos es ejercer la autoridad con responsabilidad conseguimos que nuestros hijos:

  • Aprendan a distinguir lo que está bien de lo que está mal.
  • Maduren de forma responsable.
  • Sean personas con buena autoestima y seguras de sí mismas.
  • Crezcan en un ambiente de confianza hacia nosotros.

 

Qué se obtiene cuando se ejerce el autoritarismo

Por el contrario ejercer el autoritarismo provoca consecuencias negativas tanto para los adolescentes como para el resto de la familia:

  • Los adolescentes no adquieren el pensamiento crítico necesario para vivir en sociedad.
  • Se forman como personas con baja autoestima y falta de confianza en sí mismos.
  • Les cuesta diferenciar lo que está bien de lo que está mal

 

Normas para ejercer la autoridad correctamente

No es fácil ejercer la autoridad correctamente pero hay una serie de normas para hacerlo. Seguirlas garantiza que la autoridad que ejercemos sea sana y correcta:

  • Explicar muy bien esas normas. Debemos explicarles a los chicos y chicas muy bien esas pocas normas y asegurarnos no solo de que las entienden sino de que comprenden la razón de que existan.
  • No humillarles nunca. Hay que ser muy cuidadosos para evitar la humillación. Cuando un adolescente incumpla una norma deberemos hablar con él o ella en privado y procurar que entienda que lo que ha hecho es malo para él o ella, nunca humillarle, ni gritarle.
  • Ejercer con ellos la empatía. Los padres y madres que consiguen ponerse en el lugar de sus hijos son mucho más capaces de ejercer correctamente la autoridad.
  • Ser positivos. Los padres y madre que confían en sus hijos, que creen que aunque a veces cometan errores se esforzarán por no cometerlos en el futuro les dan a sus hijos un ambiente mucho más propicio para madurar.
  • No convertirse en protagonista del conflicto. Los padres y madres que viven los errores de sus hijos como un conflicto entre ellos y los adolescentes provocan enfrentamientos constantes. La solución es vivirlo como un conflicto entre el adolescente y la norma que ha incumplido. Partir de ahí ayuda a explicar mejor esas normas y a vivir las situaciones de una forma mucho más constructiva.
  • Pedir disculpas. La inmensa mayoría de los padres y las madres no pueden evitar alguna vez dar muestras de autoritarismo, porque están cansados, porque tienen estrés, por mil razones. No pasa nada si eso ocurre alguna vez pero deben pedir disculpas a sus hijos cuando ocurra. Los adolescentes aprenden con ello y ganan confianza en sus padres.